– Para ti, Extraño, desde Lesbos, con Amor –

.

.

.

Recuenco

.

.

[odeo=http://odeo.com/audio/6585323/view]

.

.

El texto que podéis escuchar, hoy, es una adaptación personal del redactado por A.R. Hope Moncrieff. Y es cierto, en algún sentido está ‘encriptado’… guarda un único Mensaje de auxilioPero para aquellos a los que os interese acercaros un poco más fidedignamente a la gran Mujer que fue Safo; y no sólo a aquella que dio nombre a las mujeres que aman a mujeres… tan injustamente… porque para ser una mujer que amaba a mujeres… deberíais considerar que teóricamente… sólo se suicidó por amor a un hombre… podéis leer lo escrito por Graciela Barabino… en ese artículo suyo que se encuentra en estos comentarios y ahí averiguaréis de dónde procede el origen de la que hoy confesamos nuestra universidad y lo que fue en sus principios… porque a esa madre que fue Safo… posiblemente se lo debéis…

.

La música es del joven compositor: Miguel Pérez, a quien ya os he presentado hace unos días, y aquí, bajo nuestra voz, está su ‘autoretrato’

Las imágenes, desde luego, forman parte de una de las historias visuales de Eugenio Recuenco: Fuerteventura

.

¿Me sigues ahora?

.

.

.

fuerteventura 2

.

.

.

Mi niño, te voy a contar un cuento… es probable que ya te lo hayan contado pero hoy voy a contártelo yo…

.

Safo tenía muchos amantes; pero al único , al que más amó la ignoró. Entre las islas de Lesbos y Cíos había un barquero llamado Faón que un día, saltando a su barca para ponerse en camino, se acercó a él una anciana coja pidiéndole que la llevara por amor y no por dinero, ya que no tenía con qué pagarle… ¡Ven y sé bienvenida!, dijo Faón, no dándole más importancia a ese fardo de harapos, que era lo que parecía, apiñándose con los otros pasajeros.

.

El sol brillaba sobre el tranquilo mar, tu mar, y un buen viento soplaba llevando el barco sin necesidad de utilizar el remo, como si alguien con celestial poder lo guiase en su camino.

.

.

.

.

.

fuerteventua 3 eugenio recuento

.

.

.

.

.

.

Luego cuando todos llegaron a tierra, la anciana se volvió a Faón para darle las gracias por su amabilidad. Pero he aquí que la anciana jorobada se transformó en una rica y bella vestida mujer, manifestándose ante el asombrado barquero como Afrodita, reina del Amor, y le dirigió una radiante sonrisa.

.

‘Por el servicio que me has hecho te haré un favor que no puede ser comparado ni con todo el oro del mundo: permanecerás joven y bello, siempre, porque tu vida será iluminada por mí’

.

Sopló sobre él y en ese momento Faón se sintió otro hombre. Su co… joven corazón palpitaba; sus mejillas arrugadas y quemadas por el sol se tornaron suaves; el paso de los años desapareció y fue considerado el joven más bello de Lesbos.

.

También se dice que la diosa le dio una caja de alabastro con ungüento, que serviría para cada mujer que le viese; así pues todas las mujeres de la isla se enamoraron de él. Pero algunos dicen que el hechizo que le ofreció no era esa caja de alabastro era la raíz de una planta.

.

También los ojos de Safo se fijaron en el cambiado barquero, y su corazón cayó captado por el hechizo de su perfecta cara. Y olvidando Safo sus primeros Amantes, sólo amó a Faón, y a ninguno como a él. Pero he aquí que él no la amaba, ya que Afrodita le dio una cara joven y bella pero un quizá un corazón demasiado insensible.

.

.

.

.

.

el insensible

.

.

.

.

Amigo de hombres y mujeres, ninguna doncella le hizo sentir el Amor; y él transformaba en risas los suspiros que Safo describía en sus canciones. Ante los suspiros y canciones sus oídos permanecerían sordos, ni las palabras, ni los trabajos podían tranquilizar sus anhelos…

.

.

‘… mi corazón y pensamientos son tan insensatos

pensando en ese joven que yo amo’

dijo TEMOR (T.Moore)

.

.

Y en vano tocaba su lira con versos que todavía nosotros podemos denominar sáficos e invocaba a la diosa que había dado el favor a la belleza a Faón.

.

.

‘..así pues una vez más ven, señora y libérame

de mi tristeza, dame lo que te pidó

garantízame mi oración, aquí y ahora

sé mi amiga y protectora’

Edwin Arnolds

.

.

Inútilmente atraía a Faón con sus más dulces canciones, porque era como si se las cantase al viento…

.

.

‘… olas en mis oídos suena;

apurados bajan los ríos, un temblor se prenda

todos mis miembros y más amarillo que el césped en otoño,

agarra mis dolores de amenaza de muerte, titubeo,

perdida en el trance del amor’

J.A. Symonds

.

.

Y en vano para Ella vinieron las sombras de la noche, tan amablemente para los hombres y rebaños…

.

.

‘¡Oh Hespero! El más atraído de todas las cosas,

cosas para el hambriento, para el cansado,

para el pajarillo, las alas de los padres,

el establo agradecido para el cansado buey;

la paz que nos dan los abrazos de la familia,

la querida protección de los dioses de la casa,

que reunidos alrededor nuestro por la paz de su mirada

tú traes también al niño el abrazo de la madre’

Byron

.

.

Inútilmente cuando el insensible amado estaba lejos de oír toda su ternura, ella le escribió para hacerle volver a Lesbos

.

.

‘Bota el barco…seguro que habrá prósperas tempestades

Cupido extenderá las hinchadas velas por ti

Si tú vuelas (¿qué causa puedes tener,

joven cruel, si no es escapar de mí?),

si no es Faón no puedo esperar tranquilidad.

Dejadme buscar en los extendidos mares,

en los anchos mares mi pena removeré,

y o dejo de vivir o dejo de amarlo’

Ovidio

.

.

.

Eugenio Recuento

.

.

.

Finalmente, tanta era su desesperación que ya no pudo aguantar los dolores de su despreciado amor. En el mar había un alto acantilado blanco, coronado por un templo de Apolo, donde las doncellas enamoradas y despreciadas se arrojaban para curar su desventura en el amor. Aquí, vestida como una virgen blanca, acabó con su vida con la esperanza de que quizás las olas la llevasen al lado de Faón. Cantando su última canción, Safo dio el salto mortal, sin que ningún hombre la volviese a ver más, aunque sin olvidar el nombre y el destino de la décima musa.

.

.

.

enlazado a: Propio de nadha

.

Anuncios

2 Respuestas a “– Para ti, Extraño, desde Lesbos, con Amor –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s