– Sahbat –

19 de noviembre de 1942

Podríamos cerrar los ojos ante toda esta miseria, pero pensamos en los que nos eran queridos, y para los cuales tememos lo peor, sin poder socorrerlos.
En mi cama bien abrigada, me siento menos que nada cuando pienso en las amigas que más quería, arrancadas de sus hogares y caídas a este infierno. Me da miedo el cavilar que aquellos que estaban tan próximos a mí se hallen ahora en manos de los verdugos más crueles del mundo. Por la única razón de que son judíos.

– Ana Frank –

globo

Al norte de Cisjordania, Wadi Ara, un día otra niña de nombre Sahbat le hará una pregunta importante a su padre:
– ¿Tiene Israel derecho a existir?
El padre, soldado del ejercito de Israel, se refugiará en lo que en ese instante tiene entre los dedos y no la mirará a los ojos:
– ¿No había otra pregunta más difícil? En realidad los judíos volvieron a su Patria… No se la vendimos a nadie. Ambas partes tienen razón. Y por ese motivo estamos en conflicto durante los últimos 100 años.
Sahbat es hermosa de sentimientos. Y el padre – me gusta-, asegura que no piensa en dejar el ejercito porque su niña acuda a esa nueva escuela.
En Wadi Ara conviven ciudadanos judíos y árabes. Después de decenios de violentos conflictos, un grupo de padres judíos, decidieron establecer, por vez primera, una escuela mixta, binacional y bilingüe para sus hijos: ‘Puente sobre el Wadi’ (Bridge Over of Wadi).
” Después de octubre de 2000 surgieron algunos grupos que querían mejorar la relación entre árabes y judíos,” dice Marzuk. ” Esta no era nuestra motivación. Nosotros pensamos en algo substancial, más profundo y más duradero. La concepción de la escuela fue relevante antes de la Intifada y es importante hoy. “
Sahbat acude con gran alegría ese primer día a la nueva escuela. Se soltarán globos, un centenar, de colores y los niños serán niños como en todos los lugares del mundo, y correrán y jugarán a las luchas de espadas, ellos, y ellas pensarán en jugar al juego de las prendas, en sus fiestas de pijamas y en la amistad. Sahbat repartirá rosas, dulces como ella, y se mostrará encantada ante el aprendizaje del abecedario árabe. Y mientras yo me ‘enamoraré’ otra vez…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s