– Lo salvaje, la dentista y la extraña poeta –

.

.

Hoy Candela se me arrojó en brazos yo que sé cuántas veces… Lo hizo la primera para recibirme, de contento, cuando me vio. Y luego cada vez que provocaba a Ni-mú, el perro de los abuelos de Libi, y Ni-mú salía desesperada detrás de ella con lo que fueron -me imagino- sanas intenciones de intimidarla.

.

.

Ilustración de Eva Cabrera

EVA CABRERA

.

.

Los niños acaban con Ni-mú. ¡Pobre animal! Pero me da la sensación de que cualquier excusa le sirve aCandela para lanzarse en brazos de una; parece auténticamente sedienta de amor y protección. Ella tiene un algo salvaje e incontrolado. Ya no es sólo su pelo lacio y su desconocimiento lo que me recuerdan a mí en mi infancia. No, es ese mismo algo salvaje e incontrolado que siempre he tenido yo. El mundo la odiará o la amará. Nunca será de términos medios ni nadie logrará tomársela templada. Libi es tan diferente de Candela.

.

Ayer por la mañana vi a la dentista rubia del Centro de salud, salir y besarse, en un gesto de lo más natural, con un chico moreno nada ostentoso. Parecía sincera y contenta. Deduzco, por lo tanto, que ha tenido que pasarlo mal en su relación con el doctor Malasaña. Y es probable que hace meses su historia, sí es que en verdad existió y no lo hizo sólo en mi cabeza, se haya roto. No sabría decir cuántos pero empecé a sospechar que todo había terminado entre ellos hace un tiempo. Cuando ella dejó de obsequiarme a mí con ese tipo de miradas asesinas que la delatan a una. Yo sé lo que son los celos, a lo que mueven, lo que movilizan en una. ¿No lo viví yo misma con Guernika? Cuando te cierras en banda al causante de tu sordidez interior, dejas de culpar al resto de las mujeres que deambulan por su vida. En el fondo las compadeces.

.

.

.

Guernika, Raúl Ávila

RAÚL ÁVILA

.

.

.

Dices para ti: ‘Tú ya estás libre… allá ellas que no saben lo que se les viene encima, que aún lo tienen que aguantar y padecer’. O te lo dices a modo de consuelo, cierto, porque algunas fragilidades tuyas te resultan todavía impronunciables… Y por eso lo acompañas con una de esas sonrisas tristes que te deja la vida en la boca; o eso por algún tiempo: mientras a tu alma, aquello que aún no tiene cuerdas vocales ni voluntad, esos remedos de argumento, no dejan de parecerle torvas espinas de rosa. Pero ese no es mi caso… Quiero decir que yo sé de sobra lo que hay y lo que no hay en el caso de el padre de Candela. Sabía, no sé cómo pero sí, que ella terminaría por desengañarse. Tenía planes para él (fuerte presentimiento) y en él no entran los planes de nadie. Yo creo que le acepto como es. No llegué a quererle engañada. Lo mío fue amor porque sí. Yo elegí amarle.

Ayer también escuché hablar a Teresa, la poeta que conocí. Bueno no, miento, no es exacto eso de que la conocí. Yo andaba por allí, y cuando me iba ella echó a correr detrás mío y me detuvo. Dijo que quería regalarme un libro con sus poesías a cambio de mi amistad. Y lo hizo pero aunque hablábamos yo no la escuchaba. Pensaba … otra Teresa... ¿la misma historia? Saldrá mal -me decía- y no la escuchaba. Estaba deseando acabar la charla que sólo ella se empeñaba en sostener e irme con las niñas, con Candela, con las gemelas, con Libi… Me había cerrado en banda a otra nueva oportunidad. ¿Por qué el nombre de Teresa se repite de esta manera continua en mi vida desde hace más o menos tres años? Pero hoy la escuché. Hubo un momento que dijo algo así como que se daba pena porque cuando más le gustaba el hombre al que ama era cuando éste estaba borracho; y ella lo que quería de forma objetiva era que dejase de beber. Pero le amaba en su debilidad no en su ‘fortaleza’. La borrachera de la debilidad… el vértigo de nuevo. Claro, claro que podría ‘ayudarla’ pero siendo sincera y bueno, lo dejo por hoy.

.

.

enlazado en: De los secretos y lazos de lo invisible

Anuncios

Una respuesta a “– Lo salvaje, la dentista y la extraña poeta –

  1. Pingback: Fue « Los cuadernos de Yladah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s