EN BUSCA DE ANANDA – xxii – Los sueños que sueña mi padre –

.

.

.

“De mis ancestros conservo los ojos celestes, el cerebro estrecho y la imprudencia de la lucha”

Jean Nicolas Arthur Rimbaud

(1854 -1891)

.

.

.

.

Michal Macku 1

.

.

.

.

Soñó. Es un hombre que sueña. Conozco gente que dice no soñar nunca. O no recordarlo. También conocí a un hombre que soñaba todas las noches. Con un oso pardo, la mayoría… de otro llevaba las garras en la oscura piel.

.

.

Michal Macku 2

.

.

Soñó. A veces sus sueños, como los míos, han resultado proféticos. Entiéndase esto como un adelantarse a la rueda de la experiencia. En el lenguaje que yo hablo y tú no, llamamos así a la Vida. O como ayer: ¿así que no crees en los arquetipos? – le pregunto a otro hombre que se escandaliza un minuto antes y afortunadamente ahí, porque esté casada, siempre lo digo, aunque por una vez fue que no- ¿pero estás seguro siquiera de qué arquetipos estamos hablando? Hacía escasamente una hora que nos conocíamos y ahora hablaba, sin sentido, defendiéndose. Antes había resultado fascinado. Era una idealista, una entusiasta, una mente prodigiosa que quería guiar a los niños a través de los cuentos que surgieran de su curiosidad… Las preguntas de los niños son las mejores. Coincidíamos… a través de los cuentos de los mitos, de la historia, de los ritos de los pueblos indígenas… vi las sonrisas deslumbradas en los dos. Pero entonces no sé de qué me habla, no sé por qué se enfada tanto, no sé el qué me recrimina… . Luego lo entiendo. Se había pensado que haríamos el amor, ¡Oh, que haríamos el amor! El solito, y mucho más allá… que tendríamos una relación. Hasta ese mar había navegado a través del canal de mis gestos y mi voz. El amor, le digo. El amor es un arquetipo. Bien, pues yo puedo hacerlo girar por la rueda de la experiencia e ir adjetivándote todo tanto, que hasta te de vértigo. Para eso sirve mi lenguaje, que no para concederlo ¿El amor? ¿Con quién habías contado? ¿Y qué dice tu lenguaje de mí? ¿De los hipócritas? Que los encuentro ridículos… ¡OYE!!! no me conoces tanto como para pensar así de mí. Cuando me conozcas más sabrás… ¿El qué? ¿qué me he estado tomando un café con un caballero de la orden del Hopus? Yo soy todo lo contrario a eso. Ya, pero te presentas como ellos. ¿Con quién crees que voy a pensar que estuve hablando yo? Venga, yo me llamo María… comenzamos de nuevo. ¡Oh no, María no! Hubo una mujer en mi vida. Era mi amante. ¿Ah sí? Bueno amantes, añade él… Queda claro que los que más hablan son los que están buenos ellos para callar. Y así se lo digo. Quería decirme que ahora sentía mejor que aquello no fuera. Yo: ya, pues yo precipito el pasado. ¿Cómo es eso? Pero hombre, ¿para qué quieres que te explique la teoría de las vías muertas, calleja sin salida, si no lo vas a entender? – pienso, luego he medido con precisión. No quieras encajarme en tus esquemas que yo ahí no quiero estar. Tampoco eso lo callo. Nada, ninguna cosa me callo. Arrojo a los amantes por el precipicio del pasado. Eso es todo. Es sencillo de entender. Imagínate lo que no haré con esta irrisoria conversación. Además en el único viaje que yo estoy interesada todavía es en el viaje al Amor, en los circuitos neuronales del amor y en el fervor de la oxitocina. Quería regalarme un libro, el viaje de algún otro, que sí me sorprendió… Alvaro Mutis. Pero eso fue antes de tratarme como a una apestada. Creo que sí. Luego se arrepiente. Días más tarde se arrepentirá el doble, el triple, el cuadruple, cuando no me olvide… Me miraba igual que esos sangrientos guerreros mayas miraban a la niña profeta de Apocalypto.

.

.

.

.

.

.

Con el mismo miedo a la sagrada enfermedad. Aunque esa no fue la peste en la que yo estuve. La mía fue la peste del amor, la peste y la lepra del amor... sabía que mi fe en el hombre había sido destruida allí. Pero no tanto. Aunque quizás no tanto. Ahora Espero.

.

.

.

Michal Macku 3

.

.

.

Aunque siempre puedo conocer a alguien Sensacional. Y rugirme una madrugada contra él; como en ese no mueras posibilidad de Greta y los dulces Garbo. Mientras para mis adentros canto y no dejo de cantar: Capítulo cerrado… ya ves, no valgo demasiado, los niños no cambiamos. ¿Qué era para ti? ¿Quién te dijo que era fácil? ¿fácil atarme?

.

.

.

.

Michal Macku 4

.

.

.

.

Sí, lo reconozco, en esta 1667 edición me toca arrastar las flácidas fascias latas como una cínica fatal. El ronroneo cuando me comunico ya es un natural, se me escapa… Pero con el otro es mucho peor. Tanto peor lo que sucede que pienso que J., después de ayer, habrá dado ”por finalizada” su idílica amistad con P. J. estuvo fuera siete años. Ahora regresa recién separado y el herbívoro fecal ya se sabe… Son amigos desde los quince. O lo fueron. No hay como introducir un catalizador como yo en un continente para acelerar cualquier reacción entre dos elementos… Eso dice, me acuerdo. Y todo ocurre por mi cuaderno nº xxii. Los machos del rebaño se pelean por él… o sólo se pelea uno. Conmigo. El que no me escribe un poema recitado al oído sobre una de sus páginas. Le he cogido manía a eso después de Juan… misma técnica: susurrado en el oído tras los ojos cerrados. Mientras, la leopardo bosteza su absoluta falta de pasión en la rama de la sombría higuera; la que remontó tras la caída del guindo. El uno escribe muy cerca de mí, el otro siente curiosidad por lo que escribí yo y que se lee sólo del revés… Soy una provocadora -dice. ‘Lo haces por provocar’. Eso casi acaba en sangre de sesos. La leopardo asusta. Ah, y nunca le preguntes a dos amigos de la febril adolescencia cual fue el hombre de su vida porque se lo toman a la tremenda. ¡No pensé yo que eras así. Has cambiado. No eres la misma! Sí, claro que no, hasta aquí soy una y si te extralimitas conoces seguro a esta otra que soy. Termino por irme de una sesión de cuentacuentos pero huída; gracias a una llamada de Nora, salvadora, que me expulsa de la sala como un cohete a propulsión. Pero no sin antes tener que escapar del compromiso de una musaraña de biblioteca, que quiere que haga teatro con ella. La mujer tiene los ojos celestes y el pelo claro. Y por muy amable que sea, o precisamente por eso, yo ya siempre relacionaré inevitablemente ciertas características fenotípicas con la trampa y la falsedad. Siempre hay un número imaginario que hace estadística. Ten cuidado. ¿La culpa? Probablemente una llamada de teléfono que recibo durante un sueño. La única explicación. No la logro olvidar.

.

.

.

.

Michal Macku 5

.

.

.

.

No sueltes nunca a una mística en una reunión vulgar en un lugar vulgar. La tomarán por loca. Seguro. Pero será divertido. Luego te reirás de ello durante toda la tarde y toda la noche con tus auténticos amigos. Éste pisa con un pie, y la otra con el otro. Siempre andan por la tierra pero son como nietecitos a los que poder contar tus aventuras como si tú ya fueras muy mayor.

Precipitar el pasado. Eso fue. Precipitarlo años luz por el precipicio de la fe. El pavoroso acantilado del amor. Tantas almas en pena ya allí. Tantas como secretos muertos vivientes. Los hay que no. Los que se mueren y ya nunca resucitan. Los hubo muy pobres de espíritu.

.

.

.

.

Michal Macku 7

.

.

.

.

.

Soñó. Mi padre. Con un compañero de trabajo. En el sueño el compañero se enfadaba con él. A los dos días una llamada imprevista de ese hombre. Una comida de conmemoración de no sé qué acontecimiento de su vida. Mi padre que dice que no, que no es por él, que es porque se ha invitado a gente que él no tiene ganas de ver. El compañero se enfada. Dos días de adelanto entre el sueño y el acontecimiento. Los científicos deberían buscar estas respuestas en los genes. Por qué mi padre y yo, por ejemplo, logramos adelantarnos a ciertos acontecimientos en el tiempo. ¿Con qué proporción? Cero coma cero dieceseis por cien. Pero ocurre. Los científicos estudian el gen del suicidio, el gen del alcoholismo, el gen que cambiará la vida de los ratones cuando sobrevuelen el Atlántico y superen el Jet lag. No sé por qué a tanta gente le molesta tanto que exista un sistema Caldeo y no se moleste por otro lado con Hawking por pasarse 30 años equivocado con la paradoja de la información. Y sin embargo existen los agujeros negros y el horizonte de sucesos. Incluso alguien me explicó que dentro de ti.

Escribo en este minuto un mensaje corto a otro desconocido:

‘Tu maría es corta de alas. Con vocación de marío, diría yo… gracias’

.

.

.

.

.

Michal Macku 8

.

.

.

.

Michal Macku 10

.

.

.

.

.

Desconfío, desconfío por sistema de todo lo que me llega de esos dos hombres de la tarde de ayer. Que les jodan a ellos, y la homeostasis de sus sistemas, que les den por por donde les tienen que dar, los poetas con inversa ecuación sexual, a los memos y a ‘losestrechosdementes’. Pero a los cinco minutos respiro con más amplitud; justo como si me sintiera aspirada por el bosque desde el girocentro del claro del bosque. O tal vez como si estuviera asistiendo a la boda de las vicuñas en el Altiplano, y la sangre de sus orejas comenzara a manar. Escucho ‘One Step Bellond’, Karsh Kale.

.

.

.

.

.

.

Imposible no pensar ahora en Juan. El hombre cuyo apellido se parece al de Karin Abdul NBA. Fue lo primero que me llamó la atención de él… Escribo otro mensaje corto, al mismo desconocido de antes. Todavía no lo ha recibido: ‘Pero quizás por eso extrañamente dulce’.

nadha surge y escribe sobre la acresía de la vida y * **sobre los niños no natos de los enanos primordiales…

.

.

.

.

Michal Macku 12

.

.

.

.

.

Soñó. Un hombre va al trabajo del turno de mañana, en coche. Pero él se extraña porque ya se había jubilado. Mi padre. Cuando conduce tiene por un instante la sensación de que lleva a un hombre detrás. Lo ve por el retrovisor pero se gira y allí no hay nadie. Se siente intranquilo. Pasa el control de los guardias. Los de seguridad revisan su coche. Nada. Pero se baja y no convencido abre el maletero. Un polizón a bordo que sale corriendo. La angustia crece. Revisa el coche. Encogido en el suelo de los asientos de atrás otro hombre. Mi padre lo arrastra afuera, violento. El hombre no pelea, no reacciona, le habla con voz calma. Es de tez clara, de pelo claro, de ojos claros, la cara redonda, el tono sereno. Es el tono, dice. Ese rostro. No se inmuta, no se excita. Sigo vapuleándolo para que confiese como ha entrado. Me muestra una especie de mando a distancia. Sigo peleando con él, amenazándolo pero poco a poco me canso. Le pido entonces que me explique el mecanismo de ese pequeño artefacto para que pueda evitarlo la próxima vez. No quiero volver a sentir la presencia de otro extraño en mi coche. Los guardias no hacen nada. No nos ven. Y cuando despierto sé que lo reconoceré en cualquier parte. Cuando vea a ese hombre sé que habrá llegado mi final. Despertó a mi madre para contárselo. Ella ya no se pudo dormir.

.

.

.

.

.

Michal Macku 13

.

.

.

.

.

Luego nos vimos nosotras. No ocurre ya nunca. Pero esa mañana muchas personas luego de verme (con ella me vuelvo visible), que si estás tan guapa como siempre, que si cuanto tiempo hacía (me gusta que mi madre se sienta orgullosa y me porto bien)… Más tarde otro hombre, una llamada. La cárcel. Aquellas cartas, legajos y más legajos de papel. Le digo que ni se le ocurra desprenderse de ellos, que los guarde y que guarde silencio un tiempo prudente. El día muere. La noche nace de él. El amanecer es otra cosa. Después de la hora azul…

.

.

.

Michal Macku 16

– artista en las imágenes-

MICHAL MACKU

.

.

.

Anuncios

5 Respuestas a “EN BUSCA DE ANANDA – xxii – Los sueños que sueña mi padre –

  1. apunto sueños nada más despertar. Descansa sobre la mesilla un pergamino, tinta y una pluma de ave…y pregunto sobre los sueños de los demás y aplaudo cuando son capaces de recordarlos y me los cuentan con sus caras de plástico…

    qué soñó?

    _____________________
    __________________________

    Tengo que escribirlo cuando tenga un rato largo… lo dejaré en este hueco y te aviso… No por lo que soñó sino por la interpretación que él le dio… ya verás…
    Los sueños que me cuenta mi padre siempre están impregnados de algo insólito.

    Pero sí que me interesa tu interpretación sobre los dos últimos míos, porque uno (los dos) tienen relación de alguna manera con Nadja
    http://kasandra.wordpress.com/2007/10/14/737/
    (está pasando hoja, sangre y arena)

  2. Voy con la primera parte, ya me dirás:
    Le sueñas DESNUDO, representa un sentido de no sentirse a la altura de un acontecimiento en tu vida, o de la vida en sí. Temes que alguien averigüe algo que escondes. ¿Te produce asco, verle desnudo?, te molesta? Si recuerdas que fuera así, significa una relación amorosa ilícita, pérdida de prestigio y actividades escandalosas. Si no tienes problemas en verle desnudo, quiere decir que eres capaz de comprender a las personas y aceptarlas tal como son. Lo mismo no es esto último lo que sentiste porque pasas a la furia, a la frustración, impotencia y desorientación. DESCONOCIDO…¿sientes alguna atracción por él, al verle, sin que te vea?. Si te sientes atraída, refleja deseos sexuales insatisfechos. Si no te sientes atraída por él, anuncia que conocerás a una persona que te brindará ayuda y amistad. ¿Recuerdas su edad?, ¿hay diferencia de edad con la tuya? Pero lo importante del sueño es ARROJO MÁSCARA: Traición y engaño, CAE AL SUELO: pierdes algo. ABRAZAMOS, INTENTO DE ABRAZO, ABRAZAS TU SOLA: suele indicar la partida de ese amigo y es un aviso de que no todas las muestras de afecto son sinceras

  3. Solicito permiso para publicar tu sueño como inicio al blog VIAJE A REM con enlace aquí…necesito la interpretación que te envié.. ya me dices. (porque no la guardé y aquí no la veo publicada!)

    ______________________________
    _____________________________

    Estuve fuera, traje caos, ando aleandolo, con sueños… a todo que sí… Estoy esperando por mi respuesta…
    Te enlazamos de momento a través de las criaturas…
    Mi respuesta es que surja lo que dice a lo que tú dices…
    No precipitación ahí ~)

  4. Kasandra, querida Kasandra. Me han hablando bastante mal de tí, pero bien de tus escritos. Te añado a mis favoritos y te leo, ya te diré qué me parecen. Por cierto, échale un vistazo a mi literatura sucia.

    http://www.realismosucio.com

    ____________________
    _________________________

    Mire usted, la vida es muy corta, mi tiempo aún más. Si yo lo tuviera para andar echándole vistazos a la literatura del primero que llega por aquí, y que lo solicita… andaría apañada. Elijo. Por eso te hablan mal, porque desecho mucho. Ahora ya lo sabes. Sinceridad radical. Pero si quieres pagarme por ello… me lo plantearé. Tu mismo.

  5. Me tomo la libertad de crear un enlace desde mi blog. Saludos

    ________________________
    __________________________

    así cuando yo entre desde administración sabré que has estado aquí y podré vistarte. saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s