– Ayer con fragmento de Ortega –

.

.

‘….Mis padres me engendraron para el juego/
arriesgado y hermoso de la vida,…/
/

JORGE LUIS BORGES

.

.

.

.

Ayer tarde entré en otra de las librerías que frecuento, y me compré uno de aquellos cuadernos en los que solía escribir. Será el número 18... He vuelto a sentir la necesidad de escribir, fuera de este teclado, cuando me encuentro en parques o mesas de bar a solas. Lo compré por eso, y porque presiento que más gente de la que yo quisiera me visita de forma anónima en este reducto virtual. Tengo que velar por los que no son yo.

.

.

.

Charles Cohen

CHARLES COHEN

.

.

.

Recuerdo de manera especial una tarde en la que él le dijo a su hija pequeña, aquello que a mí me resultó tan enigmático:

– No puedes decirlo. Es un secreto.
– ¿Y qué? -le contestó la niña.
– Pues que si cuentas los secretos de la gente… no querrán ser amigos tuyos.

.

Nunca supe realmente como era pero creo que no era sólo como yo imaginaba de él.

A partir de ahora, y pese a que Dámaso Toledano, el biólogo, me diga que aquí todo se confunde y que es imposible seguirme, me refugiaré de nuevo en la penumbra. Este es un espacio solamente mío y no obligo a nadie a permanecer en él. Para mí no tiene secretos y eso es lo único que cuenta.

La verdad es mejor saberla o descubrirla por uno mismo.

.

.

ortega

.

Ayer también, en la misma librería, dos libros. Uno que ya había leído pero de muy niña, y que tal vez por eso no recuerde con precisión: ‘Juan Salvador Gaviota’ de Richard Bach. Y el otro ‘Unas lecciones de Metafísica’ de Ortega y Gasset. Me llevé este último al parque. Él no estaba pero la mujer y el hombre que suele acompañarles, el joven, sí. Ya no me mira con ira. Ya procura hacer como que no me mira pero le intereso, le intereso muchísimo. ¿O son ellos quienes me interesan a mí y yo la que procuro hacer como que no les miro? De todas formas leí atentamente el primer capítulo. ¿Qué decía?

”’… digamos que Metafísica es algo que el hombre hace, por lo menos, algunos hombres; ya veremos si todos aunque no se den cuenta. Pero esta definición no nos basta, porque el hombre hace muchas cosas y no sólo Metafísica; más aún, el hombre es un incesante, ineludible y puro hacer. Hace su hacienda, hace política; y cuando parece que no hace nada es que espera, y esperar, vuestra experiencia os lo confirma, es a veces un terrible y angustioso hacer: es hacer tiempo. Y el que ni siquiera espera, el que verdaderamente no hace nada, el faitnéant, ese hace la nada, es decir, sostiene y soporta la nada de sí mismo, el terrible vacío vital que llamamos aburrimiento, spleen, desesperación. Es que no espera desespera; hacer tan horrible, menesteroso de tan fiero esfuerzo que es uno de los que menos puede el hombre aguantar y suele llevarle a hacer la absoluta nada, a aniquilarse, a suicidarse”’

Ortega y Gasset

.

Link. De los secretos de lo invisible

Anuncios

4 Respuestas a “– Ayer con fragmento de Ortega –

  1. “…y porque presiento que más gente de la que yo quisiera me visita de forma anónima en este reducto virtual. Tengo que velar por los que no son yo.”
    ——————–
    Con los nombres que les pones a “los que no son yo” sólo se reconocerán ell@s mism@s. Son nombres originales, literarios, como personajes de libro. El libro de Candela. :)

    ______________
    ____________________

    Soy de origen manchego. Por parte de madre :))
    ¿Te suenan las candelarias? :)
    No me lo preguntes… búscalo ;)

  2. http://orbita.starmedia.com/~aytoalmodovar/ELRITODELFUEGO.htm

    Por esta zona, celebran algo parecido “La candelaria” con refrán incluido: “En la Candelaria, a las cinco con sol”, el mismo día que la romería de San Antón, cada año para en una fecha, creo que este año fue en febrero. Pero nada de fuego nocturno, eso sí, barbacoas todas las que quieras. :)

    __________________
    ______________________

    :)
    Hoy no puedo hacer Nandara. Día rojo e imprevisto. Hasta mañana. Te leo…

  3. EL REMORDIMIENTO

    He cometido el peor de los pecados
    que un hombre puede cometer. No he sido
    feliz. Que los glaciares del olvido
    me arrastren y me pierdan, despiadados.

    Mis padres me engendraron para el juego
    arriesgado y hermoso de la vida,
    para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
    Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

    no fue su joven voluntad. Mi mente
    se aplicó a las simétricas porfías
    del arte, que entreteje naderías.

    Me legaron valor. No fui valiente.
    No me abandona. Siempre está a mi lado
    La sombra de haber sido un desdichado.

    JORGE LUIS BORGES

  4. Pingback: Fue « Los cuadernos de Yladah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s