La historia del farol de la mística…

.

‘Sólo suavizando y disfrazando la carne con preparación culinaria, que es susceptible a la masticación y la digestión; y que la vista de sus jugos sangrientos y horror crudo no despierta el asco intolerable.’

Percy Bysshe Shelley -

.

La mÃstica oscura

.

Nandara, he entrado en la terapia. ¿Sabes? Hoy te lo voy a contar yo a ti. Tengo un problema. Siempre repito la misma historia…

 

Descargar:

- audio descargable inaudible en la página -

.

Veo ese farol. Y siento la atracción de la mariposa. Soy una polilla. Me muero por revolotear alrededor de ese farol. Entonces pienso que en aquella ventana, la última ventana, hay una ventana abierta… Por qué me quiero arriesgar. ¿No te das cuenta de que siempre, tú que me has leído mucho, estoy repitiendo la misma historia? No entiendo por qué. Me pasó el año pasado con el tema del biólogo pero igual que aquello fue… sucedió… me lo pedía el cuerpo… Era un ocho de enero, yo había recibido un correo de Justo Beethoven que no me gustó. Nos habíamos visto el 5 de diciembre. De verdad que necesito ayuda para pensar Nandara. Lo llevo claro si espero que él me la de. No puede ser tan Especial. Es lo que me digo. Me estoy engañando. Tengo que haberme equivocado con él. Pero yo te cuento. Es el único diferente porque no puedo entender que fue lo que me sedujo de él.

Yo recuerdo que estaba apoyada en aquella esquina, la chica del ganster. Entonces lo era. No sé cómo llegué hasta allí. No sé si lo vi entrar en la pista desde el principio. Recuerdo aquella esquina y algo hubo ahí que no sé, porque es como un instante detenido en el tiempo.

Me duele este momento. ¿Por qué me duele ese niño? No me tiene por qué doler de nada. Quiero haber dado con él. Pero a la vez… temo haber dado con él.

Mi problema es que por qué no me he preocupado de llamarlo por teléfono para confirmarlo, porque no he querido hacerlo, por qué me estoy vendando los ojos, por qué me los vendé otra vez.

Y es la atracción del farol. Me tiene atrapada. Tengo la sensación de ser la mariposa a punto de abrasarse, la polilla. Y tengo la sensación de la mujer que va a morir en aquella ventana. Me preocupa aquella ventana. No sé por qué quiero entrar en esa habitación si me espera el horror. No quiero que me espere el horror. No lo soportaría. Creo que me suicidaría allí mismo. Si algo va mal. De hecho esa es mi apuesta. Esa ventana. Sé que esa ventana es mi destino oscuro. Y debo estar muy lejos del amor. No entiendo, no entiendo lo de este niño. No lo entiendo. Me obsesioné un poco con él. Es como mi recuerdo… es como si estuviera aprisionando un recuerdo, mordiéndolo como si fuera carne. Me gusta recordarlo. Es descorazonador esto porque es desconocido para mí. Me da miedo aquella ventana. Me da muchísimo miedo que me ocurra algo malo. Me sentiría culpable por andar jugando. No me gusta sentirme culpable. Tiene que ser con claridad. No lo haré Nunca. Si averiguo antes.. Si dice que no contestará más por escrito, ¿significa que debo llamarle? Me da miedo quien se ponga al teléfono. Ahora sí mucho. Porque hice algo dramático. Le envié mi cara y mi sonrisa. Me da miedo quien sea. Porque si es el niño aquel… no, no me da miedo. Sé que con él estaría segura, lo sé. Con Juan Nadie sí. Y éste me dice que no le desea daño a nadie. Que diga eso es muy buen síntoma. Tengo que hacerle pensar en mí positivamente, Nandara. Tienes que ayudarme, me siento perdida. Haz por mí lo que yo hice por ti ahora. Ya sabes que yo te hostigué. No estás obligada, haz lo que quieras. Pero ayúdame a pensar, por favor, que estoy sola, que sí, muchas colegas pero ahí estoy perdida.

Soy la chica de aquella esquina y me pareces adorable. No quiero perder sus Ojos.

Si me mira mal … perderé los ojos más profundos del Mundo. Es un océano de profundidad. No me puedo haber equivocado tanto. Me quiero hundir a través de sus ojos, es lo que me pasa. Nunca me había pasado. No lo entiendo. Y tengo que ser una paloma en la Noche, la del cuadro de Magritte. Podría entrar en esa habitación en forma de paloma. Me gustaría imaginar lo que sucede ahí dentro. Hotel… en Madrid sí que sería una Aventura, pero con Juan Nadie. Para tener la sensación de los viajeros. Uno cuando viaja se desorienta, cuando sale del entorno… pero mi fantasía en Deva…

. 

farol en la noche de Madrid

.

. 

Al revés del principio…

 

 

About these ads

2 Respuestas a “La historia del farol de la mística…

  1. Demasiado miedo e incertidumbre como para dar un paso claro,porque no aclararte las dudas,tus dudas más profundas?Si te sabés repetidora de la misma historia,quizás esta sea diferente,quizás sea más de lo mismo,solo vos lo podés saber y no es necesario siempre meterse en ella para saber como termina,el asunto es como vayas a esa historia,como caminás a esa situación.Un beso

    _______________________
    _______________________

    Se arreglaba haciendo una llamada de teléfono pero no te adelanto resultados. Un beso :)

  2. Pingback: In my secret life o con música de Leonard Cohen… « - LA MÍSTICA OSCURA -

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s