EL HOMBRE DEL CAMINO FRANCÉS… (NEXUS)

(EN PREPARACIÓN)

.

.

‘Cuando todo está perdido, el alma da un paso al frente…los he llamado ángeles disfrazados. Eso eran, pero por lo general lo comprendía cuando ya se habían ido…’

‘Nexus’ (1960)

HENRI MILLER

.

.

.

.

Mujer en una playa

© Jesús Millán Cueva

.

.

.

.

Érase una vez una mujer… o una playa…

O quizás fuese una mujer de la que otra mujer dijo:

‘Eres como una playa. Las mareas te suben y te bajan. Y luego tú vas mirando todos esos objetos: conchas, estrellas, palos, piedras… cadáveres, como prefieres llamarlos… que se quedaron depositados sobre la arena… o tomas notas de los que la Mar se llevó…’

.

.

Era, creo recordar, el día de fin de año, de aquel año. Y érase quizá uno de los más terribles momentos en la vida de aquella mujer… ¿Pero y yo quién soy? Una gaviota, y ya se sabe las gaviotas, qué necesidad de los litorales y como profetizamos el temporal.

Érase él, un beso virtual que llegó y que hacía el número cien o doscientos de aquella semana. Pero más seguro de sí mismo que todos los anteriores. Ella que respondió sí pero con desgana. Él que quería saber a dónde le envía la fotografía que prometía. En su perfil no figuraba. Ella que dijo breve, como era cuando su pasión se ausentaba: ‘Aquí, claro’. Él que le dijo que le encantaba lo minimalista que era pero con esa ironía del que poco sabe que tiene que hacer… Ella que en cuanto vio la fotografía del hombre… cambió inmediatamente de opinión.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

MICHEL SCRIABINETUDE Op 8 Nº12

.

Anuncios

59 Respuestas a “EL HOMBRE DEL CAMINO FRANCÉS… (NEXUS)

  1. NEXUS Conectado en las últimas 24 horas

    Edad: 39, Mediterráneo, Divorciado/a, PAIS VASCO, España

    Buscando:
    Mujer, Edad: 30 – 39

    General

    QUE COMPLICADO!!!!!!! Ante todo buena persona y muy natural. Soy extrovertido,con muchooooo sentido del humor,me gusta reirme, ameno,buen conversador,culto, de mentalidad joven, muy vital. No se, cualquier adjetivo parece fanfarronería, y no es mi estilo, No me agradan las personas grises y aburridas. Me gusta hacer deporte con los amigos(pádel y tenis). Y dar grandes paseos por mi ciudad …

    Hijos: 2

    Religión: Católico

    Bebedor/a: No bebedor/a

    Fumador/a: No Fumador/a

    Comida: Comida Variada

    Ocupación: Hostelería y Turismo

    Educación: Licenciado Universitario

    Idiomas: Inglés (Fluido), Francés (Fluido)

    Intereses: Naturaleza, Museos/Galerías de Arte, Música Country, Música Alternativa, Música Dance/Electrónica, Música de Jazz/Blues, Música Latina, Música de New Age, Música Pop/R&B, Música Rock, Música Variada, Literatura/Historia, Atletismo, Tenis/Paddel, Baloncesto/Voleibol, Teatro/Ballet, Viajar/Turismo, Cine/Películas, Cocinar, Vino y Degustación

    Apariencia

    Todo el que me conoce, dice que aparento menos edad que la del DNI…pues gracias…. Mido 1,88, cabello claro y bonito. Ojos azules-verdes, según el día son mas azules o verdes, pero si la compañía es de 10 se me ponen muy brillantes.
    Me gusta vestir de forma variada. En dias laborables(por el trabajo) llevo traje, pero en w.e. me gusta ropa mas informal y joven.

    Color de Ojos: Verdes

    Color de Pelo: Castaño claro

    Constitución Física: Delgado

    Buscando

    Tal vez busque un imposible.Una mezcla de Chica simpatica,extrovertida, vital, conversadora, educada,femenina,un poco ”gamberra”, cariñosa y a su vez apasionada. Romántica. Vamos un imposible!!!!!!…peeero si estás ahí….po favó….toca la puerta yaaaaaa!!!!!!!!

    Fisicamente Delgada y talla media-alta

    Género: Mujer

    Edad desde: 30

    Edad hasta: 39

    Buscando: Amistad, Aventura, Relación estable, Romance

  2. Y CLARO ÉL SE HA DADO CUENTA Y ES QUE LA FOTO… SÉ QUE ANDA POR ALGUNA PARTE DE KSNDR PERO… JUGAR TAN SUCIO AQUÍ NO SE JUEGA… SÓLO VAMOS A CONSTRUIR UN RELATO… DE ACUERDO… UN RELATO CON LA REALIDAD DE LO SUCEDIDO.

    JLEEEEE,!!!!!

    Lo del mesenger y hablar contigo me apetece muchiiiiiiisimo…pero tengo algún problema en mi ordenata…y no puedo activarlo. Mi propósito para el próximo año es ponerlo en orden( coño, si solo faltan 6 horas..uy,uy,uy!!!!)….jo, parece increíble..que parecía ayer cuando hablábamos del fin del milenio y de la entrada del Euro….y sin embargo….nos acercamos mas a esas pelis antiguas de ciencia ficción que veíamos el año 2005/2010 como el apocalipsis final. Ya ves…la vida tiene dos días y hay gente que todavía no sabe aprovecharla.

    Me alegra saber que ers mas habladora. A mí me gusta mucho la conversación( y muchas mas cosas, je,je,je)….y escuchar( algo que se va perdiendo…ya que está lleno de YOYOISTAS…ya sabes…yo,yo,y luego yo). Me gustó mucho tu perfil( me puedes alguna foto más clara….como regalo de….fin de año( no se me ocurría nada..ja,ja,ja)….¿Te ha gustado la foto????………

    Como llevas las fiestas?…….es una pasada lo que el ser humano puede ingerir……cena de trabajo, comidas familiares, Nochebuena, Navidad, comidas con amigos, Nochevieja, Año Nuevo, reyes…..un poquito de po favó!!!!!….Que lleguen las rebajas!!!!…..y el sol, calor y verano(la época que mas disfruto).

    Ah!!!!…desde la fecha de la foto( principio de verano)…he adelgazado…y me encuentro mucho mejor….hago deporte(páddel) con asiduidad. En día laborable soy serio y trabajador, con traje y corbata( puesto de responsable…que le vamos a hacer…..la imagen cuenta)…….pero reconozco que en w.e. visto de manera informal( ahora eso sí siempre aseado, limpio, y solo con pelos en la cabeza…ja,,ja,ja), vaqueros y ropa mas juvenil……y soy mas pillo, rebelde, chisposo…..uf!!!!!!!…..que de cosas te he dicho ya, no?????…….Si te sigo interesando…….pues…GENIAL!!!!!!

    CUIDADO, con esas ocas …¿Que te pasó?…¿te atacaron?..¿que estabas haciendo…ummm!!!….?

    Dos besos……

  3. 17/03/04 … ANTIGUO APUNTE QUE PUBLICA EN SU DIARIO:

    Una vez estuve muchos días sin leer a ‘alguien’ a quién solía gustarme leer. Fue porque en las primeras líneas intuí que en lo que había escrito existía una intencionalidad de crueldad para conmigo pero yo pues como ya no lo era ni conmigo… y por eso decidí alejarme por un tiempo. Me había curado de cierto tipo de morbosidad… Luego regresé a leerle pero siempre que estaba segura de que esa persona tenía bien sujetas las riendas de su inevitable instinto.. A eso me refería con Curiosidades escritas con mayúsculas.

    Para curiosidades con minúscula una anécdota minúscula:

    El sábado me fui a dar un paseo con Candela Luminosa al parque del estanque de los cisnes pero yo le conté que según lo que me habían contado, lo peligroso allí eran las ocas y que en muchas casas de aldea las utilizaban como perros (o perras) de guarda. Total que andábamos por allí cerca, ella sobre los patines y yo tirando de ella y me dijo:
    – He visto un huevo. Acércate.
    – No, porque si hay un huevo, eso significa que hay un nido y las hembras de todas las especies suelen ponerse histéricas cuando uno osa aproximarse a lo que incuba (o considera suyo).

    Pero total que insistió y yo por seguirle un poco el juego me acerqué demasiado al estanque por la zona de los juncos y en esto veo que de no sé dónde sale echa una fiera una cosa con plumas pegando picotazos en el aire y ladrando y yo ni me lo pensé, salí disparada en dirección a Candela Luminosa, ¿qué dónde estaba?. A cincuenta metros corriendo como loca encima de sus patines.

    Así que cuando me reinserté en la zona pavimentada del parque y sentí como los gritos de la oca o la pata o lo que fuese (ser era parda) se detenían, le grité:
    – Oye, no te marches, que a ti no te va a hacer nada. ¿Tú no sabes que todos los animales tienen dos distancias… la de fuga, y la de ataque y etc…?

    Y a los dos minutos Candela Luminosa quería que volviera a intentarlo. ¡Anda la niña!, ella y su gusto por los experimentos. ¡Ah no!. y eso sí que no….

  4. ÉL

    JLEEEE!!!!!!!!

    Lo primero…FELIZ 01 ENERO !!!!!!…….increíble……hace poco hablábamos del milenio y de la entrada del Euro…..y estamos instalados en fechas del futuro( esas que los directores de cine de ciencia ficción marcaban llenos de marcianitos, Apocalipsis final y una Tierra devastada…ja,ja,ja)

    Sobre lo de tu diario….sigo sin tenerlo claro( lo siento soy curioso y observador por naturaleza)…..desapareces del diario porque “alguien” tiene crueles y morbosas intenciones contigo???………Mira…..leyendo tu diario y tu perfil…..lo que haces es atraer el morbo y la polla tiesa al 98% de los tios( ese porcentaje sigue teniendo el cerebro ahí instalado)..y también habrá, en número menor, chicas que se pondrán húmedas al leer tus “experiencias”. ¿Eso es lo que buscas?….o ¿ eso es lo que quieres??……los tios ven en ti…una chica “perfecta” desinhibida, liberal en el sexo, felaciones, correrse en tu boca, que les chupes el agujero del culo……VAMOS A 1000!!!!!!!……….y además pones nombres a tus experiencias( imagínate el ego masculino, si ya está crecido…díle que además es bueno en el sexo…ja,ja,ja). Por eso….intento comprender ese Diario..que debería ser íntimo……y sin embargo tu lo haces público..??????………Sigo pensando que tu tienes mas inquietudes que el sexo( por cierto es algo que por suerte me ha tocado hacer con frecuencia…pero si hiciera mi diario público…..ja,ja,ja…mejor me callo)…..como decía……te leo…..veo tus gustos musicales, Camino de Santiago, rodeado de niños en tus fotos, fotos de espalda y de lado..no se…como ignorando…a los ignorantes???)……….sensible( aunque des imagen de desinhibida, cargada de emociones( eso me gusta mucho de ti…VITALIDAD!!..ya que me veo reflejado)….y como comentaba en mi perfil….NO ME GUSTA LA GENTE GRIS Y ABURRIDA………Un día te contaré la Historia de la realeza y aristocrática de San Sebastián( la llamada Belle Epoque…desde Isabel II, a la Reina Mª Cristina, Alfonso XIII, )…..llena de anécdotas…..
    Pues ya está……..Besitos suaves en tus labios…esos de rozar ……4….solo….4……

    ah!!!…..lo de la oca!!!….ya me acuerdo la zona de los juncos…..ja,ja,ja…….yo me metí en medio de una pelea…de ocas y patos contra un pobre pato…..ja,ja,ja….casi lo matan…..peeeero!!!…..ahí estaba superman…..y logré salvarlo. Vamo no entiendo como el alcalde no me hizo hijo adoptivo…ja,ja,ja,ja
    Y lo de las distancias de ataque y fuga….te contaré algo…….Yo soy Agente de Viajes( tengo un puesto de responsable en XXXXXX)…..y soy aventurero en todo( he viajado, he visto mundo, me conozco el panorama nacional, me he mezclado con la gente, he ligado, he follado….)…..

    y recuerdo un viaje a Kenya…..Íbamos en una furgoneta de 7 personas medio descubierta…..recuerdo que era el Parque de Samburu. En Samburu, cerca del Río Samburu, está lleno de árboles, vegetación, y no ves mas de 5 metros delante tuyo. Delante y al lado nuestro había una manada de elefantes grandes, pequeños, bebes,…un montón…..Nos debimos acercar tanto…..que de repente( y mira que son grandes) apareció de la nada la matriarca del clan y con las orejas despegadas cargó hacia nosotros(…..solo decirte que a Willy desapareció…jamás le sentí mas pequeño)….hasta que paró a escasos 2 metros….nos pusimos todos pálidos y nos fuimos….El guía dijo ” sólo quería marcar el territorio que no hay que pasar”….y yo le contesté…..” y como sabemos donde está esa frontera…”……¿lo sabes tu???

    Bueno besazos….ahora un poco mas intensos….solo con los labios…..y rozando levemente tus pezones…..

  5. ELLA EN SU BLOG:

    Igual que hay mirones (se me olvidó la ortografía correcta de la palabra en francés) hay exhibicionistas. Creo que yo lo soy, y no hay que darle más vueltas. No me callo nada, y supongo que hago sufrir a los míos cuando me empeño en compartir con ellos mis experiencias. Pero cuando dejo de compartir, y eso sucede, ya no hay vuelta de hoja. Mi confianza se ha roto. Un día conocí a alguien del que me enamoré tanto que comencé a contárselo todo a él. Se lo contaba a él y a nadie más y así me vida comenzó a cambiar y a mejorar porque lo que hacía era verterlo todo en unas libretas… y él me lo aceptaba, aunque no nos unía ningún compromiso. Me sanó. Eso comenzó a sanarme… luego la vida dio muchas vueltas y acabé aquí (antes de ésta hubo otras páginas y bitácoras). Y supongo que lo hago porque deseo encontrar a alguien que me acepte tal y como soy, con mis fallos… y esto es una ventana. Por supuesto que no me escribo con todo el mundo. Yo no busco cartearme. Ocurrió que ayer pues por tu foto y por tu imagen y tal vez porque tenía un poco de tiempo… me carteé contigo pero no es lo habitual y tampoco puedo dedicarme a eso. Hay una búsqueda, sí y mientras por el Camino voy encontrando a gentes del camino, gentes que siempre merecen la pena hasta un punto del camino…

    Soy morbosa, soy sexual, soy desinhibida… también sensible y tierna y sí que tengo otros intereses personales pero aquí hablo de lo que quiero hablar … otras cosas las considero más personales… no sé… es complejo. Mi diario es una prolongación mía y a veces cuando siente miedo se encoge como tu willy pero vuelve a crecerse. Y no creo que nadie pueda comprender las motivaciones de las otras personas con cuatro explicaciones esquemáticas … porque parte del secreto y del sentido de la vida es ese: esforzarse por comprender los por qués de los demás. Y si alguno no interesa o se es incapaz será que esa persona no está en la línea de lo que buscamos y hay que seguir por otros lados.

    Luego de ti, me gusta mucho tu tono. El cómo cuentas las cosas, tu talante… esto del Samburu. A mí me encantaría seguir conociéndote, que siguieras contándome cosas, aunque tú mis respuestas te las encuentres como voceadas hay fuera… pero no voy a pedírtelo. Yo no suelo pedirle nunca nada a nadie… si te quedas cerca, genial. Si sientes interés genial. Si un día decides acercarte a conocerme en persona… más genial todavía. O yo voy, yo que sé… si te escribo es porque tal vez cuando me muestras tu foto, yo siento ”algo”. Y menuda estupidez porque yo no siento nada en absoluto por este medio y menos algo físico pero… cuando veo la foto… ese hombre me atrae. Y yo no anidé. Y a lo mejor soy un pájaro, o no… a lo mejor sólo una cabra con un compañero por compañero de camino: tigre.

    Ahora todas tus preguntas y consideraciones… ¿por qué te quejas del morbo que suscitas si tú no haces más que excitarlo?… pues, una contradicción. En la vida real me ocurre lo mismo: a veces soy o he sido una mujer muy provocativa pero no dejo que se acerquen a mí y me molesta que me miren. Paradójico, ¿no? Pero es que los seres humanos somos complejos porque el mundo a veces lo es… y nosotros somos los que nos adaptamos a él. Soy una persona peculiar, como tú, como aquel, como el otro, y cada cual tiene sus rarezas y la mía viene a ser esta grafomanía.

    Así que no pierdas tu tiempo conmigo. Yo no quiero cambiar y sólo camino en la dirección de mi búsqueda. Me he ido encontrando y quiero seguir haciéndolo y si de vez en cuando puedo no sentirme sola y compartir momentos con otros de ternura y pasión y Vida… eso será maravilloso.

    Un beso (y que no te moleste si al rato ves esta carta u otra similar ahí fuera… esto soy yo y creo que es mío, sólo que lo he escrito sin reflexionarlo y así voy a enviártelo a ti… y luego cuando lo lea… a ver lo que me dice).

    Alguien me pregunta…

  6. RESPUESTA DE ÉL EN PRIVADO

    JJJLEEEEE, VOYEUR( Mirón en gabacho)

    He leído con atención tu escrito……y está fenomenal…….y no tengo ninguna intención ni de juzgarte ni de analizarte ni nada por el estilo……..faltaría plus!!!!!!!………Mi opinión tiene el único valor de conversar contigo…..y a ser posible…..esbozar una sonrisa, sentir un abrazo ( no de amigo…..sino de esos que notas cariño y pasión a la vez), unos besos( de los suaves en los labios)…..y todo el morbo que nos podamos provocar…..usando la imaginación, la provocación y la ternura( difícil, no??)….. pues sí……porque los hombres caen…… o en la ñoñería mas cursi y romanticona…..o en el sexo= penetración…..y como es mi polla, y que bueno soy…y te la voy a meter….ja,ja,ja,ja……..Perdona…..es que me hace mucha gracia.

    Estaba recordando una fiesta este verano…..después de la cena, copas en un pub…luego en otro, mas tarde en otro…..pues como es normal acabamos en una discoteca muy conocida……serían las 4 de la mañana…..había 70 chicos y 30 chicas( como siempre…el ritual del buitre……chicas en el centro…..chicos alrededor con la copa en la mano( detalle que no falta)…y lanzando miradas arrebatadoras de conquista….ja,ja,ja……Total….a las 5 de la mañana…..quedaban alrededor de 30 chicos y 8 chicas………a las 6 de la mañana……..el espectáculo va a empezar!!!!!……queda 1 chica…bueno chica por ser genesoro…..una mujer alrededor de 50 tacos, antilujuria, fea de cara, cuerpo gordo, borracha, ropa nada sexy…….pues hete aquí….que 2 buitres de 25 tacos se lanzan al ataque mas ridículo y patético…..para ver quien se la follaba!!!…..mi faceta de voyeur…..y de vuelta de todo esto ….me hace vivir la noche con esa mirada de voyeur…..alucinado!!!………que falta de imaginación y que todos los regalos(Willy incluido)…tienen que ir en envoltorio de regalo y sorpresa…….HASTA AQUI……por el momento……ja,ja,ja

    Me caes muy bien, y ya te dije que la sensación que tengo contigo…es tu necesidad( si quieres otro adjetivo..úsalo)….de que te sorprendan, te mimen, y te sepan envolver…..con ternura y fuego…….Al ser tan desinhibida( me gusta, que conste) atraes a un hombre buitre……y además lo sabes…..por eso te sorprende cuando conoces cosas o NEXUS diferentes( lo siento..no tengo abuela!!!…y tu sí!!!!….ja,ja,ja).
    Y eso de que …”no pierdas el tiempo conmigo”…..que es un auto castigo????…o simplemente….reclamas un poco mas mi atención??…..

    Y no me molesta nada que publiques cosas….ya sabes….uno debe saber donde se mete…..y ser inteligente para saber donde está la frontera entre el ataque y la huida…

    BESITOS…en tus pezones( en la foto me gustaron mucho) muy suaves. De un chico interesante y lleno….de morbooooo

    JLEEE !!!!!!

    Te dejé mi voz en tu contestador….pero……me habría gustado dejarte…..algo…….gracioso……increíble……sexy…….tierno…….salvaje……dulce…..erótico
    ……..muy atrevido……..pero…….lo siento……..no entro por tu línea……..

    10 besos….a la carta

  7. EL HOMBRE DEL CAMINO FRANCÉS DICE:

    JLEEEEE, REINA DE OCAS!!!!!!!!!
    Estaba con mis pensamientos( el mejor momento para un monólogo……y que no te moleste nadie)……y siempre me ha gustado pensar en lo que hay y no hay, entre lo que coincide y diferencia…….la casualidad, de la causalidad…..hay gente que opina que una es puro azar( casualidad)…y la otra provocada por algo/alguien( causalidad)……….Conocer a alguien interesante….que….normalmente….pasarías a muchos kms al lado…sin saber que existe…….
    El otro día mi madre me contaba( me gusta mucho escuchar las historias antiguas…y de personas cercanas……aprendes a valorar todo lo que te rodea…y que no se puede ir a la velocidad que vamos en la actualidad…a veces sin saber porqué)……..como decía……….

    Cuando mi madre tenía 20 años( situación 1950 mas o menos)….fue con una amigas de peregrinación a Roma……después de muchas horas de visita……decidieron descansar en la Plaza Navona( lo conozco, y para mi es emblemático)……mientras las amigas tomaban un helado……mi madre se sentó en el borde de una fuente y poco después se acercó un señor( por referencia materna…nada del otro mundo)……y se puso a hablar, y hablar….y mi madre le escuchaba muy atentamente y con educación………El hombre se quedó prendado de que mi madre le escuchara tan educadamente…….que……cuando llegaron las amigas……le explicó a una de ellas…..que era un empresario de baleares, con dinero, que tenía novia…..pero si ella( la amiga)….consideraba que era suficientemente interesante para declararse a mi madre, y que en consideración le regalaba unos botones de nácar( imagínate,….traidos de Sumatra…un lujo en esos tiempos….no existía El Corte Inglés ni Zara, ni nada)…….y todo porque mi madre le escuchó……..Y…..el tema quedó ahí……mi madre se fue con las amigas…..y la caja de botones( que aun conserva…y por eso nos cuenta esta historia)……….

    Y aquí viene….las casualidades y causalidades…….¿En estos tiempos?……¿hubiera ligado de la misma forma?…….¿ y si hubieran tenido móvil?….¿O correo electrónico?…..¿otra educación?…….tal vez mi padre habría sido él….pues sí……tal vez….habría sido él…..

    1000 besos…….besitos en tu nuca…..en los labios…..y tocarte suavemente tus pezones…..y tetas…….

  8. RESPUESTA DE NEXUS

    JLEEEEE, !!!!!
    Mi madre( viuda)…..tiene una cantidad de historias muy interesantes de su época……y siempre me han parecido fascinantes. Trasladar esas historias a épocas recientes…suenan a veces…..a cuentos infantiles, tebeos….te hace sentir niño…..como en un mundo rosa…..que nada tiene que ver con la visión de las películas tipo Hollywood o el Cuéntame de TVE1…….Es rosa…..inocente….tremendamente ingenuo…..con unos valores…..que me río ahora donde hay gente con valores…. Lo de Roma….es de una ingenuidad y ternura(tal vez por la forma y tono de contarlo)…..que te apenas del pobre hombre…que no consiguió a mi madre…pero fue muy feliz…con alguien que le escuchó….y….le regaló una caja de botones de nácar( sin esperar nada a cambio…….eso,…hoy…con las prisas y los egoismos….es…..inviable)

    Roma….es una locura……monumentos…..la gente….el tráfico( los pasos cebra…ja,ja,ja….eso solo el dibujo…..los romanos piensan que es parte de los monumentos), el bullicio, y las Plazas……y una de ellas es Palza Navona….mas larga que ancha…..rodeado de las mas famosas gelaterías…..en la Plaza..esculturas y fuentes…..e infinidad de artistas…pintores, bohemios….tiene alma esta Plaza!!!!…….y la noche en Roma…..uf!!!!!!…….

    Y no intentes cerrar todos los interrogantes……¿para que?……imaginación….imaginación…..aunque no sea la real…….

    Y lo de San Sebastián y todas sus anécdotas cuando quieras….Tienes suerte!!!!!…el mejor guía…está libre!!!!…..y además….está bueno, es ameno, atractivo, morboso y tierno( ya sabes….no tengo abuela…ja,ja,ja)……Y entre nosotros casualidad/causalidad???…..piénsalo……pero te va a ser muy complicado…..encontrar…..la frontera……

    Donde quieres estos besos????

  9. A ver yo no hago nada en particular porque como astróloga no me vas a ofrecer por ninguna parte, ¿no? Y lo hago todo en un momento dado. No sé, puede ser cualquier cosa que sea sencilla que yo pueda aprender que es lo que mejor se me da: trapecista, por ejemplo, o astronauta. Pero si no camera de hotel mismamente (no me asustan las responsabilidades y la toma de decisiones: ¿qué sábanas pongo?) porque lo que a mí me gusta que es trabajar con discapacitados intelectuales en actividades lúdicas (área deportes) pues como que tampoco… y además eso adoro hacerlo de forma por completo altruista pero no hablo inglés, primera limitación, aunque me imagino que w.e será ‘fin de semana’. Y si me muevo tiene que ser con trabajo remunerado siempre, aunque sea un fin de semana, porque yo vivo con alguien que piensa que soy absolutamente frígida y no va a comprender cómo puedo ser tan frígida y luego resucitar cuando viajo y encima regresar más pobre que antes. Y no quiero ni que se plantee que yo podría resucitar después de llevar tanto tiempo Muerta, ni que voy a comenzar a tener trabajos honorables, que de eso a que se despierte la imaginación y te quieran hacer un niño hay nada (¡Jo!. y que te conste que eres la primera persona a la que le ofrezco algo así… que me busque curro para ir a verlo… pero ahora que se me ha ocurrido… no te hagas ninguna ilusión porque seguro que ya no vas a ser la única)

    Ahora si tú viajas un fin de semana (porque de lo de las ocas del parque de mi pueblo ya puedes ir olvidándote que esto es muy pequeño y yo soy muy conocida)… pues estupendo pero que no sea el del 29 de enero que para ese estoy comprometidísima. Aunque no sé por qué me da más miedo que vengas tú que ir yo. No sé… es como si me asustara que te esperes más de lo que soy y yo soy poquita cosa (no por mi espalda, claro, que tengo mucha) pero yo no tengo nada Especial que pueda gustarte mucho… a Esteban , mi psicólogo (NEUROPSIQUIATRA) favorito sí, porque como es psicólogo y no sabe que está muerto y yo veo muertos pues… es más factible que él que hace varios meses que está ahí pues encuadre mejor que otras personas, y eso me tranquilice. No sé… te cuento un poco con sinceridad como lo voy viendo yo :)

    (y te lo voy a mandar con letra púrpura ¡hala! … un beso :)))))))

  10. Enero 1, 2005
    El Año Nuevo

    La hora de llegada es a la una. El lunes pasado fue el día que más tarde llegué esta semana. Sobre las cuatro de la mañana. Y desde entonces aún suspiro, aunque ya he tenido un par de bajones hasta llegar aquí. Sobre todo el miércoles por la noche. El jueves no, porque llegué muy tarde, ya de madrugada y me fui muy pronto, sobre la sobremesa, y quizás el mundo giró. Y justo ahora acaba de llegarme el mensaje de Falbalá, que después de una sonrisa dice:

    ‘Y yo a ti te deseo uno de los mejores años de tu vida, y yo que ande cerca para verlo. Beso enorme y mañana te cuento que tal se me dio la noche’

    Curioso, bastantes minutos después que el de Bahía, aunque Falbalá lo envío antes. Y esto es lo que me ha sucedido: Yo me lo pensé muy bien antes de las campanadas. Un poco como aquello de la isla. ¿Nunca has jugado? Pues era una juego al que jugábamos de niñas y que consistía en elegir sólo tres cosas de tu mundo que podrías llevarte a una isla desierta. Y luego la gracia estaba en las interpretaciones psicológicas que le dábamos. Así que yo digo que me lo pensé muy bien porque sólo iba a tener tres oportunidades de enviar un mensaje, y como lo mío con los hombres es fatal pues antes de elegir a mis amigas … le elegí a él, y traté de escribir en pocas palabras sólo lo que sentía:

    ‘Mis primeros y mejores deseos para mi pirata, por eso besos desde esta ’saudade’ para ti. Tú sí que eres Mágico’.

    Y luego los de Falbalá Y Bahía. Porque son ellas quienes comparten conmigo sus cosas del alma y ya llevamos juntas dos intensos años. Mi amiga Nora es distinta. Ni siquiera me atrevo a llamarla ahora a su casa para que su marido no se ponga mordaz. Pero esto quizás sea sólo una disculpa, no sé… y justo cuando terminé las uvas y brindé por el año nuevo que comenzaba tomé el teléfono para enviar mis mensajes, un poco como si fuera un ritual y el suyo iba a ser el último porque dudaba aún, no de lo que le decía, sino de la conveniencia de decírselo. Hasta ahora lo de la sinceridad radical como que no me ha dado demasiado buen resultado pero me fue imposible enviarlos y ni el de Falbalá ni el de Bahía quisieron emprender viaje, así que probé suerte con el suyo y la sorpresa fue que ese sí que quiso partir. Luego, como media hora más tarde lo conseguí con los de mis amigas.

    ¿Y la cena? Horrible, como le acabo de escribir a alguien, porque desde ayer tarde quizás haya encontrado a un nuevo amigo. La pena es que resida a más de 500 kilómetros de aquí, porque él dice que después de leerme en este diario lo que le apetece es reírse conmigo y darme cariño y besos tiernos, porque así es como me imagina a pesar de que hable del sexo como lo hago y luego me dice también dos cosas que me agradan: que tal vez muchos no entiendan nada de mi mundo y que él considera que tengo la cabeza bien amueblada. Se llama Nexus y me alucinó presentándose con una foto en medio de una calle del camino de Santiago. Así que por eso le llamaré a partir de ahora ‘el hombre del Camino’. Y la cena fue horrible porque cuando asomé por la puerta mi madre me dijo que cenaríamos las dos solas en su habitación. Así que mi pobre abuela tendría que hacerlo condenada en el ostracismo de la cocina, y me pareció una hijoputada.

    Me parece horrible que mi madre tenga que ser tan malísima con su suegra y que a mí siempre se me obligue a hacerle daño a una de las dos por los malos sentimientos de la otra con respecto a la una.

    Llevan toda la puñetera vida así pero lo de hoy ha sido de una crueldad y un egoísmo imperdonable. Es más pienso, que si hubiera un infierno, por cosas así, uno se lo ganaría a pulso. Y entonces fue cuando me arrepentí de haber tomado la decisión equivocada, porque tenía otras opciones y no es que a mi me importe nada ese rollo de las celebraciones pero la mezquindad humana es algo que no soporto. Aunque yo a veces también lo sea, porque que nadie vaya a pensarse que yo soy una perita en dulce, al contrario. Puedo ser una auténtica cabrona pero primero tengo que considerar que alguien ha hecho algún merito para merecerme en ese plan.

    Bueno, y así fue como tiré de teléfono y opté por regresarme aquí más pronto de lo que creía, dónde me encontré con que el último correo del año había sido uno que me llega todos los días encabezado con una de esas citas célebres:

    “Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado en el que se pudo”.
    Marie von Ebner Eschenbach (1830-1916)

    Y volví a pensar en ‘el amante más hermoso’… en que a lo mejor hace esos tres años y medio, la fecha en que nos conocemos, sí que lo nuestro hubiera podido ser posible pero yo entonces no estaba ni medio capacitada para Apreciar en toda su extensión (lo externo, y sobre todo lo interno) a alguien como él, y ahora que soy como soy, y pienso lo que pienso, y veo lo que veo, y que por eso… pues probablemente ha pasado el tiempo en el que se pudo . Y por eso ha sido la ‘Saudade’, por eso y sobre todo supongo que por Alma. Aunque a escondidas haya podido darle unos besos y unos abrazos fuertes, y ella con esos ojillos suyos tan llenos de vida… hoy, ha decidido hacerme la cosas más fáciles y me ha dejado sentir claramente que se ponía en mi lugar y que no debía preocuparme porque me entendía.Y eso, Navidades, época de Paz y Amor, pero para mí siempre lo mismo. Siempre estas putas historias familiares para no dormir de celos y envidias. Así que a la mierda las Navidades. Menos mal que ya se han acabado y que el día más triste de todas ellas ha sido hoy. Y tú… ¿por qué no brindas tú conmigo por eso?

  11. Alguien me pregunta…

    Igual que hay mirones (se me olvidó la ortografía correcta de la palabra en francés) hay exhibicionistas. Creo que yo lo soy, y no hay que darle más vueltas. No me callo nada, y supongo que hago sufrir a los míos cuando me empeño en compartir con ellos mis experiencias (por ejemplo mi madre ayer… después de lo que le hizo a mi abuela tuvo que soportar que le contara casi todo lo que tú puedes encontrarte aquí escrito. Incluso lo de mi latente bisexualidad. Algo que ahora estoy comenzando a explorar. Y ella se llevaba las manos a las orejas y me pedía que me callara pero yo no me callé. Ella prefiere ‘No Saber’ y yo también hubiera preferido la armonía, al ”hogar” en el que ella me confinó con sus actitudes. Sí, hogar, dulce hogar. Maldito hogar. Por ser tan enrevesada y vengativa.

    Todo tenían que ser silencios. Mentiras, cenas en secreto, besos en secreto, hasta las magdalenas te las tenías que comer en secreto. Voces entrecortadas, dedos índice que se elevan ante los labios y que te ordenan callar, aunque tú no quieras, aunque no estuvieras contando nada que requiriera un secreto.

    Lo más normal. Hoy vi… y ¡shiiii!. Personas escondidas en sus habitaciones como si no fueran habitaciones, como si fueran guaridas y nosotros comadrejas, odiándonos unos a otros en secreto y en silencio).

    Pero cuando dejo de compartir, y eso sucede, porque casi siempre sucede ya no hay vuelta de hoja. Mi confianza se ha roto. Y un día conocí a alguien del que me enamoré tanto que comencé a querer contárselo todo a él.

    Se lo contaba a él y a nadie más, así no podía equivocarme, porque yo en cuanto abría la boca me equivocaba. Los demás no solían ser tan abiertos y tan faltos de prejuicios, ni tan comprensivos o tan considerados, como lo era yo desde que era una ‘mica’. y así mi vida interior comenzó a cambiar y a mejorar porque lo que hacía era verterlo todo en unas libretas, mi universo angosto… un universo con rayado horizontal y tamaño cuartilla. Y él me lo aceptaba, aunque no nos unía ningún compromiso. Lo tomaba, me decía ‘gracias’ o ‘Merci’ y lo recogía entre sus manos, aunque luego nunca me decía nada más. Sólo dejaba caer cosas por aquí y por allá, que a mí me certificaban el que él se lo leía todo. Hasta la banalidad más diminuta. Y eso fue lo que me sanó. Eso comenzó a sanarme… Había heridas, terribles heridas. La gente como yo, como Larra, como Proust, como quizás James Cain… somos enfermos. ¿Me preguntabas que si yo sabía dónde estaba esa ‘frontera’?

    Una investigación desarrollada por psicólogos de las universidades de Toronto y Harvard ha identificado uno de los fundamentos biológicos de la creatividad humana y establecido su relación con una facultad neurológica denominada Inhibición Latente, que regula la atención que prestamos a los estímulos sensoriales.

    Al igual que en la psicosis, la creatividad se manifiesta cuando se produce un déficit de la inhibición latente, lo que significa que los artistas y creativos viven en la frontera de la percepción y al borde de la psicosis, y explica por qué la mayoría de las veces sufren la incomprensión del entorno en el que expresan su creatividad.

    Llámesele como se quiera, esto es algo que sabíamos desde hace mucho tiempo. También lo sabían Larra, Pizarnik y tantas otras hipersensibilidades malogradas por una incontrolada saturación de sus universos emocionales.
    Psicólogos norteamericanos han podido establecer por primera vez la relación que existe entre la genialidad, la locura y las puertas de la percepción. Han establecido que, al igual que los psicóticos, las personas creativas prestan más atención que la mayoría de las personas a los acontecimientos banales de la vida.

    Luego la vida dio muchas vueltas (el Mundo giró) y acabé aquí (antes de este blog hubo otras páginas y bitácoras: ya son tres años de estancia, los que llevo asentada en la virtualidad). Y supongo que lo hago porque deseo encontrar a alguien que me acepte tal y como soy, con mis fallos… y esto es una ventana por la que yo me asomo. O busco sentirme menos sola, que se me escuche… que sé yo, y a la vez: oírte decirme… o mirarme y entonces ponerme a escucharte yo a ti, con todos mis sentidos puestos en ti. Tenías razón hay una superpoblación de ‘yoistas’. Yo esto, yo lo otro, yo lo demás allá, yo, yo, yo y yo de nuevo, Yo. Y por supuesto que no me escribo con todo el mundo. Yo no busco cartearme. Ocurrió que ayer pues por tu foto y por tu imagen y tal vez porque tenía un poco de tiempo… me carteé contigo pero no es lo habitual y tampoco puedo dedicarme a eso. Hay una búsqueda, sí y mientras por el Camino voy encontrando a gentes del Camino, gentes que siempre merecen la pena hasta un punto del Camino… Se coincide. Y hay gentes, menos, que te van ganando por lo que sea, su peso, su levedad, sus caricias, y con las que te apetece seguir caminando otro trecho… nadie, ninguno, sabemos durante cuánto o hasta cuándo… El Camino es una incertidumbre. Y eso era lo que decía Russell que queríamos realmente los hombres (que por cierto es el filósofo favorito de mi psicólogo favorito).

    Russell decía que los hombres no queríamos el conocimiento sino la incertidumbre

    Soy morbosa, soy sexual, soy desinhibida… también sensible y tierna y sí que tengo otros intereses personales pero aquí hablo sólo de lo que quiero hablar … otras cosas que a lo mejor tú consideras más adecuadas, más propias, más indicadas yo las considero más personales o tal vez sólo más impersonales… no sé… es complejo. Mi diario es una prolongación de mí misma, y a veces cuando siente miedo también ‘se encoge’ como otras cosas tuyas pero vuelve a crecerse. Y no creo que nadie pueda comprender las motivaciones de las otras personas con cuatro explicaciones esquemáticas … porque parte del secreto y del sentido de la vida es ese: esforzarse por comprender los ‘por qués’ de los demás. Y si alguno no interesa o se es incapaz de entender, asimilar y aceptar, entonces será que esa persona no está en la línea de lo que buscamos y hay que continuar la búsqueda por otros lados.

    A mí me gustaría que tal vez tú me dibujases mi baricentro con la comisura de tus labios, o tal vez él, el amante selva, con esos dedos suyos capaces de hacerte estremecer cuando te recorren después… O tal vez hubiera querido un imposible, algo que ya sin duda no quiero, tal vez hubiera querido que el hombre del salón nos trazara una hipotenusa o se metamorfoseara en ella.

    ¿Ves?, entelequias. Dices que les pongo nombres a mis amantes pero no es cierto. Lo que hago es describirlos por las sensaciones que me provocan. Les llamo por los nombres que tienen para mí. Algo más allá que un simple nombre… Enol, Pésimo, Guernika… el hombre del estanque de los nenúfares, el hombre de mi vida, el hombre que fue mi infierno y mi despertar.

    Luego de ti, me gusta mucho tu tono. El cómo cuentas las cosas, tu talante… esto del Samburu. A mí me encantaría seguir conociéndote, que siguieras contándome cosas, aunque tú mis respuestas te las encuentres como voceadas ahí fuera… pero no voy a pedírtelo. Yo no suelo pedirle nunca nada a nadie… si te quedas cerca, genial. Si sientes interés genial. Si un día decides acercarte a conocerme en persona… más genial todavía. O yo voy, yo que sé… si te escribo es porque tal vez cuando me muestras tu foto, yo siento ”algo”. Y menuda estupidez porque yo no siento nada en absoluto por este medio y menos algo físico pero… cuando veo la foto… ese hombre me atrae. Y yo no anidé. Y a lo mejor soy un pájaro, o no… a lo mejor sólo una cabra, que siempre tira al monte, con un compañero por compañero de camino: tigre.

    Ahora todas tus preguntas y consideraciones… ¿por qué te quejas del morbo que suscitas si tú no haces más que excitarlo?… pues, una contradicción. En la vida real me ocurre lo mismo: a veces soy o he sido una mujer muy provocativa pero no dejo que se acerquen a mí y me molesta que me miren. Paradójico, ¿no? Pero es que los seres humanos somos complejos porque el mundo a veces lo es… y nosotros somos los que nos adaptamos a él. Soy una persona peculiar, como tú, como aquel, como el otro, y cada cual tiene sus rarezas y la mía viene a ser esta grafomanía.

    Así que no pierdas tu tiempo conmigo. Yo no quiero cambiar y sólo camino en la dirección de mi búsqueda. Me he ido encontrando y quiero seguir haciéndolo y si de vez en cuando puedo no sentirme sola y compartir momentos con otros de ternura y pasión y Vida… eso será maravilloso.

    Un beso (y que no te moleste si al rato ves esta carta u otra similar ahí fuera… esto soy yo y creo que es mío, sólo que lo he escrito sin reflexionarlo y así voy a enviártelo a ti… y luego cuando lo lea… a ver lo que me dice).

  12. Buitres y sacrófagos y noticias del Praga de Kafka… Mike Olfield y Etude

    Desde hace días vengo descubriendo en las estadísticas de la página la visita silenciosa de un servidor que me intriga: Polonia (devs.futuro.pl). Y la mañana del 24 de diciembre me reserva una sorpresa muy agradable. Alguien de quién hacía algún tiempo que no sabía, Lemprier, se ha recordado de mí y me ha enviado el fabuloso correo prometido y por el que esperaba desde últimos de noviembre. Es una historia de la que me hace participe y que surge encriptada de entre las torres esmeraldinas de San Nicolas.

    Praga como mural de fondo, la llamada ciudad de las mil cúpulas a orillas del río Moldavia, y de la que Kafka cuando cuenta con tan sólo 19 años dice:


    “Praga no te suelta. Menudas garras tiene la madrecita.”

    Así que después de disfrutarlo encantada, porque este ‘alguien’ sabe escribir tan bien que puede convertir cualquier cosa suya, y sea lo que sea, en una delicia de leer, le envío un sms a su teléfono móvil para agradecérselo, y uno que a su vez le recuerda que aún tenemos pendiente cuándo y dónde sea, un baile, que yo tampoco he olvidado, un baile en unas escaleras. Y su respuesta no tarda demasiado en llegar:


    15h13min… Bailaremos, sí, bailaremos al filo de un amanecer, piel contra piel, jugando entre la música y el silencio, dejándonos brotar por esa escalera… Algo importante, pues, para poner en un próximo horizonte; algo para el año que empieza. Un beso

    Y mis ojos tornan a pasearse nuevamente por esa línea: ‘la tumba de Yehouda Loew ben Becalel … Este hombre y yo, el hombre que a menudo solía decir que algunas personas te llueven encima como escupitajos, no llegamos a conocernos en la vida real. Y nunca tuve muy claro si con él me atrevería a atravesar esa frontera. Ya ves, otra definición de frontera. Siempre le he tenido por un individuo sumamente peligroso y un consumado jugador de ajedrez. Aunque también me considero una mujer muy afortunada por haber gozado de la oportunidad de cruzar cientos de líneas de correspondencia epistolar con él, e incluso ambos hemos hablado de compartir susurros y el espíritu del ajenjo en alguna que otra noche…, ¡Ay la absenta y la casualidad! Te recomiendo un pequeño librito de Joseph Roth por si tú todavía no lo has leído: ‘La batalla del santo bebedor’. Y tampoco faltó que alguno de los dos recrudeciese en insultos y vilezas para con el otro pero… lo apasionante de los caracteres ”desapasionados” es eso mismo… y él nunca, nunca desiste de ganar una partida que considera que ha comenzado, y yo… bueno, yo aprendo de él todo lo que él me deja o me ”consiente”, porque sé que durante una época fui eso para él, alguien que contaba con su favor y él era un hombre que se ufanaba de elegir a su arbitrio a aquellos de entre quienes eran capaces de aprender. Y a este hombre sé como quisiera conocerlo, en qué entorno, digo… mi elección sería un laberinto, el del rey Silo. Le propondría que viniese a verme y que los dos partiésemos de él en dirección al prerrománico del Naranco, por ejemplo.

    Y ahora casi sin darme cuenta te he desvelado de mí algo muy importante.

    Yo ando todo el rato inmersa en batallas. Me peleo con todo el mundo, con cualquiera, casi todo el tiempo, con los desconocidos, con los amigos, con la familia, con los amantes… y eso no suele significar nada más allá de un acontecimiento puntual. Luego no es como si lo olvidase porque yo no soy de las que olvidan pero … bueno digo lo que siento que tengo que decir, lo que me ocurre, lo que me ofende, lo que me aterroriza en el momento y después me quedo más o menos tranquila y las aguas siempre siempre vuelven a su cauce.

    Una mujer que me conocía bien una vez me dijo que ella me veía:

    como una playa. Decía que las mareas me subían y me bajaban y que luego yo iba mirando todas esos objetos, conchas, estrellas, palos, piedras, cadáveres, que se quedaron depositados sobre la arena o tomaba nota de aquellos que el mar arrastró.

    Y mucha gente se va definitivamente, y yo no los detengo pero luego están esas otras gentes que cuándo ya crees que se han ido girás la cabeza y continúan ahí, y esas gentes forman parte de aquello de lo que no soy capaz de desprenderme. Aunque lo intente… porque no sé por qué razón me empeño en asustar a todo el mundo, y a veces lo logro, claro, y luego puede que les eche de menos pero pienso que si se fueron sólo es por qué tenía que ser así.

    Y hay otro hombre, pero a éste si que voy a conocerle, el hombre del Oeste, y ese encuentro ya tiene fecha, será un día a últimos de enero aunque aún no sepa el cómo. Es un hombre que siempre que viaja procura hacerlo en dirección a sus miedos. Y desde luego no es ningún buitre, o al menos a mí nunca se me ocurriría conceptuarlo como tal. Es alguien pero que muy Especial y me considero muy afortunada por contar con su ‘aprecio’.

    Me hizo gracia eso que me contaste de lo que observaste aquella madrugada… pero eso no pasa conmigo y te explico él por qué. Porque yo tengo un sexto sentido para distinguir a los buitres y los buitres son exactamente eso, necrófagos y yo siempre he sido, me he sentido y he estado muy viva, ‘Coleo’, y además nací sabiendo cómo espantarlos (tengo una mala leche impresionante ), aunque de vez en cuando los atrajese (allá ellos y las consecuencias medio-ambientales a las que van a enfrentarse si no se ponen a buen cubierto) y no te creas que tampoco me importa demasiado que se queden ahí quietos esperando por mi muerte porque todos somos parte de la cadena trófica, ¿o no? Es nuestro destino más seguro. Así que como lo más probable es que después de todo termine una por ser ”pasto” de los saprófagos, pues lo que se van a comer los gusanos que lo disfrutemos antes los humanos xD

    Por cierto… un apunte: aquella mujer que me conocía bien, cometió un error fatal conmigo. Jactarse públicamente de conocerme (ella también pecaba de soberbia). Pero no fue eso lo que me molestó. No, no fue eso. Ni siquiera que se pensase que me tenía bien calibrada, o que me había calibrado mejor que los demás o que gozaba de más impunidad por haber sido mi única amante femenina.

    Fue que cuando un depredador envejece … tiende a querer usarse de los depredadores más jóvenes para proveerse de las mismas piezas de caza, a las que antes solía poder acceder por si misma.

    Y ciertamente me jode, un puñado, que se me quiera utilizar. Bueno y si yo me dejo sí, pero empezando por confundir términos, pues como que no. Y es que cuando uno es tan frontal como yo procuro serlo… lo que desea un poco, es eso mismo: que los demás sean igual de frontales con él. ¿Y si hay una auténtica colisión? Eso ya se verá. De momento yo te besaré con los ojos entrecerrados. Pero eso será cuando me acostumbre a tu penumbra, porque antes lo haré como siempre, con los ojos ciegos. Ahora llueve y es Mike Olfield quién se escucha por el altavoz: ‘Etude’.

    P.S: Y a lo mejor, resulta que la única ‘buitre’ soy yo. Una buitre alimoche, como ella, como aquella mujer ;)

  13. Caloma y el hombre que se grababa en video con sus novias
    Enero 2, 2005

    En fin… sus correos tienen otro sabor pero … y aunque me dice que me he conseguido el mejor guía de su ciudad yo aunque me alimente de mis propios sueños no suelo incorporarme a los sueños ajenos y le escribo literal mientras escucho Pink Floyd ‘Unknown song’:

    Encuéntrame un trabajo corto en tu ciudad … un trabajo que yo pueda desempeñar de no más de una semana … y te digo dónde tienes que ir dándome los besos.

    Es una sugerencia. No una orden… Me gustaría ir a conocerte pero estoy limitada, así que me tengo que ir trabajando a los sitios.

    Un beso

    Y yo vuelvo a reinsertarme en la semana pasada antes de que esta misma en que nos encontramos finalice, porque me quedan sólo unas horas… Es Noche Buena y ceno en casa de mis padres, y lo sobrellevo mientras puedo y lo que promete ser un desenlace fatal con el nuevo talante que me gasto queda sólo en sobresalto y luego estoy con mi madre tomándome unas copas hasta que se hace tarde y cuando ya voy a marcharme me llega su mensaje, un mensaje del hombre del salón que era como un cuadro de Matisse en el que pintó una de sus odaliscas, y hay algo en esas palabras suyas que esa noche se me hace insoportablemente triste y cuando llego aquí me conecto y escribo y confieso que incluso hasta lloro y no es por el alcohol que haya bebido sino porque me doy cuenta de que, de nuevo, he vuelto a quedarme del lado de lo ‘no conveniente’

    … y luego ya descalza ando más que nada leyendo a Bahía, que ha vuelto a plantar sus bulbos, sus amapolas, sus pensamientos y sus nomeolvides por mi jardín, y por fín ha decidido romper su mutismo después de varias semanas en completo silencio, y es cuando se conecta él, Caloma. Y al principio no ocurre nada porque yo he añadido su dirección pero con mis prejuicios: es un hombre más joven que yo y aunque su fotografía es espectacular falla lo esencial, no veo su mirada porque ésta se encuentra parapetada tras la incertidumbre que me produce el cristal ahumado de sus gafas de sol, unas de esas de diseño tan moderno como las que se gasta el playboy de mi ”amigo J.” ¿Nunca he hablado de él aquí? Bueno, tal vez alguna vez pero muy de refilón. J. es el típico tío bueno: morenazo, tremendamente atractivo, cuerpo atlético y entrenado, antes se dedicaba al tema de la vig., aunque luego … y es tan guapo que ha llegado a trabajar en anuncios de televisión y sus ojos azul turquesa, su pelo ensortijado y su cerca del metro noventa le han granjeado las ‘’simpatías” y favores de una fuente inagotable de mujeres. Mujeres de toda clase y condición, las más variopintas entre el elenco del mundo femenino, doy fe. Pero cuando nosotros nos conocemos yo soy terriblemente honesta y tengo novio. Frecuentábamos el mismo gimnasio en el que yo entrenaba entonces y el mismo dónde me convencieron de que me preparase el título de monitora de fitness (que luego abandoné). Estoy hablando de hace 17 años, que son exactamente los mismos que lleva mi ”amigo J” tras de mí intentando llevarme al huerto. Y él coincide que es compañero de trabajo de mi, por aquel entonces, novio. ¿Y ahora que no soy ni medianamente honesta, por qué no?, te preguntarás … pues no lo sé pero aunque ni una sola mujer que yo haya conocido sea capaz de resistírsele, yo soy por completo y de forma incomprensible inmune al encanto de su seducción y lo ha intentado todo pero o sea Todo (ha llegado hacer cosas tan alucinantes como grabarse un video con varias relaciones sexuales con sus novias, que mi abuela y yo nos hemos visionado juntas y muertas de la risa ) pero yo he sido incapaz hasta de ”caer” ni cuando atravesaba unas de las peores condiciones emocionales de toda mi vida. Es cierto. Me resistí hasta cuando C. nos dejaba noche tras noche a solas en Galicia y me rechazaba en la cama. Y quizás él nos ofertaba aquella misma intimidad con la esperanza de que ocurriera algo entre nosotros pero ese algo nunca ocurrió, aunque a mí se me pasase muchas veces por la cabeza… su olor personal me lo impedía. Y Caloma, el hombre de ese perfil, no sólo me recuerda a él mismo sino a ese tipo de hombre que es mi ”amigo J”, aunque J. tiene mi edad.

    Bueno, pero al final nos ponemos a charlar y nos sorprendemos de habernos vuelto a encontrar y yo le digo para despedirme, que gracias a él me he sentido como más protegida. Y también es cierto. No es lo mismo sentirte desesperada y tratar con un extraño, tal vez a la desesperada, que coincidir después de varios años en unas gratas coordenadas virtuales, con alguien que ya has conocido en persona y por quién te has sentido atraída en persona. Puede ocurrir el miedo pero es un miedo mucho menos turbulento, mucho menos acuciante.

    Y nos saludamos al día siguiente que es viernes, y al siguiente que es sábado y luego ya el domingo 26 es cuando volvemos a hablar más rato y cuándo decidimos quedar y encontrarnos y nos citamos el lunes a las diez y media de la noche para darnos un paseo por un parque en la oscuridad…

    .

  14. Tan normal… tan peligrosamente normal… y demasiados nombres de hombres…
    Viernes, 07 de enero del 2005

    Le regalé el libro de Marías a C., y le hizo ilusión, aunque una ilusión bastante relativa, y eso que llevaba como cosa de catorce años sin hacerle ningún regalo. Y la culpa la tuvieron aquellos primeros o segundos reyes que pasamos juntos. Luego le dije que tenía que pensar que en el caso de un divorcio él se quedaría sin libros porque casi todos los libros son míos y entonces me miró de esa manera en que a veces me mira para valorar si debería tomarme en serio o si sólo bromeo como es lo habitual. Y yo sólo bromeaba pero de hecho todos los libros me pertenecen a excepción de unas enciclopedias que él se compró cuando estaba aún soltero, en una de esas ofertas globales que hacen algunas editoriales a los trabajadores de una empresa. Así que cuando se lo recordé el asunto del libro terminó por hacerle gracia.

    Y no salí en todo el día de casa. Se me olvidó contarte que el tío de L. me envío un mensaje que decía:

    ‘Mañana te bajo los Cds a las cinco al parque’ Se refería al día de la cabalgata. Y yo le contesté en cuestión de un minuto:

    ‘Imposible: no estoy en la ciudad’

    Claro, ¿no se supone que estoy en Australia? Y me dan ganas de decirle que se meta los discos por el culo y si no fuera por el programa de fotografía… De hecho lo que me gustaría realmente es que alguien me acompañara a esa cita pero ya no existe nadie y tampoco sé exactamente con qué fin. Y por la noche logro conectarme con Carlos, y todo se aclara y mientras nosotros hablamos asoma Max, y dejo a Carlos en compañía de otra chica y me pongo a hablar con él. Los dos estamos sarcásticos. Bueno, yo mucho más pero de una forma muy divertida. Y hay un momento en que él me dice:

    – Con el tiempo he llegado a creer en eso que dices de que eras normal… extremadamente normal… especialmente normal… sobrenaturalmente normal…

    – Sí pero normal.

    Absolutamente normal. Indiscutiblemente normal.

    – Posiblemente ahí esté lo especial…

    – No hay nada de especial Max. Pero nada

    – En ser clarividentemente normal… peligrosamente normal…

    – Bueno, deja de adjetivarme. Normal sólo es normal.

    – … atrayentemente normal… irresistiblemente normal

    Y luego es cuando me comunica que ha vuelto a responder a alguno de esos besos virtuales y que el problema con su Doña Inés estaba en que antes de conocerla a ella me había conocido a mí. Así que como yo soy idiota, absolutamente idiota, indiscutiblamente idiota, cuando él se marcha me pongo a hablar con Carlos otra vez y le cuento cómo están las cosas, y Carlos me sugiere que debería darnos a ambos, a Max y a mí, una nueva oportunidad. Lo cierto es que no sospechaba que mientras hablaba con él o mejor dicho, mientras me negaba a hablar con él, por debajo estaban bulliendo emociones tan poderosas como las que existían. Es más si llegué a sentirme tan dolida tenía que ser por algún motivo de peso. Y bueno, su comportamiento no lo había sido pero mis sentimientos si suelen serlo para mí.

    Y es al mediodía del día siguiente cuando descubro que tengo un problema, aunque no sé cómo de grave. Resumiendo: hay alguien entre mis contactos, alguien que me pidió acceso en algún momento, que dice que me conoce y que desea verse conmigo porque le parezco una mujer muy sexy y atractiva. Y lo asombroso es que él me asegura que nos conocemos y que los dos nos gustamos, y yo me asusto porque pienso que podría ser el acosador. Así que inmediatamente le envío un mensaje a Max como si aún pudiera contar con él, como me dijo:

    Me ha sucedido algo que me preocupa y estoy un poco asustada13h37…. Me gustaría que me lo contases.

    ¿Cuándo me invitas a tomar un café en tu salón?

    13h44min… Hoy tendré que salir a partir de las 4 y ya no tendré tiempo. Tendrá que ser antes o mañana.No puedes darme un anticipo?. Estoy conectado.

    14h06min… (”Pieza tocada pieza movida” ¡Que bonito!). ¿El problema de que me hablas se llama L?

    No, ese problema no es L. y lamento haberte puesto en un compromiso. Olvídalo. Un beso.

    15h17min… No quiero olvidarlo ni me has puesto en ningún compromiso. Me gustaría que me lo contaras pero tú decides.

    Y en esos momentos no razono. Considero que nada ha cambiado, que ellos siguen juntos y yo decido seguir adelante y como estaba previsto con mi vida. Se acabó. Y recibo noticias del hombre crepúscular y eso me provoca una gran alegría porque él piensa que escribiendo soy maravillosa y que comunico siempre. Y luego coincido con Enol y de alguna manera nosotros también hacemos planes, y él me sigue llamando princesa y me dice que nunca he sido inocua, que soy un pequeño tsunami, y cuando yo le aseguro que me resulta gracioso que me diga eso, él dice que no le parece nada divertido, que de una forma u otra siempre dejo mi marca sobre la arena y quiere decir, supongo, que dejo mi huella en los demás, aunque en él sólo haya dejado un pequeño surco… Y hablamos de Cristina. Enol piensa que si yo la conduzco con suavidad podría hacerla muy feliz. Y yo le aseguro que pocas personas pueden ser tan suaves como yo, y él dice que lo sabe pero que también pocas pueden ser tan brutales. Brutal pero como la seda. Eso dice. Y luego hablamos de su mujer pero tiene que irse. Ha comenzado su fin de semana.

    Y a los pocos minutos es cuando suena el teléfono y es el hombre del Camino. Y reconozco que si no me hubiera sentido tan molesta con Max, lo más probable es que ni le hubiera contestado pero lo hago y él por fin escucha mi voz y ahora está seguro de que soy exactamente quién digo y nos reímos mucho porque me resulta simpático (maldito ‘efecto halo’) y además yo tengo unas ganas especiales de reírme. Y cuando me dice que le apetece mucho viajar para verme al día siguiente… yo sin pensarmelo demasiado, pues me animo y le digo que si se viene nos conoceremos. En principio hemos hablado de tomar un café y yo en ningún momento me he tomado demasiado en serio sus correos. Realmente yo no suelo tomarme nada demasiado en serio. Sólo mis sentimientos, los sentimientos de las personas que me importan y mis compromisos. Lo que no suelo hacer jamás pero si yo elijo comprometerme puedes estar muy seguro, por eso mismo, de que no será uno de esos compromisos a la ligera o de esos otros que no significan nada. O por lo menos a mí me gusta pensar que ”mi palabra” vale algo, aunque es muy factible que en eso también esté muy equivocada.

    Y él me cuenta que en San Sebastian la gente camina por la calles cargada de bolsas y es evidente que le apetece seguir charlando conmigo y que le sirve cualquier tema pero yo le miento y le digo que estoy a punto de recibir visitas, aunque también le he explicado en varias ocasiones, por carta, que no me gusta demasiado el teléfono pero él entonces tiene una expresión que me resulta, cuanto menos, curiosa: ¿Y a ti qué te importa el tiempo si pago yo? Y no sé bien cómo tomarme eso pero tampoco quiero concederle más importancia de la que tiene a una expresión que utiliza tantísima gente. Aunque…

    Y Nora me llama y se lo cuento, aunque no le gusta nada que lo haga pero no porque se preocupe por mí si no porque ella se encuentra amargada. Ahora ya ha conseguido uno de sus objetivos. Su marido ha invertido el dinero que le han dado por la expropiación de unos terrenos, en cancelar la deuda de su coche (el de ella), pero Nora no contenta con esto, ahora quiere que antes de separarse él también invierta su dinero en las reformas del baño y de la cocina. Y bueno, la verdad es que le gusta muy poco que yo le recuerde todas estas cosas de las que ella me habla y que son lo único que la ata a su marido. Porque lo cierto es que si no fuera por sus intereses… hace muchos meses que si lo deseara podría ser libre. Pero no, lo único que hace es quejarse. A todas horas. Y eso está muy bien. Si a mí me parece estupendo pero qué solución vamos a darle los demás. Sobre todo cuando los motivos para permanecer a su lado, son de esa índole, en exclusiva.

    Y luego llamo yo a mi madre y también se lo cuento. Creo que es necesario que sepa de mis movimientos y sobre todo si estos pueden resultar peligrosos. A veces el instinto… No, pero no, no creo que el instinto se equivoque, en todo caso nos equivocamos nosotros, la mente pensante. El instinto siempre avisa. Y le leo la conversación íntegra que tuve al mediodía con ese hombre que dice conocerme y después de decirle: No. Lo siento. A mí no me gustan las trampas , e irme abruptamente, recibo el siguiente correo:

    Hola María, me dolió que te fueras asi,
    veras, … se que te gusto a ti tb, cuando me veas.
    Pero no puedo decirte ahora quien soy.
    Cuando me veas sabras el motivo.
    Solo te digo que abras tu confianza,
    no te decpcionare. Seremos buenos
    amigos y tal vez mas cosas.
    Depende de ti y tb de mi.
    No lo estropees.
    Por cierto me encantaria besarte.
    Contestame.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    (*La foto fue la que él me envío. Dice que es suya y que se la sacó un amigo fotógrafo profesional, el año pasado. Y que ahora la única diferencia es que tiene el pelo más corto)

  15. EL HOMBRE DEL CAMINO
    Enero 12, 2005

    ‘Silo princeps fecit’

    Trato de acostarme pronto. No sé que va a suceder mañana y es vital que me sienta descansada. Así que antes de las doce estoy en la cama. Quiero levantarme a las siete. Pero sobre las dos y media me despierto angustiada y ya no logro conciliar el sueño. He soñado con L, llorando, y no ha sido una pesadilla pero tampoco puedo llegar a decir que haya dejado de serlo. L. no comprende y llora. Caminamos a oscuras por una especie de descampado y un hombre nos sigue, oímos sus pasos y se supone que son los de su padre, y ella no quiere que nos alcance pero yo sé que eso no es posible, y no recuerdo ningún otro detalle con nitidez. Los he olvidado.

    Entonces me quedo mucho rato quieta en la cama, en la misma posición. No quiero moverme. Me come la pena por ella y no tengo la solución. Y en algún momento decido encender el teléfono móvil. Sobre las cuatro y media de la mañana y en unos treinta segundos llega un mensaje. Es de NEXUS

    ‘Besitos María! Dentro de unas horas te los daré en persona y seran muchos’

    NEXUS se ha puesto en contacto conmigo el día de fin de año. A mí me fascina su foto y luego durante aquella tarde-noche cruzamos varios correos. Yo le facilito la dirección del diario en los primeros intercambios. E incluso le menciono en seguida en él. Muchos de sus correos se los respondo por medio de la bitácora. No sé por qué razón no me atraen las relaciones virtuales cerradas; así de mano, no con cualquiera. Es más, me producen una especie de claustrofobia.Y hay una cosa que me molesta: parece ser que tiene configurado su outlook para solicitar confirmación de lectura. Y yo a veces la firmo y a veces no. Eso me produce una sensación de control y de ‘prisa’. Y yo, a pesar de ser una mujer muy acelerada detesto las prisas. Bueno, creo que eso se hace evidente cuando escribo. No cuando te leo a ti y comento alguno de tus post o de tus palabras, porque entonces le doy prioridad a lo espontáneo. Pero cuando escribo aquí… me tomo mi tiempo. ¿Escuchas el metrónomo? Y a veces es como si estuviera visionando una película y detuviera cada ‘X’ segundos la cinta para ir transcribiendo las escenas con sus diálogos. Incluso la rebobino hacia atrás cuantas veces lo creo necesario. Pero no tengo ni idea de porqué me ocurre esto. Enate después de lo que llegó a leer sobre nuestro primer encuentro, uno en el que se suponía que yo estaba borracha por completo, llegó a pensar que lo que tenía en el cerebro era una grabadora. Aunque luego no, luego me dijo que lo que me ocurría es que yo escuchaba, que escuchaba realmente y entonces me limitaba a tirar del hilo del plátano. Él me veía más ”atenta” de lo normal pero normal, absolutamente normal, indiscutiblemente normal.

    Y NEXUS y yo hemos quedado sobre las dos de la tarde en el estanque del parque de los Cantos, porque dice que hace dos años estuvo en mi ciudad y tuvo un altercado con una oca. Curioso que las menciones, le digo, porque yo también tuve un incidente con una oca allí estando con L. una tarde de marzo. Pero luego me llama a las doce de la mañana y es para decirme que ya se encuentra a 200 km, así que en cosa de una hora u hora y media estará en el estanque. Y yo salgo de casa a la una y para el momento en que atravieso el parque ya he conseguido dominar mis nervios, y es cuando alguien me dice: ¿Pero dónde vas tan distraída que no ves a nadie? Es una madre de esas que tiene a su hija en natación sincronizada. Una ”mujer fea como el demonio” pero simpatiquísima. Bueno, no es tan fea o a lo mejor sí, pero tú ya me entiendes, hablo de ese tipo de persona que de agradable que es te parece hasta guapa. Y ella va con su hija y yo le explico que lo que ocurre es que he quedado allí mismo con alguien que nunca he visto en persona y que por eso iba fijándome sólo en la gente que camina alrededor del estanque de los patos. Un problema. Aquí dónde me ves vertiéndolo todo, pues en la vida real igual, y por eso prefiero no hablar con nadie, porque estoy segura de que en cuanto abra la boca diré algo que no me conviene. Y creo que ya lo he comentado un montón de veces: sería feliz si sólo me dejaran saludar y sonreír. No, pero la gente quiere pararse, y hablar de cosas que no les importan siquiera, que no significan nada. Y nosotras ahora hablamos de las fechas de los campeonatos y de la política de la directiva y de lo estricta que es la entrenadora con los padres cuando viajan. Las niñas entonces son suyas en exclusiva, y eso debe quedarles claro. Y es cuando suena mi teléfono y NEXUS me dice que estoy buenísima. Y yo le pregunto ¿dónde estás?, y allá por un sendero, se ve a un tipo alto y moreno hablando por teléfono y agitando la mano como muy contento. Y la madre le dice a la hija:¿Tú quién crees que será? ¿a quién ves venir hablando por teléfono? Y entonces me he despedido de ellas y he comenzado a caminar con rapidez en dirección a NEXUS, y NEXUS cuando nos hemos encontrado me ha agarrado por la cintura, me ha levantado por los aires y me ha plantado un beso en todos los morros. O sea no, un beso sólo no, un morreo en curso. Y cuando he podido soltarme, y conste que creo que he gritado, me ha dado tiempo a volverme para ver como la madre y la hija todavía me miran auténticamente anonadadas, aunque me sonríen, eso sí. Pero claro, la mujer irá pensando en lo que yo acababa de explicarle y uniendo el cabo de que supone que estoy casada, pues… Y ese, ese ha sido el principio. Y NEXUS lo sabía. Se lo he explicado por correo electrónico. Y no una, varias veces y también lo he contado en el blog. Esto es un pueblo pequeño y etc.

    Así que él como muy feliz de verme quiere agarrarme por la cintura y que caminemos así, como si fuéramos una pareja de adolescentes enamorados pero al encontrarse con el muro infranqueable de mis reticencias (¡Joder!, porque a ver, cómo coño le tengo que decir que yo tengo una familia a la que proteger de mi cabeza loca)… me sugiere que nos marchemos a otro lugar donde yo pueda sentirme más tranquila, y eso a mí ya me parece perfecto. Cruzamos el parque donde L. no está y él ha aparcado el coche frente a una sucursal de su agencia de viajes. Y le sugiero que nos acerquemos hasta P., cosa que a NEXUS no le parece mal. Conoce toda la costa pero el interior menos. Y él mientras conduce me agarra la mano y me la acaricia. No me la suelta, y yo tampoco lo hago porque no quiero resultar desagradable. Y vamos hablando. Yo sobre todo pero porque él me pregunta. Y le cuento esto y lo otro, y luego me voy de aquí para allá, y cuando estamos llegando le comento la posibilidad de acercarnos a S de P.

    Es un maravilloso ejemplo del prerrománico asturiano, el más antiguo que se conserva y en su interior le explico que hay un baptisterio (no sé muy bien como se dice) y que es el único en toda Asturias, y no sé si en España. Cómo me gustaría recordar todo lo interesante que me contó Ana, la guía turística, cuando visité el lugar hace un par de años. Me gustaría para poder contárselo yo ahora a NEXUS pero ÉL sólo quiere besarme y ni siquiera presta demasiada atención a esa piedra laberíntica que dice miles de veces y leas por donde la leas: ‘Silo Princeps Fecit’. Estamos en un entorno rural terriblemente bello y solitario, y eso es lo único que hacemos, besarnos.

  16. Distintas bocas que besan besos diferentes…
    Enero 12, 2005

    Diferencias Abismales

    Pero NEXUS no besa como ‘el amo’, a pesar de que entre los primeros correos que me escribe, lo que asegura es que él besa mucho mejor.

    Ha estado leyéndome y se ha hecho con algunas ideas equivocadas de mí. Por ejemplo, yo no soy nadie con la que te puedas acostar así porque así. Sí, yo cuento mis experiencias sexuales y hablo de felaciones y de besos negros y como si me diera por hablar de misas negras, aunque no sea éste el caso. A mí me atrae la luz. No la oscuridad. Ya me resulto yo bastante opaca. Estoy muy en contacto con mi propio lado infernal como para necesitar lavar mi conciencia con la de nadie. Y además no estoy en venta, y eso significa que mi ‘alma’, eso con lo que se supone que Satanás trafica, si existe tampoco lo está.

    Bueno, que yo cuento el sexo que vivo, e incluso cuando hablo de Guernika, estoy hablando de PASIÓN. Aunque él ya no me la inspire pero da igual porque a mí lo que me gusta es sentirme ‘conmovida’ (movida a sentir) o apasionada, y eso es algo que genera el deseo. Y el deseo, ya sabes que es aquello que decía Cernuda: ‘Una pregunta cuya respuesta no existe’. O sea, que … si me lees apasionada es porque por lo que sea tú me has apasionado. Tal vez lo seas, apasionante, o sólo lo haya sido nuestro encuentro, qué se yo… pero eso nunca se sabe hasta que no te ves viviéndolo. Podemos hacer planes, sí, y qué… sería una estupidez especular. No se puede prever el futuro, nadie puede… pero lo que si puedes es sincerarte contigo misma y decirte por ejemplo: ‘Bueno, pues con fulanito, siempre que me escribe se me acelera más el pulso o la neurona y a mí lo que me apetecería es… Y ¡jo-der!, tengo la sensación de que como persona me va a transmitir muchas cosas en cualquier tipo de Encuentro con él… y quisiera…’ Pero el deseo también es aquello que decía Paracelso: …Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas, nada sabe acerca de las uvas”

    Y NEXUS no besa como ”el amo” porque no tiene la misma boca de ”el amo”.

    Esa boca que es igual que un coño de mujer y una polla de hombre juntos. Y cuando besas a ”el amo” lo que tú sientes es que tu boca es un coño que él te está follando con su boca-polla y que tú en vez de una lengua, lo que tienes por lengua es una polla-lengua que folla con la boca-coño de ”el amo”. Y la boca de ”el amo” está llena de jugos pero no de saliva, y su lengua-polla se enzarza con tu lengua-polla en un combate lascivo y sensual pero a la vez erótico y tierno. Una mezcla extraña, aunque luego él, como persona, sea de lo más ‘común’.

    Y NEXUS lo que tiene por boca no te imaginas que es un desfiladero entre los dientes, eso primero y luego hay una garganta o una caverna, una muy húmeda pero porque dentro de ese hueco amplio, no es una boca acogedora como la de Caloma, el amante selva, lo que hay es un océano de saliva. Y como en el sueño de L., ese que recuerdo hasta un punto y luego olvido, aquí también he olvidado los detalles de su lengua. ¿No es curioso?

    Asi que abandonamos el pueblo y nos dirigimos a su capital. Allí si caminamos cogidos de la cintura y pasamos sin detenernos por delante de la colegiata. Yo le llevo frente a la estatua del rey silo dónde puede contemplar de cerca esa reproducción de la piedra laberíntica y decidimos comer algo y la comida es muy agradable. Aunque la mesa que él habría elegido es la única que está reservada y los dos tomamos lo mismo del plato del día: vino para beber, patatas rellenas de chorizo, escalopes con patatas de segundo y un café sólo y con azucar (el mío por lo menos). NEXUS me hace un esbozo de la trayectoria de su vida y me confiesa la única mentira que me ha contado. No tiene 39 años como dice su perfil, sino 43 pero esa es una mentira comprensible. La edad le limitaría en exceso el territorio de la conquista. Porque él no es un seductor, él es un conquistador. Y esa es la principal diferencia con Max. Max si es un auténtico seductor…

  17. EN EL ELOGIO DEL HORIZONTE
    Enero 12, 2005


    ‘Lo profundo es el aire’. Jorge Guillén

    Después de la comida decidimos irnos a tomar el café a Cudillero (uno muy tranquilo; él dice que le gusta eso, los cafés extra-largos) pero como vamos hablando nos confundimos en la salida ( por cierto NEXUS tiene un sentido de la orientación envidiable) y yo le planteo que ya que tendríamos que dar la vuelta, por qué no ir mejor en esa dirección y acercarnos a Gijón. Y seguimos hablando de sus relaciones, de las mías y llegamos al punto de Max y él, cuando yo le cuento, en ese momento en que pasamos justo por encima de los Cestillos, me comenta que algo no va bien, porque no se lo cuento con ningún sentimiento y bueno, eso a mí me da muchas pistas de cual es mi estado real, puramente pensante, y no estoy de acuerdo con lo que él me dice. A mí Max me importaba y aunque considero que como individuo está bastante involucionado, también creo que a poco que se esforzase adelantaría horrores en ese sentido. Porque tiene una capacidad de aprendizaje increíble, aunque no tengo del todo claro, todavía, si es como una ‘esponja’ o no. Para algunas cosas sí, o sea que según Cecilia si lo que absorbe de ti es sangre, lo que tú recuperarás de él es tu sangre. Y cuando hablo de evolución no estoy hablando de que se convenza de lo maravilloso que hay en ”mi supuesta promiscuidad”, o en esa loca carrera de obstáculos que parece que libro en mi búsqueda de sensaciones, y que a él le asusta. No, no para nada. No tiene nada que ver con eso.

    Sino con el erotismo, con la posibilidad de plantearse una relación erótica y no una relación estática y al uso, una relación en la que exista un espacio dónde crecer y dónde sucedan ‘cosas’. Aunque sea una que reúna todas esas condiciones ideales que él busca, las condiciones de lo convencional. No se trata de que yo no esté dispuesta a negociar.

    Claro que sí, y a batallar pero si compruebo que la lucha no es algo absurdo y que existe ‘ese sueño’ que merece la pena construir. Y Nexus me ha hablado de esa mujer que hubo en su vida durante un año. Alguien perfecto: joven, maravillosa, culta, bella, independiente y el sexo y la química dice que eran inmejorables entre ellos pero … siempre hay un pero… ella quería tener un hijo, así que él la abandonó, porque según él ya tiene demasiados mecanismos de defensa y que yo soy como él pero yo aquí tampoco estoy del todo de acuerdo.

    Y ya en Gijón dejamos el coche en el parking que hay en la playa. Pero antes de bajarnos del coche me ha seguido besando mucho, y para él ha comenzado el sexo. En la comida me habla del envoltorio. Él llama a eso que hacemos: comer, hablar, mirarnos, ‘el envoltorio’, y cuando me escribía me hablaba de ‘envolverme’ con cariño y ternura, con fuego y ternura. Y ahora está teniendo una erección pero yo no encuentro la ternura y tampoco busco comprobar nada. Yo al menos, no me siento ni tierna, ni excitada. A ver, quiero decir que no sé si mi coño estará o no mojado, puede que sí, sí, supongo que sí, es una respuesta natural a una estimulación pero eso a mí me es indiferente (lo difícil es que me ocurra lo que me ocurrió con Max, que me moje sin que ni siquiera haya mediado un estímulo físico), no estoy excitada en mi cabeza, no deseo que las caricias se hagan mucho más íntimas todavía.

    Y emocionalmente no estoy; o sea estoy por completo ausente y cada 45 segundos de cada minuto se los estoy dedicando a Max, así que me da exactamente igual que NEXUS me diga que está al 300 por ciento conmigo porque mis porcentajes son otros…

    … y cuando salimos por la escalera de acceso al exterior y él bromeando me agarra el sexo y yo me sobresalto, quisiera que en vez de pensarse que conduce por una de esas autopistas alemanas por donde se pueden alcanzar velocidades alucinantes, meditara que aquí en mi tierra lo que nos sobran son las curvas peligrosas y yo soy como eso, como una de esas carreteras secundarias de montaña, que hasta los suizos de la bicicleta bajan con miedo (que lo meditara pero sin la necesidad de pegársela). Y este hombre no está entendiendo nada de mí. ¿Narcisismo? ¿Exhibicionismo? ¿Es lo que se esconde tras mi diario? ¿Y qué importa lo que sea si lo único que a ti te interesa es la Conquista y satisfacer tu propio ego? Hay una cosa que se llama aceptación, sí, pero no es eso. Y él dice que no comprende esto que hago pero que eso no es importante, que lo importante es el que me acepte tal como soy. ¿Pero y cómo vas a aceptarme tal como soy si no tienes ni puñetera idea de cómo soy? Y mientras caminamos NEXUS mete su mano por entre la carne de mi espalda y mi pantalón y hace frío y yo tengo ganas de decirle: ‘¡Hostias tío!, no me levantes la chaqueta que me estoy congelando! Pero no se lo digo, así que la culpa es mía por callármelo y no informarle y recibe una llamada. Su hijo pequeño ha sufrido un percance, algo de la rodilla por causa del sobrepeso y … bueno, me recuerda que odia a las gordas, ese prototipo de mujer morena, baja y gorda, que es exactamente como mi madre y que era su mujer. Y caminando llegamos al ‘Elogio del horizonte’. Esa obra de Chillida y no es que yo no supiera siquiera que Chillida se había muerto hace años, es que ni siquiera había estado nunca en ‘el elogio del horizonte’. ¿Cómo es que tiene que venir un vasco a enseñártelo? ¿Y qué importa quién me lo enseñe? Lo importante es este momento, que lo conozca ahora contigo, o que alguien vaya a mostrármelo en algún momento, y él me explica el fenómeno acústico que produce la genial mega-escultura de su paisano, y yo entonces me empeño en que nos besemos por todas partes para escuchar los gemidos del mar y del viento. Y eso es bonito, muy bonito porque entonces el mar de saliva de su boca tiene sentido. Y para que te hagas una idea, lo que escuchas bajo la escultura cuando te detienes y te besas es el mismo ruido que si te pones una caracola en el oído. Una de esas caracolas que tanto le gustaba escuchar a L. Y sí, ahí sí que comienzan a funcionar al máximo mis sentidos y estoy disfrutando al límite de la experiencia, y lo sé porque me río pero con esa risa que carece de explicación, que sólo obedece a un estado de ánimo. Es que a mí con la belleza me pasa que me produce un efecto embriagante. No sé si a ti te ocurre lo mismo, e imagínate un mundo dónde sólo el verde es verde y el azul y el gris se confunden y no acabas de saber cuando el cielo es cielo, u hormigón o cuando termina por ser mar, o cuando esa extraña mezcla de gris y azul pertenecen a la escultura, o son de aquellas olas lejanas que rompen salpicando de blanco el acantilado con su espuma y a ti te parece que es eso lo que escuchas, y eso es imposible, y a nosotros moviéndonos bajo ese peso de 500 toneladas. ¿Y tú sabías que una noche de 1990 Chillida se despertó con la idea de trabajar directamente en el interior de una montaña, de sacar la piedra para meter el vacío? Y luego en Fuerteventura, después del sueño, fue cuando encontró a Tindaya…

  18. – LO OBSCENO –
    Enero 13, 2005

    Lluvia Dorada

    Fuera de ‘el elogio del horizonte’ no oyes nada. ‘¿Ves? Otra frontera y ya van unas cuantas’, le dije. En uno de sus correos me ha preguntado que si yo sé dónde está la frontera. Y entonces me río, y le digo que la risa es otra frontera. Pero creo que no me entiende… Tendría que haber leído ‘El libro de la risa y el olvido’ para entenderme. Y echamos a andar. Él va metiéndome la lengua en la boca y en la oreja ( yo odio que hagan eso) y va haciéndolo por esa especie de parque o jardín por el que descendemos y su mano se introduce por dentro del escote en busca del pezón. Le excita tocarme el pecho y retirar con rapidez su mano cuando nos cruzamos con alguien. A mí no. A mí eso se me queda bastante corto. Con la de emociones salvajes que he vivido yo en ese sentido. Follando en vestuarios, en salas de juntas, encima de la mesa del despacho del presidente del club de …., y eso no hace mucho, el día después de estar con Max por primera vez, un día antes de conocer en persona a Falbalá, el día en que Cristina… Y Guernika me ha masturbado en un pabellón abierto, en el servicio de caballeros, en un parque apoyados en un muro, con Tristana, una compañera mía y alumna suya, paseando a unos metros de nosotros a su perro: ¡qué cabrona!, decía él. Yo no la vi. No me volví para mirarla, y bajo unas escaleras a cielo abierto, tras la puerta de S. y mientras él vigilaba al exterior y me hacía desnudarme con una mano, donde cualquiera podía sorprendernos y Pésimo me besó locamente en esa consulta que se espía por dos claraboyas y yo me atreví a meterle mano mientras pagaba en la caja de un supermercado en el que yo había entrado sólo siguiéndole. A mí, acostumbrada a tal sobrecarga de adrenalina, lo que tal vez podría excitarme es que entonces incrementara la audacia de sus caricias. Le dijera a ese o a esos con los que nos cruzamos :

    ‘Mira, lo que hago. Mira como la toco. Estamos haciendo algo prohibido y queremos que tú seas testigo de ello’.

    Eso es perversión. Mirar a los ojos de un extraño y hacerlo cómplice de tu ‘delito’. Obscenidad. ¡Pero por Dios!, que juego de niños… Max y yo casi hemos follado en plena calle. ¡Pero qué digo casi! Yo me he agarrado a su pene y él no ha sido capaz de soltarse en 40 minutos que nos lleva atravesar esos escasos metros de acera, y yo me he puesto a comerle la polla frente a un bar de una zona de vinos. Y sé que él se ha masturbado pensando en ello. Me lo dijo. Pensando en eso y en lo que hicimos después en su casa.

    Quizás no fuera la primera vez que una mujer se baja las bragas y mea delante de él, o quizás sí… no sé, pero si es la primera que una mujer le dice: ‘arrodíllate’ y le hace masturbarla mientras abre el grifo para que el sonido del agua la ayude a desinhibirse y sus dedos, los de él, reciben una lluvia dorada. Descubriendo juntos sensaciones nuevas y muy placenteras.

    No sé durante cuanto tiempo estoy meando, es casi un vicio, sus dedos resbalando mojados de mi orín por mi clítoris y cuando acabo, saco su mano de mi coño y le lamo los dedos hasta borrar cualquier rastro frente a sus ojos desorbitados y luego le beso con la lengua ácida y salada, y le digo que hay quién ha sobrevivido así, bebiendo su propio orín, aunque no sé si es cierto o una leyenda más como otras, y él me lo discute, me dice que eso nunca, que significa la muerte y le obligo a lavarme. Me siento en su bidé y le hago frotar mi coño con jabón y luego aclarármelo y secármelo suavemente con una toalla. Y es maravilloso.

    Con él desconozco dónde se encuentra la frontera pero presiento que cruzaremos muchas, y creeremos que después no habrá otra y seguiremos cruzándolas, las inventaremos para cruzarlas, y siempre buscando esa sensación maravillosa de intimidad, de concierto, de plenitud, de goce mutuo. ya, dirás, ¿desde cuando mearle a un tío en las manos es la plenitud? Y sin embargo hay que vivirlo. Ese sien contra sién. Esa falta de recato. Ese decir entre gemidos, ‘Nunca había sentido deseos de hacer esto con nadie. No sé qué me está pasando contigo’.

    Y hay besos cálidos, ternura a borbotones y deseo, sobre todo eso, deseo y penumbra, y no sólo en el baño, hay como una penumbra de velas en el interior, una especie de experiencia casi mística y no hay suficiente alcohol corriendo aún por el cuerpo como para echarle la culpa. Soy yo guiándole a través de mí. Arrástrándole turbia a dónde quiero llegar y él que me sigue.

    Él que aunque piensa que no está preparado me sigue con esa confianza y esa entrega que en esos instantes hace que me sea inevitable el no amarle. No puedo no amarle y ¿cómo no voy a estar echándole de menos si es al único hombre que le he susurrado que quisiera tener una buena polla para joderle el culo? Y es lo que recuerdo, a mí sobre su espalda, caliente como una gata en celo, ya las habrás visto, van con las patas traseras dobladas y restregando el coño por el suelo o por el tejado, uno de zinc, y como yo le restriego a él por la oreja esas palabras.

  19. El peeling o relato de corte lésbico…
    Enero 13, 2005

    Y seguimos caminando. Él ha tenido muchas citas como ésta. Tal vez un centenar de citas. Su criterio de búsqueda siempre parte de la aventura. Es un hombre físicamente atractivo e interesante y me explica que San Sebastián es una ciudad elitista, y que se le ha quedado pequeña, es demasiado conocido y por eso utiliza la red y también me cuenta que un día le gustaría follarse a un travesti. Tal vez se pensaba que yo lo era. En realidad yo sé que soy algo, por no decir bastante, andrógina. Puede que siempre lo haya sido o tal vez que lo haya conseguido de tanto trabajar por ello. Creo que la sensación de ‘completud’ se encuentra en uno. Y es a partir de ahí, cuando tú te desarrollas en tu vertiente ”masculina y femenina” (casi prefiero los términos orientales ‘yin/yang’ porque lo occidental parece que tiene una connotación tendenciosa: activo/pasivo, positivo/negativo) cuando estás en condiciones de dar sin tratar de extraer eso que necesitas, esa materia prima, de los demás, y no me genero dudas, digo que no me devalúo: si te gusto bien, y si no también bien, estupendo. Yo soy asertiva.

    Y luego él me pregunta por mis inclinaciones lésbicas (que no existen, lo que existe es una bisexualidad, ahora estoy explorando eso), algo que ha leído, y yo le hablo de Christiana, que es alguien que conozco un día de octubre cuando acudo a depilarme a un salón de belleza. Es el día que voy a tener ese encuentro con Enol que luego no llega a ser porque él se molesta conmigo por algo que escribo sobre él. Piensa que le juzgo y le duele. Y voy a depilarme por segunda vez. Es ya después de conocer a Max y como aún tengo problemas con eso de la pediculosis púbica (no sé si me he librado de ella) se lo aviso, y Cristina no le da ninguna importancia al tema y hablamos bastante y cuando me está depilando las ingles yo me excito. En algún momento ella me presiona el clítoris con su dedo y yo me excito. Así que en vez de hacerme daño cuando me depila lo que siento es placer y me mojo y ella vuelve a sugerirme la necesidad que mi cuerpo tiene de un buen peeling corporal. Dice que tengo la piel extremadamente seca y que no seré capaz de hidratarla si no me hago un arrastre de las células muertas. Y es la segunda vez que me lo dice pero es después de que me excito cuando lo digo que sí, que reservaré hora con ella y lo probaré. Y Christiana dice que va a gustarme, que es una hora de tratamiento y que es muy agradable. Así que acudo a esa cita y no me cuesta nada relajarme. Y me relajo tanto desde el primer minuto que hasta a ella le extraña mi facilidad para dejar que alguien manipule mi cuerpo con esa confianza que manifiesto, y yo le explico que soy muy abierta, que me he ido haciendo así de abierta con los años o quién sabe si con las experiencias, que todo está en la mente, aunque también le digo que antes era muy distinta, demasiados prejuicios y ella dice que sería incapaz de relajarse así, aunque le gustaría mucho y no hablamos apenas.

    Escuchamos esa música que a ella le gusta y yo me concentro en el placer que me producen sus manos por todo mi cuerpo; un cuerpo al que trata por zonas. Y sólo la zona que trata está desnuda. Las otras reposan cubiertas debajo de las toallas y me encanta el olor de la jojoba sobre mi piel. Este producto que utiliza libera microcápsulas con ese aceite y a los 20 minutos me dice que debo darme una ducha para aclararme y yo me levanto, la sigo y siento una atracción brutal de mí hacia a ella. Estamos muy cerca y ella me enseña el funcionamiento de la ducha, yo podría tocarla pero no lo hago, es muy atractiva, y femenina, de cuerpo más pequeño y más frágil que el mío y yo respeto esa frontera, así que me quito las bragas y me encierro en la ducha y el agua comienza a resbalar por mi cuerpo mientras lo froto, y llevo sólo unos segundos cuando me doy cuenta de la imagen tan erótica que contemplo en el espejo de cuerpo entero de la puerta de la cabina, soy yo frotándome con sensualidad y no la veo a ella ni en la cabina ni por el espejo. Está en ese ángulo muerto desde dónde deduzco que contempla mi imagen a la perfección y en el que yo no puedo verla a ella y entonces siento que me está mirando, y que se está excitando con mi imagen bajo la ducha, tanto como yo. Por lo menos a mí me ha sucedido con alguna peli porno, sobre todo ‘Tabú’, que era muy mala pero dónde el hijo espía a esa madre tan hermosa en la ducha, enjabonándose y mientras se masturba. Y entonces comienzo a ponerle mucha más intención a mis movimientos, los ralentizo, y me acaricio los pechos y los pezones y las nalgas, con suavidad , y sobre todo con mucha sensualidad y froto con mis dedos mi coño, despacio, muy despacio, como si me estuviera masturbando y me contorsiono, el producto del tratamiento es jabonoso y yo estoy muy muy excitada y ella ha debido de sentir algo porque se muestra y de alguna manera entonces quiere que la vea y se pone a colocar unas toallas, sin necesidad, frente al espejo de la pared y nuestros ojos se coinciden en ese espejo por el que ella me mira, y es muy turbador y es sobre todo muy excitante. Me estoy insinuando a esa chica como quizás no me he insinuado a ningún hombre. Hay que ir con otro tiento. Una equivocación sería fatal. Antes tiene que existir una seducción, un juego de seducción, pero no es nada claro, quién está seduciendo a quién. Y después de que me seco y me tumbo otra vez en la camilla y ella me da un masaje delicioso que dura más de media hora, y yo lo siento todo, mi cuerpo se convierte en un receptor-transmisor gigante de sensaciones y me concentro en el deseo, no siento otra cosa que puro deseo, y hay un momento en que ella mientras masajea el final de mi espalda apoya sus pechos sobre mí y antes cuando estaba masajeando mis pechos, sus manos rotan al rededor de ellos, ha tenido que ver mis pezones erizados al máximo por su contacto y mientras su vientre empujaba con pequeños movimientos rítmicos mi cabeza y también siento como su sexo se pega a mi brazo y lo roza, y casi puedo sentir los pelos de su pubis a través de la tela de la bata y el pantalón y … es increíble, auténticamente increíble lo estupenda que me hace sentir, y cómo me gustaría desnudarla y hacerle lo mismo que ella me hace y succionar y lamer con mi boca todo su cuerpo. Christiana logra que se me dispare la fantasía como nadie me la ha disparado. Es una mujer tremendamente magnética y no sólo porque sus manos y sus dedos lo sean. Christina es una mujer muy deseable.

  20. DE AQUELLA CONVENIENCIA DEL PERNOCTAR
    Enero 14, 2005

    El instante en el que todo lo que sucede es lo único que podía suceder

    Entramos en una cervecería del barrio de Cimadevilla. Un sitio muy agradable en el que para las horas que son, sobre las seis de la tarde, hay bastante gente, y él me insiste en que le gusta especialmente eso de que le miren mientras me agarra y me besa en público, cosa que a mí me trae sin cuidado. Yo no suelo hacer las cosas que hago para que me miren. Las hago porque me apetece y punto. Y allá ‘el mundo’ si me mira o no. Ese no es el tipo de morbo que a mí ‘me pone’.

    Y por fin sale a colación el tema del alojamiento. ¿Dónde vamos a dormir? ¡Ah, yo no sé! Y menuda cara que se le queda, aunque es sólo un instante y lo oculta pronto. Se supone que trabaja en una agencia de viajes pero no se ha preocupado de buscar un lugar para pernoctar. Vamos, eso tendría que resultar muy sencillo para alguien que se dedicase a lo que él dice, ¿o no? ¿Y dónde pensaba dormir? ¿en mi casa? De nuevo compruebo que no ha escuchado nada de lo que le dije… y eso que era él quien se quejaba de los ‘yoístas’ y de que hoy en día el mundo adolecía de eso, de personas que escucharan al otro… y entonces le doy dos opciones a elegir porque él, que de repente tiene mucha prisa, dice que hay que ponerse ‘ya’ a encontrar ese lugar. Podríamos ir hasta a mi ciudad, yo lo preferiría, y no, allí no sé de ningún sitio barato. ¿Cómo lo voy a saber si yo no me dedico a andar saltando de pensión en pensión, o de hostal en hotel? y además no trabajo en una agencia de viajes. Guernika tenía coche. Max tenía un salón. Caloma… lo que tuviera. Me daba exactamente igual. Y bueno, entonces a ver, vamos a decidir: ¿ o Gijón? Te explico. Si estoy en mi ciudad es muy probable que en algún momento quiera irme. Estaré contigo, sí, unas horas, pero luego querré recuperar mi libertad. Yo lo preferiría, podría quedarme toda la noche o no, pero eso me haría sentir tranquila. Y no, el problema no es que no pueda quedarme. Me he traído mis gafas y mis líquidos de las lentillas. Con eso es suficiente pero es cierto que no había hecho planes para pasar la noche fuera, ni el día siguiente. Se suponía que tú te venías a tomar un café, y yo no sabía lo que iba a suceder. Con Max nunca me quedé y hubo días en que me apeteció. Bueno, llegué a pensar en hacerlo pero luego… mejor así, por eso me parece que hacerlo contigo y no haberlo hecho con Max… ‘Pero es que el cariño’, eso lo dice él… ‘el cariño se demuestra luego. Es el quedarse a pasar la noche con el otro el que … ‘ ¿El que qué? ¿El que justifica el sexo? ¿la aventura? Yo no siento que tenga que justificarme de nada ni con nadie, pero le digo que la otra alternativa sería buscar alojamiento en Gijón y así yo no tendría tan fácil lo de irme en cualquier momento, ‘andando’, matizo… y él opta por esa solución pero tampoco le explico que cuando yo quiera irme eso no va a ser ningún impedimento. ¿Qué insinua? ¿qué mi comportamiento es denfensivo? ¿qué le tengo miedo a la intimidad y por eso huyo? Pues no, no y no. Me niego a aceptar ese argumento. Lo que ocurre es que valoro mi independencia, vale sí, esa tan extraña que me gasto, por encima de sus necesidades y de las de casi cualquiera. Tú, para sentirte, victorioso, Conquistador, tienes que levantarte conmigo a tu lado despelurciada, y yo no deseo eso porque no busco pertenecer a nadie, en todo caso buscó que tener que quedarme, me resulte inevitable. Esa sensación tan deseada de: ‘Imposible, imposible irme de ti. No vayas a pedírmelo, por favor. Ahora no, ahora no. Quiero quedarme contigo ocurra lo que ocurra. Me encuentro tan a gusto a tu lado’. Y sin ese deseo yo no juego. Así que le sugiero el nombre de un hostal de las afueras de mi ciudad pero sin garantías de que esté abierto y no se me ocurre hablarle de otras localidades veraniegas que le gustarían y que seguro que por estar tan fuera de temporada tienen unos precios de lo más asequible. No lo hago porque ahí lo del transporte público sería una pega para mí. No tengo buena combinación. Y NEXUS elige Gijón. Prefiere jugar sobre seguro, cuando a mí bastaría que alguien me hubiera comentado cualquiera de esas cosas para que nos hubiésemos ido a esa ciudad inmediatamente. Porque sería como decir: ‘Tú quédate por completo tranquila que conmigo no vas a tener ningún tipo de problema. Yo me adapto’. Si quieres seducir aparte de crearle al otro la necesidad de ti… tienes que conseguir su Confianza

    Así que salimos de la cervecería en busca de ese alojamiento ‘barato’ y a mí se me ocurre llamar a FALBALÁ, aunque no la llamo sólo por eso. Por qué ‘barato’ seran treinta euros, ¿no? ¿o 30 euros también te resultará caro? Y eso que me había dicho que me despreocupara de las limitaciones… Y con FALBALÁ, muchas risas y algarabía, porque a mí cuánto más me ves en ese plan festivo, más preocupante estoy siendo, porque lo que me ocurre es que estoy pensando mucho y no quiero que tú me lo notes. Yo no le enseño mi tristeza a nadie, así como así… Si te dejo que me veas triste, o te comunico que me siento triste es porque tú ya estás significando algo muy importante para mí. Un ejemplo:

    Ayer le hablé a L. por primera vez de mi abuelo y después de que ella leyese en voz alta, el capítulo número ocho de ‘La Inmortalidad’; ese en el que se cuenta porque Agnes abandonó aquel gesto, hasta que el gesto despertó… comenzamos a conversar del bien y del mal, de dónde pierden su proverbial amoralidad… Ella me preguntó: ‘¿Y a qué años se murió tu abuelo?’

    – A mis 17.

    – ¿Y lloraste cuándo se murió?

    – No. Aquel día no. Pero lloré su muerte el día que me comunicaron que iba a morirse y estuve llorándola durante muchos meses, hasta que me quedé sin lágrimas…

    – Pero vas a llorar ahora…

    Mis ojos se habían empañado

    – No quiero hacerlo, cariño. Ya sabes que no me gusta llorar delante de nadie… y además tengo que irme
    – Sé que te vas ahora porque vas a llorar.
    – Dame un beso.

    Y eché a andar, y cuando llevaba andados varios pasos y justo iba a desaparecer por la esquina ella me detuvo tirando de mi brazo y me hizo girarme para mirarla. Yo no lloraba pero seguía triste…

    L. me sonrió y me dijo: ‘Ya te voy conociendo’

    Fragmento que fue escrito a principios de abril del 2004

  21. OTRA DE SORDIDEZ
    Enero 15, 2005

    Tras eso…

    Después de que Falbalá me dio el nombre y la dirección del hostal, ‘el Bahía’ en la zona del Llano, y Nexus habló con ella un minuto para saludarla, Falbalá y yo nos despedimos a través del teléfono y ella me dijo que tenía ganas de leerme el lunes (creo). Luego, al colgar me parece que yo comenté que lo de los teléfonos móviles era fantástico (en ese momento me había sentido ”conectada” a una persona con la que suelo estarlo) y le expliqué a él eso de que Falbalá y yo, junto con otra chica de Cádiz permaneciéramos encerradas en una especie de grupo en el que nutríamos nuestros diarios personales con cosas tal vez un poco distintas a las que se pueden encontrar en estas bitácoras. Pues eso, conversaciones de índole privada. Y no por lo que hablen ellos, si no por lo que llegas a hablar tú … por la que llegas a ser tú, porque eso también eres tú. Además de otros pensamientos íntimos que aquí muchos de vosotros no estáis preparados para entender.

    Bueno y como estábamos un poco perdidos le pregunté a un chico por el ‘Tizón’ (el coche estaba en el parking cercano) y él me indico. ‘Es lo que tiene conocer’, me dijo Nexus. ¿Pero se puede llamar conocer a tener un punto de referencia? Yo no lo llamaría así pero tampoco le di más vueltas. Le pregunté si le gustaba la comida china y le expliqué que el ‘Tizón’ era un pub que había cerca de mi restaurante chino favorito (y por favor Falbalá… ahora no te rías) y le dije que si le parecía, luego le invitaba a cenar allí (a mí es que me encanta la comida china), y Nexus se mostró entusiasmado con la idea. En realidad me plantee pagar yo también el hotel porque no sé… no llevaba mucho dinero pero pensé que eso me iba a dejar mejor sabor de boca. Así que el plan era buscar alojamiento y luego salir a tomar unas copas y a cenar. Serían como las siete menos veinte de la tarde, y a mí lo que si me apetecía mucho era pues eso, seguir tomando unas cervezas o unos vinos y tratar de relajarme. Creo que también le dije que tendría que comprarme un tanga porque no me había llevado ni otro de repuesto por si las moscas. Lo pensé pero no lo hice. Decidí que eso me condicionaría demasiado (como si ya hubiera tomado la decisión de tener sexo con él antes de salir de casa) y ya era suficiente con lo de las gafas y las lentillas. No sé puede encontrar un líquido de lentillas, a ciertas horas, así como así.

    Y nos montamos en el coche y empezamos a dar vueltas por Gijón. Porque Gijón es una ciudad para eso, para perderse en coche, y nadie de todas las personas a las que les preguntamos supo indicarnos la manera de salir del atolladero, así que no llegamos a tomar la dirección del Hostal del Llano y él decidió avanzar en la dirección opuesta (creo que era la dirección opuesta, vamos) y cuando llevábamos recorrido un buen tramo los dos vimos una estrella en medio de una calle, el HOTEL PARÍS

    Y aunque yo no me atreví a decir nada porque no tenía ni la menor idea de lo que podría costar una habitación en un hotel de una estrella, Falbalá me había hablado de unos 45 euros, él se detuvo, me dejó dentro del coche, subió a preguntar y bajó a los pocos minutos diciendo que ya estaba, con tan buena ‘potra’, que también vio sin falta de que yo se lo señalase el parking con plazas libres que había a unos escasos 20 metros por delante de nosotros (es que hubiera sido de paranoicos pornerse a buscar aparcamiento a esas horas de un sábado en una ciudad en la que hasta para encontrar una zona azul, con un mísero hueco, lo tienes negro). Y será absurdo lo que voy a escribir ahora pero eso me pareció que era mi salvación. No sé, que nadie me pregunte, intuición femenina.

    El hombre con uniforme que había detrás del cristal de la cabina informó a Nexus, con muy pocas ganas, de cuánto era el coste de la noche. Doce euros. ¡Que bien! ‘Así lo dejamos durmiendo dentro’, dijo Nexus. Aunque el individuo era como para vomitar y largarse a cualquier otra parte. Yo es que para eso soy muy especial. Me molesta ese tipo de gente que se supone que está a ”tu servicio” (trabajando) y que parece que lo que te está haciendo es un favor … Y Nexus abrió al maletero, cogió sus cosas y yo me alegré mucho de poder llevármelo todo conmigo y todo el rato, en ese bolso de Zara que es el doble de grande que el bolso de Mary Poppins y en el que, si no me importa cargar con ello, me caben hasta el doble de cosas si me lo propongo. Yo no sé como ha salido tan duro, la verdad. Y me pensé lo de no subir a la habitación, no vayas a creerte. Me pensé el decirle a Nexus sube tú y tómate tu tiempo si quieres que yo te espero en la calle. Respirando el Aire. Había una voz dentro de mí que ne pedía que no subiera (y que nadie se vaya a pensar que estoy hablando de esquizofrenia) y lo de tanta ”intimidad” consecutiva (llevábamos más de cinco horas juntos) ya me tenía un poco harta. Aunque tal vez lo de mi necesidad acuciante de espacio, tuvo que ver con aquello que él mencionó sin venir demasiado a cuento: ‘Aquí es dónde deben venir las putas’. Y yo no creo tener ese tipo de prejuicios pero el asunto me estaba pareciendo muy sórdido y me estaba recordando inevitablemente a un fin de año que viví con un amante que tuve cuando era muy joven. Uno que me costó una migraña perpetua de tres meses. Yo entonces estaba loca por Enol y me enrolle con L. V., un hombre casado, por no estar sola, por permitir que alguien me diera el cariño que necesitaba y a cambio entregaba mi sexo, sexo sin deseo casi cada día. Y la habitación era aún más sórdida de lo que había podido imaginarme. Tal vez me lo pareció por la colcha, o porque sólo encendí la luz del espejo del tocador y era una luz opaca y ocre. Y la sordidez se me atragantó. Bueno, si no acabas de vivir una historia maravillosa con un hombre maravilloso, y luego cuando esa historia parece que te abandona a tu destino de vagabunda, tienes la fortuna de dar con alguien que en algún instante te resultó mágico, y deja que te consueles con él, y hasta tiene un atrapasueños que tintinea sobre tu cabeza cuando tú te yergues, para recordarte lo hermoso que fue dar por una vez en tu vida con ese hombre maravilloso por el que siempre has esperado y que sabe tratarte exactamente como tú querías ser tratada… pues eso, que si no hubieras vivido momentos tan hermosos, puede que la sordidez no se te atragantase y no te resultase tan indigerible pero eso fue lo que ocurrió. Aunque ahora tengo que detenerme aquí porque, ayer ‘por la noche’ sucedió algo y esta esta mañana he quedado con alguien para conocernos. Con ‘J.’, el abogado que se parecía a Carmelo Gómez en ‘Tierra’. Ayer me sentía muy sola y él me hizo mucha compañía, así que me parece que se lo debo. Hoy dicen que va a llover, ¿no?… Un beso.

  22. – MASTURBÁNDOME DE PENA –
    Enero 16, 2005

    Lo que tú no sabes y yo ignoraba…

    Continuó besándome en la habitación del hotel. No me fije siquiera en el número que era. Subías las escaleras hasta el primer piso y allí estaba la recepción y la nuestra era una puerta a mano izquierda. Yo le dije mientras respondía a sus caricias y a sus besos por inercia: ¿No vamos a salir a tomárnos algo y a cenar? ‘¿Tú quieres mejor que salgamos o que hagamos otras cosas primero?’ Yo quiero mejor que salgamos, dije… pero él continuó besándome y me bajó la cremallera de la chaqueta. Insistí, ¿entonces no salimos? Pero él no dejó de tocarme y yo me fui resignando a la idea de que no saldríamos, de que lo que haríamos sería follar pero también sabía ya que después de eso no me quedaría a pasar lo noche con él.

    Y nos desnudamos, aunque yo, malditas las ganas que tenía de hacerlo…

    … y en ese momento ya sé que no era yo, no sé quién soy realmente en esos momentos pero no sé exactamente quién soy. Hay algo violento en mí. Una agresividad pasiva que nubla mi mente y que es probable que muy pocas personas identifiquen con la agresividad.

    Tampoco se parece a un secuestro emocional que fue lo que me ocurrió en casa de Carlos…

    Aquí hay mucho frío. Hay un aislamiento absoluto de la función sentimiento, no tengo ni un sólo sentimiento que pueda reconocer como tal, ni una sola emoción que no sea la del desapego o la de la ira, en todo caso y ahora meditándolo, pero una ira gélida, destructiva y contenida, y yo diría que también hay un aislamiento absoluto de la función sensación, lo que creo es que lubrico para no sentir dolor porque en algún momento de mi vida aprendí a hacerlo (será algo adaptativo) y lo que si hago es procesar pensamientos a una velocidad de vértigo pero pensamientos que me resultan inconexos.

    Estoy elaborando un plan de huida. Y le chupo la polla. A ver, hacer eso suele dárseme bien. Así es como suelo conectarme con la emoción. Me relaja mucho el sexo oral cuando lo practico durante unos minutos pero la polla de Tervoch tiene un sabor y un olor muy parecidos al de Luis, el conductor de autobús. Y la colcha está muy áspera y entonces se me viene a la cabeza eso de las putas que él dijo y también lo que me dijo Cecilia B. aquella vez cuando le comenté que la polla de Luis tenía un olor y un sabor desagradable: ‘Espero que no sea una gonorrea. Son tan desagradables’. ¡Joder!, pues anda que lo de las ladillas tampoco es plato de gusto, y eso como poco… y él me dice que le de mi chochito mientras le chupo la polla. ¡Chochito, joder, chochito!

    Sabina, la pintora, hubiera vomitado si Franz ademas de follar con los ojos cerrados hubiera llamado a su sexo así.

    Y a eso, le digo que no. O sea: ‘NO’. Pero también se lo dije a Carlos, aunque por otros motivos y menudo el caso que me hizo. Nora tiene razón. Me encantó ese detalle suyo. Le dije que no y Carlos me miró sonriéndose al tiempo que se agarraba a mis piernas, las abría y sumergía su cabeza y su boca salvaje entre ellas.

    Y Nexus me aparta de él, me coloca y mientras clava con fuerza las falanges de sus dedos en el interior de mi vagina, y comienza a moverlos a un ritmo frenético. Pumpumpumpumpum. Como si quisiera furarme hasta con los carpos y los metacarpos, y si me descuído hasta con el cúbito y el radio.

    Así es como me masturbaba Guernika por iniciativa propia, como me masturbaba ese Guernika que era un auténtico desastre para las relaciones humanas, cuando yo no le decía como me apetecía exactamente que lo hiciera. Como te masturban los hombres que piensan que todo lo que nos importa en la vida a las mujeres son los falos. Y ya sé frente a quién estoy, y también que mientras no tenga un orgasmo no me veré libre de ese funesto movimiento, así que decido fingírselo. ¡Vaya! Es curioso el autoconcepto tan cojonudo que tienen algunos tíos de sí:

    He leído con atención tu escrito……y está fenomenal…….y no tengo ninguna intención ni de juzgarte ni de analizarte ni nada por el estilo……..faltaría plus!!!!!!!………Mi opinión tiene el único valor de conversar contigo…..y a ser posible…..esbozar una sonrisa, sentir un abrazo ( no de amigo…..sino de esos que notas cariño y pasión a la vez), unos besos ( de los suaves en los labios)…..y todo el morbo que nos podamos provocar…..usando la imaginación, la provocación y la ternura ( difícil, no??)….. pues sí……porque los hombres caen…… o en la ñoñería mas cursi y romanticona…..o en el sexo= penetración…..y como es mi polla, y que bueno soy…y te la voy a meter….ja,ja,ja,ja…..…Perdona, Candela…..es que me hace mucha gracia. Estaba recordando una fiesta este verano…..después de la cena, copas en un pub…luego en otro, mas tarde en otro…..pues como es normal acabamos en una discoteca muy conocida……serían las 4 de la mañana…..había 70 chicos y 30 chicas( como siempre…el ritual del buitre..….chicas en el centro…..chicos alrededor con la copa en la mano( detalle que no falta)…y lanzando miradas arrebatadoras de conquista….ja,ja,ja……Total….a las 5 de la mañana…..quedaban alrededor de 30 chicos y 8 chicas………a las 6 de la mañana……..el espectáculo va a empezar!!!!!……queda 1 chica…bueno chica por ser genesoro…..una mujer alrededor de 50 tacos, antilujuria, fea de cara, cuerpo gordo, borracha, ropa nada sexy…….pues hete aquí….que 2 buitres de 25 tacos se lanzan al ataque mas ridículo y patético…..para ver quien se la follaba!!!…..mi faceta de voyeur…..y de vuelta de todo esto ….me hace vivir la noche con esa mirada de voyeur…..alucinado!!!………que falta de imaginación y que todos los regalos (Willy incluido)…tienen que ir en envoltorio de regalo y sorpresa…….HASTA AQUI……por el momento……ja,ja,ja

    Me caes muy bien, y ya te dije que la sensación que tengo contigo…es tu necesidad( si quieres otro adjetivo..úsalo)….de que te sorprendan, te mimen, y te sepan envolver…..con ternura y fuego…….Al ser tan desinhibida ( me gusta, que conste) atraes a un hombre buitre……y además lo sabes…..por eso te sorprende cuando conoces cosas o ‘T’ diferentes( lo siento..no tengo abuela!!!…y tu sí!!!!….ja,ja,ja).
    Y eso de que …”no pierdas el tiempo conmigo”…..que es un auto castigo????…o simplemente….reclamas un poco mas mi atención??…..

    Y no me molesta nada que publiques cosas….ya sabes….uno debe saber donde se mete…..y ser inteligente para saber donde está la frontera entre el ataque y la huida…

    BESITOS…en tus pezones( en la foto me gustaron mucho) muy suaves. De un chico interesante y lleno….de morbooooo

    Pues nada que así estaba la cosa. Yo que quería que nos fuéramos por ahí a tomar unas copas y pasar un rato agradable y allí, hasta el culo, del derroche de imaginación que se gastaba Nexus conmigo. Y eso, que después de mi espectacular orgasmo llegó el momento de joder y me dio la vuelta y empezó a penetrarme sin darse cuenta de que de haber estado ‘allí’, con él, yo debería estarme chorreando y no medio reseca, pero no, él se dedicó a introducir su lengua por mi pabellón auditivo y yo ya hasta me veía el lunes camino del otorrino con la audición perdida.

    Por que a ver, ¿los hombres no saben que lo que es irresistible es que te coman el lóbulo de la oreja y te den besos y más besos por el cuello?

    Y me dije: ‘venga bonita, si tienes suerte éste es de los que se cansa pronto’. Pero no, no iba a haber esa suerte y era de los que lo que quieren es impresionarte con esa polla suya tan virguera con la que les doto la madre naturaleza, la madre que les parió y encima Nexus empezó a soltarme de todo por esa boca, y yo qué sé lo que quería que hiciera con su ‘churra’ (así la llamaba él) y con la churra de no sé cuantos más tíos.

    Y entonces cuando ya llevaba no sé cuanto rato penetrándome, me mandó que doblara las piernas y las metiera dentro de las suyas y hala, venga ¡flipa!, que aquello no se acababa nunca y yo pensando: lo voy a llevar al chino directamente, vamos a pedir, luego le voy a decir que tengo que ir al baño y yo no me habré quitado ni la pelliza, les voy a pedir la cuenta, voy a pagar la cena, voy a salir por la puerta y me voy a ir directamente a la estación de autobuses y este pavo no me ve más el pelo en mi puta vida. Ese era el plan. Y entonces me preguntó que si quería hacer no sé que con la polla un negro y yo le dije que no, punto. Y al minuto no sé entonces que coño más me preguntó de ese estilo y yo le vuelvo a decir que no pero ya con un rebote impresionante. y no va y me dice:

    ‘¿Me la meneas un poco?’

    Y hostias, de verdad que hay que estarse en la luna de valencia para no darse cuenta de cuando una tía está hasta los cojones de ti y de tu puñetera verborrea. Y ahí ya sí que se me cruzaron los cables. Me erguí en la cama, y le dije: ‘Yo me voy a vestir’. Y comencé a vestirme sin ni siquiera mirar para él. Y no sé si era que me daba vergüenza, o tenía miedo de su reacción, o, bueno lo que fuera pero yo me estaba vistiendo y se había acabado. Lo dejo detenido por el momento aquí, ¿de acuerdo?. Es que me está costando horrores escribir este post.


  23. LAS HUIDAS ESPELUZNANTES
    Enero 16, 2005

    Y me vestí. Eso hice, vestirme en un tenso silencio y sin mirarle siquiera, tensa como una cuerda de cello bajo un arco inmóvil, y cuando terminé de calzarme las botas me levanté, rodeé la cama, agarré mi bolso y me encerré en el baño pero sólo estuve un minuto. Tal vez menos. No podía quedarme allí porque era darle tiempo a que él reaccionase. Así que contemplé con desolación en el espejo lo patético que era el aspecto que ofrecía mi rostro desmaquillado a medias y mi pelo alborotado. Y ni siquiera me detuve a colocarme los cabellos que se me habían desprendido del recogido, ya lo haría por el camino en el servicio de mujeres de algún bar. Y cuando abrí la puerta y fui consciente de que él ya estaba casi vestido y podría detenerme, o vete tú a saber qué… agarré la chaqueta de abrigo que había colocado sobre el respaldo de la silla y sólo le dirigí una mirada impersonal mientras le comunicaba mi decisión: ‘Yo me voy’. Y no logro recordar siquiera como me miraron entonces sus ojos, con qué expresión. Y dicho esto me di media vuelta, giré la llave que estaba colgada de la puerta y la abrí y la cerré tras de mí, chocando casi de bruces con el individuo encargado de la recepción, que claramente había estado escuchando tras nuestra puerta y le dije: ‘Adiós’ mientras descendía a toda prisa por las escaleras y salía con paso apurado a la calle, para torcer en la primera transversal que encontré a mano izquierda pero sin correr. No quería tener que correr.¿Y hacia dónde iba? Una ciudad extraña al caer la noche resulta el doble de extraña, el doble de desconcertante. Atemorizadora. Y pensé en llamar a Falbalá, de repente necesitaba escuchar con desesperación la voz de Falbalá, la misma voz que había escuchado apenas una hora antes y llorar con ella, sí llorar, era lo único que deseaba, llorar en vez de reír, pero eso significaba que tendría que detenerme y presentí que me sentía demasiado asustada para hacerlo. Llorar es como recordar, un proceso asociado a la lentitud. El olvido y la risa son más volátiles, más raudos. Yo ya no sé cómo llorar sin detenerme. ¿Y además qué podía decirle? Desconocía en que punto de la ciudad me encontraba, estaba completamente perdida, aunque no sé porqué me daba la sensación de que si seguía avanzando… avanzaba en el sentido correcto: el sentido de las agujas del reloj. Por favor, ¿podría usted indicarme cómo llegar a los Alsas? Debí preguntarlo entre unas ocho y diez veces a personas diferentes. No recuerdo ningún rostro en concreto. No reconocía ningún lugar andado otras veces. Quizás hasta cruzaba por calles que había recorrido junto a Max. La gente era amable conmigo y yo me detenía el tiempo justo. Daba las gracias en seguida y proseguía mi camino sin aminorar el paso. No podía permitirme perder ni un segundo con explicaciones interminables. Sólo necesitaba que me situaran en la dirección correcta: ‘Sí, sí, no se preocupe en llegando ahí… ya pregunto más adelante’. ¿Pero y qué sucedería si él me alcanzaba? No quería tener que volver a ‘enfrentarme’ con él. Me sentía avergonzada por mi comportamiento, a pesar de ser consciente de mi cobardía: no había tenido el valor de mirarle a los ojos mientras me estaba vistiendo, no le había dado ni una sola explicación, yo que presumo de valiente, de frontal y Nexus ahora podría estar enfadado e imaginarse con suma facilidad hacia donde me dirigía… Tendría que abandonar Gijón de alguna manera. Entonces escuché la melodía del teléfono móvil. Eso era un mensaje, y seguro que era suyo. ¡Pues qué bien! Por lo menos el teléfono móvil lo llevaba conmigo. Hacía unos minutos hasta había dudado de eso. Y miré el reloj, las siete y veinte. Piensa, piensa, qué vas a hacer. A ver, si llego a tiempo tendré que sacar el billete y luego permanecer esperando en una cola, no ha habido día que no tuviese que guardar cola allí, y de repente lo escuché con claridad, entre el bullicio de gentes, las calles eran un hervidero de personas, alguien gritó mi nombre a mis espaldas, y el corazón quiso salírseme disparado del pecho pero no aflojé ni por un momento la marcha para comprobar si quién lo había gritado era él, seguí preguntando y apurando el paso, y así hasta que estaba a punto de alcanzar la plaza que desemboca en la calle de los Alsas y entonces cambié de idea y fue cuando opté por tomar el tren. Acababa de doblar una esquina y si era rápida y él no me seguía muy de cerca podía cruzar a la estación de la F.E.V.E y quizás tuviera la suerte de que hubiera algún tren que se fuera a esa hora, porque si no ya no podría arriesgarme ni a ir a los Alsas, ni a quedarme allí. Estaba al borde del ataque de pánico, y si nunca has vivido uno, no puedes imaginarte lo que sucede por dentro de tu cuerpo físico en esos momentos. Y si el sudor frío comenzaba entonces tendría que llamar a Falbalá y pedirle que me ayudara antes de perder el sentido. Y fue cuando vi a aquellas mujeres. Llegaron al semáforo en el mismo instante en que yo lo hacía , y no sé por qué razón les pregunté: ‘¿Ustedes saben si el tren para A. sale a esta hora?’. Y la más joven me dijo que sí, porque era el que ellas tenían que coger y si no corrían iban a perderlo. Y me vi salvada, y cuando el semáforo cambió a verde eché a correr con ellas, y les pregunté si sabían dónde debíamos sacar los billetes. ‘Sí, pero nosotras ya lo tenemos. El nuestro era de ida y vuelta’. Y yo desde luego no pensaba perderlas de vista, así que las seguí y me monté sin billete en el tren y en el mismo vagón en que ellas lo hicieron, el antepenúltimo, aunque luego traté de cambiarme, de ir más hacia adelante y buscar al revisor o huir del revisor. Yo qué sé que era lo que pretendía hacer pero no conseguí abrir la puerta. Estaba tan nerviosa que me trabé y me senté derrotada, en parte porque había contemplado mi imagen desastrosa en la ventanilla. Y frente a mí, había una joven de largos rizos rubios y aspecto comprensivo, aunque ella iba del otro lado del vagón.

    – ¿Sabes a que hora se pone en marcha esto?

    – A partir de ya – me dijo ella mientras miraba el reloj y apretaba la bolsa de gominolas de la que comía en la otra mano.

    – No tengo billete. -le dije yo. ¿Crees que el revisor se enfadará conmigo?

    – Depende. No sé decirte. Los hay que se molestan mucho y los hay que no. Si tienes el dinero justo igual no.

    – Pues no lo sé pero le daría lo que fuera con tal de irme de aquí ya.

    Y en ese instante ella me sonrío con mucha dulzura, la misma dulzura con la que sonríen los niños cuando alguien les pone entre las manos uno de esos algodones de ese puesto de las ferias que huele a azúcar en el aire, y fue algo bonito, una sensación muy reconfortante, como si por fin alguien me confirmara: ‘No te preocupes porque aunque no sé lo que te ha ocurrido, y tienes el aspecto del que ha vivido o escapado de algo terrible, ya estás a salvo’, y suspiré hondamente por primera vez mientras me dejaba caer abatida sobre mi asiento y contemplaba mi reflejo en el cristal, los ojos espantados de esa mujer que era yo y que me miraba desde la ventanilla del tren. Eran las siete y treinta y cuatro minutos cuando el tren se puso en marcha, y casi menos veinte cuando escuché nuevamente la melodía del teléfono. Otro mensaje, y entonces me cambié de asiento, me di la vuelta para viajar en la dirección del movimiento del tren, lo más natural, y fue cuando leí los dos mensajes que me habían llegado.

    19h18min… Se lo q sea, lo siento. Una pena la cena en el chino. Q t vaya bien d corazon.

    19h38min… Si te he molestado lo que te decía no eran más que palabras pero siento lo q sea. Es una pena venir a verte y acabar asi sin saber pq. Besos y suerte!!



  24. Los raíles
    Enero 19, 2005

    ¿Lo que ocurrió era lo que imaginabas?

    Y eso fue lo que ocurrió. Leí aquellos mensajes de ‘Nexus’ y me puse a escribirle uno a Falbalá y luego otro a Max. Necesitaba hacerlo:

    ‘Me ha pasado algo horrible pero creo que a ti te gustará saberlo ;)’

    19h49min… ¿Y por qué no me lo cuentas de una vez?

    ‘Porque esto es otra cosa distinta. Voy camino de camino en tren y es complejo’

    Y entonces me llegó un aviso de llamada pero su llamada no la recibí y a continuación una pregunta:

    19h54min… ¿Quieres que pase a recogerte?

    ‘Si por favor pero estoy hecha un asco’

    Era como me sentía, asquerosa. Y me levanté y me acerqué de nuevo al asiento de las mujeres con las que había subido al tren porque estaba demasiado oscuro y tenía miedo de no reconocer la estación en la noche pero ellas me comentaron que se bajarían en … y que eso suponía dos paradas antes del lugar en el que tendría que hacerlo yo.

    20h03min… ¿A qué hora llegas? ¿La estación? Yo estoy en ….

    ‘Me bajo ahí’

    Le escribí. Me pareció a propósito por lo que ellas me acababan de comentar y la verdad con el aspecto que ofrecía, hasta las mujeres me miraban con cierta desconfianza. Prefería no enfrentarme al amasijo de gente que me encontraría con seguridad de bajar del tren en la ciudad de Saldré.

    20h05min… Vale voy para allá

    Pero él no estaba allí cuando llegamos y aquello daba mucho miedo. Las mujeres se despidieron de mí y me pidieron que tuviera cuídado. Yo no me imaginaba que nos detendríamos en un lugar así, tan solitario, tan alejado de la carretera, y ellas ahora habían cambiado su actitud para conmigo y me ofrecían que me fuera con ellas. No les parecía prudente dejarme allí pero yo les di las gracias e insistí en quedarme

    ‘Me bajé en el apeadero de … Es un descampado y está muy oscuro’

    Entonces Max me llamó y me dijo:’ Pero por qué no me contestas cuando intento hablar contigo… ‘. Será cosa de la cobertura, le expliqué yo. No hubo ninguna llamada, y él me estaba esperando hacia minutos en otro apeadero, en uno en el que el tren no se detenía y logré decirle cerca de dónde creía yo que me encontraba para que él pudiera dar conmigo, y fue muy emocionante cuando lo hizo. Así que ya ves, fue con Max con quién pasé aquellas increíbles y maravillosas nueve horas de las que ya no me podré olvidar jamás, y fue Max quién luego condujo en albornoz por la ciudad para llevarme hasta casa en la madrugada. Yo no quería que lo hiciera pero cuando me dijo que iría así, tal como estaba vestido… con tal de que le dejara llevarme, aunque sólo fuera por una vez… no pude resistirme.

    PS: Hay momentos sublimes en la vida. Eso es todo. Están ahí aguardándonos detrás de cualquier consecuencia para recibirnos con los brazos abiertos como si fuéramos la parábola del hijo pródigo. Pero la felicidad no es algo que se pueda atrapar Max. Eso trataba de explicarte… Yo, al menos, me sigo quedando con lo inevitable.

    Un beso

    .
    .
    .
    .
    .

    a Max:
    ¿Y qué es lo inevitable?

    Tener sentimientos por ti, por ejemplo. Eso es inevitable. Ya no lo puedo evitar. Pero no es menos inevitable que yo permita que nadie juegue con ellos. ¿Tú recuerdas a Nati? ¿la Nati que hacía de novia de Darín en ‘el hijo de la novia’?. Pues eso… yo creo que tú estás acostumbrado a mujeres que nunca saben a lo que estás jugando pero yo no soy como ellas, yo lo sé de sobra, por eso precisamente no puedo permitirte que lo hagas. Tampoco creo que te hiciera ningún favor. Ahora que eres muy libre de seguir aburriéndote siempre. Porque sí, supongo que es divertido ganar todo el rato, ¿no? Pero es como todo… es mucho más divertido cuando uno tiene un rival en condiciones y no rivales ya rendidos a tus pies. Yo creo que una de mis mejores cosas es que no me gustan demasiado las mentiras, aunque pueda apreciar las que son especialmente hermosas.

    Un beso
    2005.01.20 00:07

    ¡Ah! y se me olvidaba, lo mejor, lo mejor de todo de mí… es que yo no me rindo NUNCA, no con aquello que me interesa, y que nunca son partidos de algo… estamos hablando de algo interior, por ejemplo L. y su padre, ellos son un tandem y tú y yo digamos que fuimos otro… A mí hay que ganarme.
    2005.01.20 00:15

  25. Comienzo tu análisis Sabbat.

    Es cierto que tú una vez te hiciste un perfil.
    Es cierto que eso fue al principio de tu llegada a la Red.
    Es cierto que lo abriste y lo dejaste abandonado en breve y lo mismo que tantas otras cosas…

    Es cierto que hasta llegaron a metérselo en el buzón a tu madre…
    Para que vieran a qué se dedicaba su hija.
    Es cierto que el perfil era bonito, mucho y distinto… sobre todo por aquel entonces. Es cierto que a veces se involuciona. Que ocurre, quiera uno o no quiera.

    Es cierto que años depués el hombre que tenía un salón que era como un cuadro de Matisse dio contigo y también es cierto que apareció en uno de los momentos más horribles de tu vida.

    Pero es más cierto que lejos de ayudarte… te perjudicó.

    Entonces, acrecentó la destructividad de una etapa que ya era de por sí destructiva en ti.

    Te abriste un nuevo perfil porque comprobaste gracias al encuentro con ese hombre, Max, el del salón, que los hombres seguían buscando mujeres. Pero qué te creías que ibas a encontrar…

    No te importaba. Querías morir.
    Y lo arriesgabas todo en esa querencia.
    Aunque no lo debías de querer en serio, ni tanto, sólo estabas gritando. Era un grito de auxilio. Un S.O.S. fatal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s