iii. O el desconocimiento en ‘LA INMORTALIDAD’

.

.

‘… Donde las penas vierten sus flujos…//’

– HOWARD PHILLIPS LOVECRAFT –

.

.

DESPEDIDA INEVITABLE

.

Y ayer por la mañana sentada en un banco del mismo parque lo descubrí, por fin… la mujer de las grandes zapatillas había sido un episodio en la vida erótica del protagonista… el episodio que le llevaba incluso a pensar lo terrible que sería para un terrícola encontrarse con una mujer de la que se desconociera su pasado extraterrestre

”’… y por eso no las entenderán en absoluto; nunca sabrán que efecto tendrá en esas mujeres lo que digan o lo que hagan; nunca sabrán qué sentimientos se ocultan tras sus hermosos rostros. Con mujeres hasta tal punto desconocidas sería imposible hacer el amor, se decía Rubens…”’

No podía existir un símil más contrario a mí porque yo lo había puesto todo en sus manos… Mi entrega simbolizaba la paradoja perfecta, aunque esa sólo era una de las posibles maneras de interpretarlo. Porque a ver… ¿y qué sabía en realidad yo de él? ¿A qué me refiero? A que páginas más adelante… cuando se mencionan por cierto esas grandes zapatillas bajo las que Candela Luminosa dibuja a su particular muchacha gótica (voy a olvidarme de sus brazos en jarras porque parece que no corresponden al dibujo, que no quieren pertenecer a él y son más producto de su impericia infantil que de otra cosa) y la melancolía de los zapatos de él, el protagonista telefonea a Agnes para comunicarle un próximo viaje a París y ella se niega a verle.

”’- De verdad que no tengo nada contra ti. Esto no tiene nada que ver contigo. Es algo que sólo me concierne a mí”’

Es rechazado y se acuerda entonces de la estudiante australiana.

”… Aquella también había sido rechazada por motivos que no podía comprender. Si hubiera tenido ocasión, la habría consolado con las mismas palabras. ‘No tengo nada contra ti. Esto es algo que no tiene que ver contigo. Es algo que sólo me concierne a mí’. Comprendió de pronto intuitivamente que su historia con la mujer que toca el laud había terminado y que él nunca sabría por qué. Igual que la estudiante australiana nunca comprendería porque había terminado su historia…”

.

.

enlazado en: De los secretos y lazos de lo invisible…

.

Anuncios

2 Respuestas a “iii. O el desconocimiento en ‘LA INMORTALIDAD’

  1. Pingback: Fue « Los cuadernos de Yladah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s