– EL CÍRCULO DE LOS ICONOCLASTAS –

‘El círculo al que pertenezco no permite aceptar dinero en servilletas sin doble capa’

La primera referencia ocurre en un sueño, el 22 de enero del 2004. Con Stanislaw O’Toño.

Anuncios

4 Respuestas a “– EL CÍRCULO DE LOS ICONOCLASTAS –

  1. Con ANTISÍMBOLOS (anoche)

    Se discutía mucho esos días en el círculo de los iconoclastas, quién de todos ellos sería el elegido para Viajar…

    La única que ”había estado” en el momento de la Crucifixión … había sido la Roja. AntiSímbolos la había creído cuando se lo contó aquella noche en la cama, y las lágrimas la empañaron entre sus brazos…

    Él le dijo: ¿Te habría gustado poder compartirlo con alguien, verdad? Como si la entendiera.

    AntiSímbolos sólo no bastaba para ”defenderla”.
    La Roja tendrá que hacer algo espectacular para que la envíen a ella… y no al camarada estudioso experto en los Manuscritos…

  2. El caserón de los muertos de la guerra…
    Así era conocido por todos los que no pertenecían al círculo.
    La primera vez que la Roja había estado en él, había sido cuando era niña… cuando se dejaba, como ella dice, tocar por todos…

    No parece claro que llegara a entrar. Pero sí que se adentró por entre los árboles del jardín.

    La idea era realizar una psicofonía… llevaban un casette, que pertenecía a aquella que se llamaba Irene (gruesa, de gafas, mayor que ellos, lesbiana) y que se desdibuja en su memoria… No aporta más datos de momento a esa excursión invasiva.

    La gran verja siempre estuvo cerrada en la mansión señorial.
    Los ramos de flores en cierto día se secaban días después apuntalando su tristeza.

  3. ANOTACIÓN AL MARGEN:

    Yehud… (color oscuro de su piel)… (pertenece al ”otro lado”)…

    – Tiraba de mi cabello… y me obligaba a decirle que me gustaba… mamar su polla. ‘No te creo’ -decía. Y cuando se sentía satisfecho, empujaba mi cabeza para que saciara mi sed del agua del pozo. Nunca había bastante agua. Para mi sed. Yehud volvía a tirar de mí y me hacía soportar su crueldad mientras me acariaba el coño, y yo olvidaba… Olvidaba el agua del pozo. Porque sólo quería beber de sus labios.

  4. Ya sé cómo lo va a lograr.
    Algunos se burlaban de ella abiertamente en el Círculo. A la Roja eso le traía sin cuidado. Señora Mística, le decían, usted simbólicamente está por encima de nosotros. Unas risitas, algunas dolían y otras no. Como siempre. La Roja en ese sentido se resignaba. Ya sabía que por el camino del orgullo el silencio era la única respuesta. Pero la mística sabía hacer del silencio un arte. Pensaba que si uno habla poco habla lo justo…

    En fin. Lo sé. Será ella la elegida porque les sorprenderá. Su ponencia no será ningún argumento suyo, patético, pobre, previsible … Elegirá el patetismo supremo de Rilke, introducirá sus versos de Nietzsche, el poema, la isla, la onmiescente isla, no se precipitará. Se dedicará a esos textos y probablemente a alguno breve de Rumi. Se dedicará a ello en alma y Amor… ¿y por qué no? Se dirá. Por qué atrasar el reloj sólo cinco años si pudiiera ser posible atrasarlo 2000 o aún más si fuese necesario. De pensar en imposibles… pensar pero a lo grande.

    El malestar de la religión. Visto desde el presente. Comunicárselo mediante un sueño, aunque fuera un sueño a la Causa. ¿Lo haría él entonces?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s