De los orígenes del juego del Deseo…

.

“Cada vez que un hombre /me abandona/me vuelvo más hermosa.// Más hermosa…”

.

Te miro

.

Poema núm. 100 del poemario ‘Te miro’

Maram Al-Masri

.

Candela Arias había llegado a detentar un gran poder dentro de la organización de las criaturas. En teoría su labor no era otra que la de mostrar una cara más afable que la que la mordiente kasandra se prestaba a ofrecer al Mundo mientras se esperaba por no sé sabía bien quién que aún tenía que nacer… Pero todo comenzó cuando Candela Arias empezó a apropiarse de los diarios íntimos de las otras criaturas imaginarias… Candela Arias había nacido sin corazón; aunque otras versiones del mito cuentan que aquello no sucedió originariamente así… Por ejemplo, aunque ha llevado algún tiempo averiguar la procedencia del ente virtual llamado kasandra… ahora se sabe que su madre fue un varano del Nilo que tuvo un lío onírico con un lince ibérico. Ella misma se lo contó una mañana al estimado Prof. Luri, cuando éste le preguntó dónde se había metido… y eso a pesar de que se dice que los reptiles no sueñan.

– Ya sabe usted, don Gregorio, que tuve problemas para escapar de la madrugada de un astuto zorro. Y si no fuera porque tengo cierta experiencia con las madrigueras quizás nunca hubiera hallado la salida… Mi madre se arrastró hasta un promontorio colonizado por las termitas africanas. Mi madre por instinto varano sabía de sobra que si depositaba sus huevos allí alguna de sus crías tendría alguna probabilidad de sobrevivir. El por qué las voraces termitas respetan los huevos del varano es todavía un misterio; uno de esos extraños dobleces químicos con el que la Naturaleza establece sus alianzas, libre del dominio de los mecanismos propios de dominación del hombre: el miedo y la esperanza.

Y mientras la madre se alejaba del lugar porque los varanos se desentienden de sus huevos así… Kasandra se preparaba para eclosionar. Arrastrándose logró dar con una vía de aire (algo que muchos varanos ni siquiera consiguen) y en sus primeros balbuceos se divirtió cazando insectos y alguna repugnante rana que jamás tendría la suerte de ser besada por una princesa… pero pronto se convirtió en una ladrona consumada, a la que sólo el peligro era capaz de estimular. Robarle pescado al hombre era una labor ardua pero a veces alguno, azotado por las olas de calor de la tarde, se tumbaba a dormir alguna siesta que ella aprovechaba para hacerse con una comida fácil que reposaba ya muerta y esperando por sus fauces sobre las rocas. El hombre era el peligroso enemigo a burlar por cómo apreciaba su exquisita carne… Pero los leones tampoco la intimidaban, y alguna presa les arrebató así, sorprendiéndolos mientras ellos la exploraban con cierta curiosidad pero sin decidirse a atacarla. Y luego también estaba aquello de su debilidad por los nidos de los huevos de cocodrilo… custodiados no sólo por ellos sino también por una asombrosa red de espionaje. Malditos pájaros delatores… Aunque para eso existían las intifadas de varanos. Así había sobrevivido Kasandra, conociendo las aguas urobóricas en que moraba la también criatura anfibia llamada nadha, nacida del limo, en la cresta del limo, donde la diosa oscura hizo brotar la belleza en forma de loto.

Con la llegada de la nueva dirigente, Candela Arias, a kasandra se le concedieron unas merecidas vacaciones que la pasaportaron de inmediato al inframundo de la seguridad y el descanso; y allí permaneció sumergida en el fondo del río durante lo que me parecieron primero horas, que luego se convirtieron en meses, y que bien pudieran haber sido hasta años… hasta que nadha la avisó de que la esperaban en la superficie para disputar un partido. ¡Kasandra: necesitamos tu saque…! La voz de la pequeña nadha hizo sonreír a Kasandra. Kasandra con su cola de varano o ganaba o empataba pero nunca daba por perdido un partido. Eso sí, ningún juez hubiera aprobado lo que hizo…

.

extrañeza

.

Candela Arias había descubierto al niño escondido en los cuadernos comunales de Yladah y arrebatada por un Deseo que la desconocía, decidió insuflarle vida al golem de las criaturas: ¡Shem! Y el escritor, un cíclope con cuernos de astado que surgían de su espalda, se puso en movimiento…

.

.

Al revés del principio…

Anuncios

3 Respuestas a “De los orígenes del juego del Deseo…

  1. Yo he visto esa mezcla de varano y lince ibérico,puedo decir que soy el único que lo ha visto, es magestuosa, sigilosa, peligrosa, letal, defiende lo suyo, caza sólo para vivir. Cuando la vi, no le tuve miedo, me inspiró confianza y respeto, me miró, y con su mirada me transmitio una velada amenaza si tocaba lo suyo, pero enseguida comprendimos que no teniamos porque temernos, y nos respetamos…

    _____________________
    ___________________

    Tú es que eres la hostia compañero :))
    De verdad que fuiste el único que se comportó conmigo como un colega y me aconsejó bien. Si donde esteis los tíos :))
    Llevabas razón pero era un gilipollas xD ;)

  2. Pingback: Del suicidio y la conspiración filosófica… « Los cuadernos de Yladah

  3. Las jaulas siempre son jaulas, aún estando abiertas de par en par… besito pupita, Kasandra :)

    __________________
    __________________

    Una carcajada a primera hora de la mañana no está mal :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s