Mi sueño del zapato… (Simbología, símbolo y significado del ZAPATO)

.

.

.

‘ Hay en tus pies descalzos: graves amaneceres./ (Ya no podrán decir que es un siglo pequeño)/ El cielo se derrite rodando por tu espalda… ‘

- Manuel del Cabral -

.

.

.

.

Frida Kalho

FRIDA KALHO

.

.

.

Hoy, ya al amanecer, volví a tener otro de mis extraños sueños simbólicos.

.

El otro día una amiga gaditana, por algún post anterior, dejó depositado uno de esos sueños míos, textual, que yo le envié a ella y algunas personas amigas más en una de mis grabaciones… Dije que lo transcribiría al completo porque al leer la transcripción que ella hizo de mis palabras… me di cuenta de que era bastante interesante… hablaba de unas puertas que en los sueños, una voz interior … nos advierte que es peligroso atravesar….

.

Pero ya volveré a ese sueño. Me guardé esa grabación. Pero el de hoy fue distinto. No lo contaré en detalle porque me sería imposible hacerlo. Exigiría mucho tiempo y tampoco lo relataría por escrito como en esencia se lo cuento a otros de viva voz… impreso en tintes de emoción. Y en mi sueño yo llevaba una maleta y también vestía de esa forma en que suelo ir a cierto tipo de encuentros especiales. Vamos a dejarlo así. En que no sé bien a donde iba. Pero me encontraba en una especie de reunión social; aunque distinta a la del sueño de las puertas. Y en esa casa todo el mundo se estudiaba el tarot. Gentes a las que a mí en estado de vigilia jamás se me habría ocurrido asociar al tema. Y yo me sorprendía y quería ver aquellas fichas. Me moría por hacerlo. Por descubrir si había algún conocimiento en ellas al que yo no había accedido. Y cuando lo lograba me daba cuenta de que esas mujeres (no había hombres) no habían llegado siquiera a sus propias conclusiones. Se estudiaban su significado memorizándolo. Entonces sentía alivio porque yo iba mucho más lenta que ellas en mis estudios, seguro. Pero iba carta por carta, tratando de desentrañarlas primero, para profundizar luego y después asignarles unos valores que para mí permanecerían inalterables, que serían mis valores, estarían asociados a vivencias reales, de personas reales, y por tanto me contarían una historia…

.

En este sueño también hay lluvia. Me mojo. Y oscuridad. Me persiguen. Y los zapatos de tacón me ponen difícil el seguir hacia adelante. A eso vuelvo luego. Porque el significado más importante que yo asocio con este sueño tiene que ver con los incidentes relacionados con el contenido simbólico del calzado.

.

Luego las figuras, las escayolas, los marfiles, las cerámicas cobran vida, casi como lo hizo el otro día esaMuerte del tarot del Bosco… Todas tienen forma de animales. Recuerdo un gatito que no me da miedo y despierto de su sueño de piedra. Porque es mío. Me pertenece. Pero estoy triste por su silencio. Aunque luego como si ese resucitar fuera la fórmula de un conjuro… me doy cuenta de que todas las demás figuras de animales cobran vida y son agresivas. No porque sí, sino porque el toro embiste y muge y la serpiente… Cuestión de dharma y hay un forcejeo y por fin logro cerrar otra puerta.

.

En mis sueños parece que siempre hay puertas que no debo abrir… o puertas que debo cerrar…. También personas que hace tiempo que no veo y que pertenecen a mi pasado y con las que actúo como actuaría en la vida. Un saludo y nada más. Personas que por algún motivo he sentido que han querido aprovecharse de mí o de mis circunstancias, que me han criticado a mis espaldas y por las que me he sentido tracionada. Quiero decir que antes fueron amigos y que estuvieron cerca de mí emocionalmente y eso les concedió un cierto poder para hacerme daño. En este caso tiene explicación porque sé que ayer por ejemplo vi a Rocio. Y Rocío es una amistad del instituto pero a la que no le guardo ningún rencor porque una cosa es querer aprovecharse de algo y otra que al otro ni siquiera le importe eso. Allá ella, con su forma de ser. Y en el sueño no aparece ella. Pero si alguien a quien asocio con ella y con otra amiga. Por eso no le doy mayor importancia tampoco. Digo que es mi cerebro reorganizando y procesando la información vivida, en la vida durmiente. Pero las cosas cambian cuando en el sueño el pavimento se vuelve arena o hay arena. Ya estoy en otra fiesta, pero ésta como la del sueño en el que no existe gravedad, del que hablo al principio, es un acontecimiento público; más que fiesta… festejo. Y es ahí donde pierdo el zapato derecho. Un hombre de un puesto de freiduría lo barre con su escoba. Digo lo de la freiduría porque él llevaba un gorro e iba vestido con un uniforme como he visto vestir en algún tenderete de churros. Y sobre todo porque el olor es muy grasiento. Ácido y mi estómago reacciona a él con desagrado. Es el primer sueño que yo recuerde donde mi cuerpo reacciona al olor como lo hace en la vida. Y yo trato de recuperar mi zapato. Y él bromeando en vez de ayudarme sigue barriéndolo con su escoba para ponérmelo difícil. Y yo me altero. Me siento impotente. Estoy muy cansada después de tanta huída. Pero el hombre cuando se da cuenta de que no me lo estoy tomando a risa, se preocupa y me pide disculpas y él mismo me lo regresa. Lo cojo en la mano y trato de vaciarlo de arena pero no lo logro con facilidad, es como si el zapato se hubiera tragado la arena de toda una playa y cuando me voy a situar cómoda para calzármelo como puedo, una mujer lo empuja con el pie y lo entierra en la arena perdiendo a la vez al suyo, que se confunde con el mío. Ya no lo veo. Toda la arena que dejé caer del zapato se lo traga. Y lo busco y lo busco. Y ella me ayuda pero ninguna encontramos el mío, aunque el suyo si aparece. Entonces decido calmarme y cavar hasta donde sea necesario para encontrarlo, porque yo lo he visto. No se ha volado más lejos o a ninguna parte, como ella dice. En el sueño trato de recuperar el control de mi histeria. Sé que hay una forma correcta de hacer las cosas y otra que no lo es. Y perder los nervios nunca lo es. Lo curioso es que me doy cuenta de que según excavo me encuentro subida en un sillón rojo, en un tresillo antiguo de terciopelo en el que recuerdo haberme subido de muy niña. Pero el zapato no aparece por ninguna parte. Al final creo que sí lo encuentro. Aunque no estoy segura. Quiero decir que no sé si dejo de preocuparme porque entiendo que en mi maleta llevo otro calzado más cómodo y otras ropas más apropiadas. Había sido precavida.

.

Entonces ahora, antes de ponerme a escribir aquí, hago dos cosas. Tomar dos libros de mi biblioteca. Primero, por instinto, el diccionario de símbolos de Chevalier y Gheerbrant. Y luego el gran libro de los sueños escrito por Emilio Salas. Yo me voy a limitar a dejaros algunas notas por si a alguien más les sirven para relacionarse con sus sueños vinculados a zapatos y os especifico a quién pertenecen.

.

Empiezo por la parte de Emilio Salas que no ha calcado del libro de Chevalier y Gheerbrant:

.

.

- En todas las tradiciones y pueblos de la antigüedad el calzado era un símbolo de libertad. Era por esto que los esclavos eran obligados a ir descalzos, y de ahí también procede la clásica pose del cazador posando su pie calzado sobre la pieza abatida.

- De todos sus simbolismos se desprende que según el contexto del sueño los zapatos – o cualquier otro tipo de calzado – puede significar el deseo de un terreno, finca o persona o cualquier otra cosa; una posible muerte o el deseo de emprender un viaje (significado que me apropio)

- Una posible variación a la primera la introducen las botas, que añaden un toque de dominio físico, de brutalidad; cuando el sueño es erótico le proporcionan matices de sadomasoquismo (en esto yo podría discrepar, porque para mí el significado erótico de las botas es otro muy distinto. Es sencillamente erótico)

- Soñar con los zapatos puestos, sucios y manchados, equilibrio de vernos sometidos a los demás, a que las circunstancias nos obligen a aceptar unas condiciones de trabajo, sumisión o de lealtad que no son las que nosotros desearíamos, o también en algunos casos, sentimientos de inferioridad.

- Soñarnos sin zapatos pero sin andar revela el temor a la pobreza o la presagia

- Soñarnos bien calzados equivale a sentirnos libres y dueños de nosotros mismos, y cuanto más cómodos sean los zapatos, mayor será nuestra libertad de acción.

- También es corriente soñarnos con unos zapatos infantiles totalmente impropios de nuestra edad; en este caso el sueño revela nuestra inmadurez, nuestra fijación a la infancia, el deseo de seguir bajo la tutela y protección paternas. Este sueño sólo será positivo cuando en el mismo se termine por tirar destruir o quemar los zapatos, lo que contiene el aviso o la orden de volver a la realidad y asumir todas las obligaciones y responsabilidades de la vida, en lugar de rehuirlas.

- Si el zapato nos aprieta, es que todavía no sabemos como desenvolvernos con la libertad o la autoridad que una nueva situación nos depara o deparará. Y por ello nos sentimos incómodos

- Si soñamos que se rompe un zapato presagia perdida de libertad o de autoridad. Y así con todo lo que suceda con el calzado.

.

.

.

DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS.

Jean Chevalier. Alain Gheerbrant (Edit. Herder)

1. ‘Andar calzado es tomar posesión de la tierra’, observa Jean Servier, en Les Portes de l’Annèe, 1962… Antiguamente era costumbre en Israel, en caso de rescate o de compra, que para ratificar todo negocio, una de las partes se sacara una sandalia y la entregara a la otra. Esta era la manera de atestiguar en Israel… Poner el pie sobre un campo y arrojar sobre él la sandalia es tomar posesión de él… Jean Servier señala tambén que Hermes, protector de los límites y de los viajeros que franquean los límites, es un dios calzado, pues tiene posesión legítima de la tierra sobre la que está. De la misma manera añade el autor, ‘en tierra de islam, el extranjero debe atravesar descalzo el umbral de la casa de su huésped, mostrando con este gesto, que no tiene ningún pensamiento de reivindicación, ningún derecho de propiedad a hacer valer; el suelo de la mezquita como el de los santurarios no pertenece a los hombres, y también ellos deben ir descalzos para andar por allí.

2. En las tradicciones occidentales el calzado tendría significación funeraria: un moribundo está a punto de partir. El zapato a su vera que no está ya en estado de andar; revela la muerte. Pero esta no es la única significación, pues aunque simboliza el viaje, no es sólo en dirección al otro mundo, sino en todas las direcciones. Es el símbolo del viajero.

3. En la China del norte la palabra zapato se pronuncia como la que significa ‘acuerdo recíproco’ . Asimismo un par de zapatos simboliza la armonía de la pareja y se ofrecía como regalo de boda.

4. La cuarta acepción no la reproduzco porque es una historia con mucha moralina de esa de moral judeocristiana. Pero más que nada porque es demasiado larga y puede encontrarse en ‘Le Soulier de Satin’, París 1929. P. Claudel. La historia de Doña Prouhéze…

5. La sandalia de la Cenicienta, en su primera versión, que se remonta a Eliano, retor y cuentista romano del siglo III, confirma esta identificación del zapato con la persona. Mientras que una cortesana, Rhodopis, tomaba su baño, un águila robó su sandalia y se la llevó al faraón. Conmovido por la fineza de pie, éste mando a buscar por todas partes a la muchacha; fue naturalmente encontrada y él la tomó por esposa…

.

.

About these ads

3 Respuestas a “Mi sueño del zapato… (Simbología, símbolo y significado del ZAPATO)

  1. Pingback: - Qué crees tú que significa mi sueño del zapato - « Los cuadernos de Yladah

  2. Pingback: Bañera con sueños - FRIDA KALHO - « - el bosque rojo -

  3. soñe que tenia las zapatillas al reves que me las ponia rapido y no me daba cuenta, luego me decian que las tenia al reves y me las miraba pero no me las cambiaba porque no me dolian

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s