– EN BUSCA DE ANANDA – ii – retroceso –

.
.

El abrazo es ese cáliz que Seduce’

KSNDR

.
.

Robert Mapplethorpe

– R. Mapplethorpe –

30 de junio/ 07

Anoche leo el diario de KSNDR. Ella sale a cenar fuera. Después de muchos días. Comienzo por el cuaderno que tiene a la vista, el que no se lleva con Ella; el que no contiene ”nuestro guión” y hace semanas que fue abandonado en ese baúl. Me llevo una sorpresa. Lo leo sin poder dar crédito de la cantidad de sentimientos suyos que se me pasan desapercibidos. Ella siempre se demuestra tan fuerte y controlada… Suponemos ambas, equivocadamente, ahora lo sé, que yo soy la más frágil pero eso no es en absoluto así.

De las dos Ella es la que más profundo sufre y la más estoica, la única. Y yo la que no me resigno y la que se lo pasa mejor y más divertido. La que se lleva las partes más buenas, o eso creo. Así que espero de todo corazón que lo suyo algún día tenga recompensas; porque a mí jamás se me habría ocurrido mirarlo de esa forma pero KSNDR es una devota como yo. Sólo que a diferencia de mí… Ella tiene devoción por su trabajo… esclavo y mal recompensado. Y yo sólo le guardo la devoción a lo Sublime… la Vida en ciertos momentos lo es… ¿Cómo podrían ConGraciarse una hedonista, quizás una epicurea en ciernes y una espartana?

La precisión de KSNDR a mí me aterroriza. Ese enclaustramiento. Y leo y leo y lo Canto Todo; incluso sus sentimientos más íntimos. Y creo que lo hago con el fin de liberarla, no veo nada malo en ello. Y continúo aún con las señales de detención, a pesar de ellas… Ella confía en que cuando las sepa me detenga; para eso me las escribe para advertirme; porque no quiere que la descubra Suamor. Está aterrorizada ante la posibilidad de que él pueda leerle el pensamiento. Como le dijo: ‘Todavía tengo que leerte el pensamiento’. Pero no por el hecho en sí, que podría resultar hasta fascinante. Sino por la imposibilidad de saber (¿conocer? ¿reconocer?) que sucederá después.

El amor de KSNDR es un biólogo. Ella siente que él es todas esas cosas que Ella desearía ser y que no ha podido. Su motor cardiaco se acelera a un ritmo que asusta cuando la escuchas en sus grabaciones. Golpea tan rápido, cuando le habla desde el dolor o el frenesí, y a un ritmo tan endiablado que yo siento temor cuando lo escucho. Digo, parece que esta mujer está al borde del infarto. Y hasta me he planteado si todos esos dolores que a veces sufre en su pecho izquierdo, en el hombro y en el costado no serán eso, amagos de infarto. Pero es imposible convencerla para que acuda al médico. No quiere saber nada de médicos. Dice que una vez cometió el error de preocuparse y le dieron tantas vueltas que casi la volvieron loca. Y que si uno busca respuestas a sus preocupaciones en la medicina las acaba encontrando. Porque los médicos siempre acaban dándote algo… sustos, malas noticias, un listado de restricciones que sólo por serlo te apetecerá incumplir a rajatabla. Pero dio igual. Seguí leyendo, leyendo todo su diario; incluidas las transcripciones de mis audios que ella si escucha y yo es más raro pero que a veces hago… Por si ella ha dejado alguna instrucción en ellas para mí y porque hay días que luego me muero de la risa… Hasta que me cansé. Me dieron las cuatro de la mañana. Y ¡ah! nueva sorpresa. Cuando fui a comprobar si estaban… vi que eran todos inútiles. Los archivos. Dije, esto es la magia otra vez; la magia de KSNDR que no me permite cometer errores. Toda mi intención era remitirlos a un correo (LOHARÉ) laorgiadelamisticaoscura2@gmail.com ; que es de acceso libre porque la contraseña es: criaturasimaginarias. Pensé que eso es lo que quiero; no que tú me escuches, ni tú, ni tú, otro tú; pensé que miamor, misamores si quieren lo escuchen… Y claro, a uno si quiero se lo mando y si no probablemente también, y a él si le apetece… lo hace y si no no.

Pero pensé que ya nunca más yo voy a darle nada a miantiguoamor; porque lo que yo escribo, los cuadernos que ahora KSNDR escribe, lo que sentimos, lo que pensamos, lo que compartimos están basados en otro protagonista, que no es aquel mismo protagonista o personaje de los míos, y que no es otro que Suamor; aunque haya muchas cosas mías en ellos. Porque yo ya he empezado a hablar para las dos… Y Ella… Ella… no sé si habla, escribe, siente, piensa, nada más que contando consigo y para sí… De las dos yo soy la más comunista; de las dos Ella es la única consciente de la No-Existencia de dios, ningún dios.

miguel Angel buonarroti

– M. A. Buonarroti –

De todas formas ahora estoy aquí, en esta terraza, al borde del viento. Escribiendo estas líneas y voy a empezar a leerlos. Leerlos para tratar de entenderlos y respetarlos. Sus límites, que poco o nada tienen que ver con los míos.

johnny deep

Y esto sí, comienza el día que ella recibe aquel ‘merci’ de miamor. Entonces… Ahora se ha levantado mucho más viento, vuelan las hojas, como decía don Gregorio avisando de la proximidad del otoño, que debe estar confuso o impaciente por atravesar esta estación… y yo que me dejo transportar por su enigma hasta alguna cumbre en algún país que aún no conozco pero que llegaré a conocer, (¿reconocer? ¿saber?). Pero hay que afirmar. Creerse uno que puede lograrlo. Depositar toda la fe en sus sueños. Porque a falta de dios… Y he mirado hacia el ”otro lado” y tras la carretera, vestido de negro … Todos los príncipes negros deberían vestir así, de negro.

[odeo=http://odeo.com/audio/15856323/view]

UNOS FRAGMENTOS DE ESOS CUATRO AUDIOS QUE HE ENVIADO A ESE CORREO:

a, 25 de mayo/ 07

– … entonces imaginé que una mañana te llamaba por teléfono … para poder escribirte aquí hasta la última de las sensaciones de esa llamada…

libelula

– Por fín tendré capturada a mi libélula. Ya no hablaré de alma, ¿ves? Ya acabo de decidir cambiarle el nombre. Yo vería a esa mujer como otra, como una libélula; a veces de aspecto atemorizante, con el aspecto que cualquier insecto en una pesadilla puede tener. Cercana a las hadas que nos mostró ‘El Laberinto del Fauno’. Podría mirarla así. Con la mirada inocente de una niña, que tiene la mente lo suficiente abierta como para aceptar a ese hada no hermosa que no nos han vendido y no horrorizarse ante ella. O bien mirar el alma de la libélula como un vuelo; la libélula sobre el estanque…

a, 26 de mayo/ 07

– … pero lo cierto es que me quedé muy sorprendida cuando abrí el libro y miré su fotografía. Y cuando pasé página y descubrí esa enigmática dedicatoria. ¿De que hablo primero? Su foto. Las veces anteriores cuando me encontré alguna foto suya sin esperarlo: me enternecí. Sentí algo. Algo que me llamaba. No había un hombre guapo esperándome pero había una atracción amorosa hacia él. Ayer no. Ayer fue la mística del asombro. Ese pozo de asombro de toparte con un desconocido que no te apetece… así de simple. Él no me apetecía. Y me imagino en Madrid sintiendo lo mismo…

.

.

enlazado en: EN BUSCA DE ANANDA

.

Anuncios

Una respuesta a “– EN BUSCA DE ANANDA – ii – retroceso –

  1. Hice la lectura de lo que escribí en esa terraza pero ese también fue inútil. Aunque los siguientes no.

    No sé si él es quien tose en las grabaciones. Procuraba no mirarlo. Pero si es quien silba casi inaudiblemente. Y si es el que me provocaba los silencios…

    Se fue pronto. Coindí con sus ojos dos veces. La primera con esa canción que traté de identificar y que el silbaba… la segunda mientras esperaba para cruzar la carretera… Tiene una forma muy particular de hacerlo.

    Le gusta hacer crucigramas como a mí cuando me aburría tanto de joven y mataba el tiempo con eso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s