– El evangelio de Sabbat de Amathus – xxiv –

.

‘De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico a lo cómico’

José Ortega y Gasset

.

Espera

.

Ahora son la una y media de la mañana y él todavía no me ha llamado; aunque, ¿cómo se puede volver una así de impaciente, de improviso, cuando esta historia es esa misma quien ha procurado retardarla hasta el infinito? No sé pero creo que por algo me asustaba. A mí él no me parece nadie que vaya a andarse con ningún tipo de historias y durante todo este tiempo yo a lo que no quiero renunciar es a la idea del Amor.

‘Amas a un hombre y si no esperas por él o no luchas por él lo suficiente, no te salvas, seguro que no te salvas’.

Estúpida fidelidad al mundo de las ideas ridículas que alguien insertó en nuestra cabeza.

Y luego aquel día que hablo con él. Me desborda por completo con su dialéctica. Ha vivido en Caracas desde que era un niño. Su madre emigró con él cuando tenía dos años, y regresan hace tres. Fue cuando se estableció sólo unos metros más abajo del portal dónde vivía el padre de aquella niña, y yo comienzo a verle y él a verme a mí.

.

Deseo corazón

.

Y ahora es viernes, 3 de diciembre, y él dobla una esquina justo en el momento en que Ella y yo pasábamos por allí, y yo no puedo evitar volverme feliz para saludarle; feliz porque estoy muy feliz por el giro que ha dado mi vida en los últimos días; y le sonrío con una de esas sonrisas increíbles que uno lleva dibujada desde la mañana a la noche, en la cara, cuando es tan absurdamente feliz; y le digo: ‘Hola’. Y él me parece más alto de lo que yo recuerdo. Debe ser por el abrigo largo y sigue con sus gafas, las que un día aparecieron en su cara; y él me contesta de recibo con un ‘Hola’, y también parece un poco encantado.

.

Pedir un deseo

.

Y yo creo que eso ha sido por mi sonrisa. Pero esa sonrisa que le deslumbra esa tarde lo hace por culpa de otro hombre. Yo iba contándole a Ella lo inmensa que el hombre de la botella de ron me hace sentir. Y a continuación le digo: ‘Vaya, es que no nos vimos más desde aquel día’. Aunque es mentira. Hubo una tarde que sí, durante un instante; una en que yo casual o no tan casualmente iba con esa misma mujer, y los dos reaccionamos de forma extraña, como con ciertas reticencias, y entonces los dos hicimos por no saludarnos.

.

Lo cierto es que aquella tarde de septiembre en la que por fin nos pusimos a hablar, había venido a resultar como muy prometedora para la evolución futura de ”nuestra relación”; hasta que yo ejecuté aquella especie de corte imprevisto y salí huyendo a toda prisa de él; y luego lo único que hago todo este tiempo es evitar hasta pasar por delante del lugar. Y así, hasta otro día oscuro, y es entonces cuando me lo pienso. ¿Qué ocurriría si me doy media vuelta y le saludo? Le he visto a solas y bastante decaído frente a una pantalla de ordenador… Pero no lo hago. Alcanzo el portal del edificio en el que aquella niña sigue viviendo pero sin padre; y no lo hago porque creo que aún tengo fe en que lo que siento por el que vino a sustituir a aquel ideal… sea ‘Amor’. Y eso significa que dudas: ¿y si te pierdes?, ¿y si no esperas lo bastante y no luchas? Entonces se te mete en la cabeza, en la misma estúpida cabeza donde residen todas esas ideas ridículas, que no te Salvas.

.

amantes entrelazados

.

Pero luego de eso, me embarco en una relación de forma insospechable, casi sin querer, y acabo descubriendo de rebote, que lo que vengo sintiendo todos estos años no es eso que llamamos amor, sino deseo, lujuria, hambre de ternura y afecto…

.

Deseo pintado en rojo en la espalda

.

Porque yo soy muy afectuosa, eso es lo que ocurre; y soy un encanto, tienen razón, como ellos me han dicho: ‘Soy un encanto cuando me encuentro cómoda entre los brazos de alguien’; y por eso mismo descubro que no es ‘Amor’, es que eso no era amor, es que eso soy yo, era yo. Y si yo soy una mujer apasionada y generosa, y me gusta entregarme y que el otro se me entregue; para darle, como yo me doy, como me dejo caer o resbalar entre sus brazos, como si lloviera, como si el tiempo no existiera y todo calara; como si todo lo que existiera fuera esa extenuante y agotadora inmovilidad en la que eres incapaz a separarte del otro, ¿qué demonios tiene que ver eso con el Amor?

.

Deseo con lencer�a roja

.

Vamos a ver, y si esa persona que nos encontramos es exquisita, porque sabe amar exquisitamente y delicada, porque es una amante delicada y sensible, porque lo es por naturaleza… lo será siempre que se den las condiciones oportunas.

Y por eso si doy con alguien que considero exquisito, delicado y sensible, no es que ese ser sea único sobre la tierra, sino que a dónde vaya… ese hombre arrastrará esa forma de ser consigo; porque la forma de ser es lo más personal que tiene uno, lo más propio, lo que nadie te puede arrebatar.

Y cómo él … no digo que cientos de millones de personas de las que la vida está sembrada pero si multitud. Sólo hay que coincidir. Hacer por coincidir y es posible que ocurra. Así que lo que yo sentí por Él, podría haberlo sentido por cualquier otro si no me hubiera empecinado en Él; y hubiera sido otro y por tanto no era ‘Amor’, eso que se supone que existe, y sólo era lujuria y deseo y hambre de ternura y afecto… Soy yo sintiendo, queriendo sentir así, exactamente así y no de ninguna otra manera. Y por eso mismo el hombre de la botella de ron se niega a creer que lo nuestro haya sido sólo sexo, aunque no deje de repetírselo casi en cada beso. Pero lo era, era sólo sexo. Eso sí, un sexo exquisito, y tal vez porque a mí su polla me lo parecía.

.

Escanciando l�quiedas propiedades

.

Y la diferencia es que yo ahora ya lo sé. Y cuando te busco a ti, probablemente lo único que sepa, es que sólo sé que lo que tenía que descubrir ya lo sé. Y podrá ser o no. Pero lo mismo que podría haber sido con aquel hombre que me masturbaba mientras yo orinaba en su mano. Podríamos habernos enamorado locamente, porque cuando follábamos, follábamos locamente. Y entiéndase aquí la locura como lo contrario a lo que es cabal. Y follábamos todo el tiempo. Él se creía que nos amábamos, o que estábamos empezando a amarnos; porque tal vez nunca había follado con una desconocida que tuviera tanta hambre de afecto o de sexo. Pero es que yo con él era sólo un depredador y lo único que sabemos hacer los depredadores es Amar. Somos Amantes y devoramos a nuestros amantes. Incluso cuando estamos aquí, sobre el teclado. Porque yo ya había comenzado a follar con su mente incluso aquí, sobre el teclado; y por eso él cuando me leía, o cuando me tenía entre sus brazos sentía lo mismo. Decía:

‘Cuando no te veo no pienso en ti, pero cuando te leo o cuando estoy contigo…’.

Y por eso esa mujer seguramente le habrá pedido que a ser posible no me lea; para evitar que él sienta la llamada del ‘celo animal’, y ellos puedan preservar su ”amor”…

… el ”amor” de esos seres que descubren que aunque hasta hace unos días no se conocían de nada y estaban enamorados de otros…, al cabo de unos minutos, ya sienten que no comprenden como pudieron haber sobrevivido el uno sin el otro durante toda su vida hasta ese ”amor”.

Pero sería un error, tal como yo lo veo; porque no había nada de lo que sentir miedo; o su miedo sólo acaba de empezar; porque entonces tendrá que sentirlo constantemente, de cualquier llamada; y después de todo los herbívoros lo único que saben hacer es dejarse querer hasta que se cansan.

.

Espera

.

.

Anuncios

4 Respuestas a “– El evangelio de Sabbat de Amathus – xxiv –

  1. He leído los retales de vida que se van cayendo por las páginas y los he sentido cercanos. Me han hecho sentir. Gracias.

    _______________________
    _______________________

    Siempre me dices cosas que me Llegan. Gracias a ti.
    Tienes que perdonarme si no hablo mucho últimamente. Te leo… ahora iba a hacerlo pero tu página está caída… más tarde…
    La creación es un estado muy próximo al autismo :)
    Y ahora aunque aquí no se refleje… estoy en esa fase.
    Sonrisas para ti.

  2. Pingback: 2466 « El Espíritu del Chemin

  3. Pingback: Jornada decimoctava: MANSILLA DE LAS MULAS – LEÓN « El Espíritu del Chemin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s