– EN BUSCA DE ANANDA – inicio –

– LA VÍSPERA – (ananda segunda)

– ¿Vinieron ellos?
– Sí.
– ¿También Él?
– Sí, también.
– ¿Cenaron ellos?
– Sí.
– ¿Y Él,
dime,
y Él
cenó,
dime,
cenó?
– No sé,
no sé.
*
* *Yo sí lo sé, y, también la cena, que se heló.

David Rosenmann – Taub

ananda

Lo que sucedió fue…

No es que sea demasiado largo de narrar (de momento, que todo puede complicarse). Pero pienso que ahora yo debería comenzar a escribir mi propio ”devocionario”. Lo entrecomillo pero es así como llamo dentro de mí al diario de oraciones y rituales en que les relato a mis ”fieles” (esos dos hombres a los que les soy fiel desde lo inevitable del Sentimiento Profundo) mis andanzas espirituales y no tanto. O tal vez Ananda, que en su raíz sánscrita resume mis dulces y dolorosos embelesos. El placer del Gozo. ¿Alguien recuerda aquella canción de misas? ¿Yo tengo un gozo en el alma? A mí aquella canción me dolía. Nunca he llegado a comprender dónde ni por qué… pero Siempre me duele la Belleza… en algún aparte… y la interiorizo sonriendo y con algo, que puede que no acabe de serlo pero… semejante al dolor. Algo que está presente en el rostro de ese Cristo de ‘La Piedad’ de Buonarroti… y también en esa Virgen, enigmático e impenetrable…

Sebastian Salgado

‘Comunión’ Brasil

– Sebastian Salgado –

Cuando era pequeña y me llevaban al Catecismo (entonces no tenía criterios propios aún para decidir por mi misma y aceptaba casi todo lo impuesto, aunque sé que ya no creía en lo que quisieron enseñarme: Dios) lo que más me gustaba era escuchar cantar al grupo de jovenes, que acompañados de sus guitarras se preparaban para la Confirmación y nos hacían de catequistas. Tenía siete años y por dentro ya lloraba y reía al mismo tiempo. Yo tengo un Gozo en el Ama era mi Canción y lo que más deseaba en el mundo era tener una guitarra para poder cantarla. Así que la guitarra se convirtió, probablemente, en la que iba a ser la primera de una larga sucesión de Obsesiones…

El caso es que conseguí aquella guitarra. No volveré a contar el Cómo, porque ya lo hice hace años y no me gusta repetirme aquello que ya me ha saciado. Pero si explicaré que lo que tanto había deseado y por lo que tanto había luchado… duró aproximadamente lo que duran los gemidos y los suspiros en la Plenitud. Y desde entonces aunque no me da miedo perseguir mis Obsesiones con el mismo Deseo de mi joven corazón infantil… si me despierta un pánico atroz la posibilidad de Alcanzarlas. Y por eso, quizás, ocurre Todo. Me refiero a Huída.

Resumiendo, la guitarra me la regaló mi tío, el hermano de mi padre. Y con ello me hizo inmensamente Feliz. La guitarra se rompió sobre la espalda de mi tío un día o dos más tarde. Mi padre lo hizo. Violentamente sobre la espalda de su propio hermano. Y nunca lo olvidaré porque pensé que todo era culpa mía o eso me hicieron creer. Y esa creencia arraigó desde tan adentro y desde tan profundo, de aquel dolor de ser aterrorizada y cautiva de la guerra de la Sangre… que se hizo Enjambre… sí, pero no de abejas ni panales de rica miel, me explico: sino de avispas y de avispero y de venenos… El idoneo en cada caso. ¿Y la lección que aprendí o que se tatuó en mi trasfondo básico fue? Que los Deseos Realizados son un preludio de la Desgracia. Y así viví durante muchos años. Siendo tan inconsciente de la negritud de este fatídico enunciado vital… ¿Estais seguros de que conoceis el sentido de eso que algunos han venido a llamar Pensamiento Mágico? Pues bien… os aseguraría a bastantes… que muchas de vuestras convicciones íntimas… las que os afectan como maleficios… pueden ser el fruto de esas fuertes impresiones que recibisteis de niños, no lograsteis comprender y habeis querido olvidar en su raíz, porque desde luego ningún adulto cuerdo y lúcido os las explicó… No hicisteis correctamente aquellas primeras digestiones porque no estábais preparados para hacerlas por vosotros mismos aún. Y puede que esos ‘bolos nutriciamente indigestos’ todavía sigan ahí… impidiéndos disfrutar del placer de vuestras experiencias emocionales y atragantandos las dichas.

¿Sebastian Salgado?

Y lo que sucedió ayer fue … que le pedí perdón a alguien por una mala acción que tuve para con él.. el año pasado por estas mismas fechas. Y lo que sucedió fue que me quedé más tranquila y más en paz conmigo misma. Y lo que sucedió ayer… también fue… Pero eso, será en el día que corresponda del diario…

.

.

enlazado en: EN BUSCA DE ANANDA

.

Anuncios

4 Respuestas a “– EN BUSCA DE ANANDA – inicio –

  1. No hemos podido corroborar que la última de las fotografías pertenezca al fotógrafo Sebastian Salgado.

    La vamos a dejar colgada porque el pudor no es protección contra los ojos del impuro… como dijo Gibran pero yo reconozco que ronda esa peligrosa línea…

  2. En este mundo lleno “de avispas y de avispero y de venenos” pienso que el antídoto más eficaz es pedir perdón. Además de darnos tranquilidad balancea un poco las reservas de mala leche de la humanidad. Un beso guapa.

    _______________________________
    _______________________________

    Me alegro que estemos de acuerdo :)
    Besazo Óscar :)

  3. No pretendo molestar…solo decirte que sigo por aqui…contemplando en las sombras. un saludo

    ______________________________
    ______________________________

    Las sombras en verano son de agradecer.
    En la noche o en algunas soledades podrían sobresaltar.
    En las tinieblas son lo común.
    En las bitácoras… no existen cuando se pronuncian y dejan de ser sombras :)
    Besos An

  4. Pingback: De los primeros compases del Camino del 2010 « LE MAT CHEMIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s