– La chica de la historia de las mariposas asesinas –

.

.

Ella en el sofá con su gata

.

Su nombre era lo de menos. Podría haber sido cualquiera.

.No lo recuerdo bien pero era poco común, y la chica era bonita. Por lo menos su fotografía así lo evidenciaba y además le gustaban los gatos como a mí.

.

Al principio ella hablaba de la masacre de las mariposas de Benin y decía que era cantante. Yo, como siempre por aquella época en que veía citada una referencia a las mariposas, le pregunté por ellas pero no obtuve ninguna respuesta. Sólo guardó un silencio estático. Dio casi igual… en el fondo, ya comenzaba a cansarme hasta yo misma de mi fidelidad a los emblemas. Y además sospechaba que estos eran como un código secreto: quien conocía o descubría cuales eran significativos para ti podía manipular los mensajes que recibía tu corazón y ya no debías ni confiar siquiera en la fidedignidad de los destellos de las señales que se emitían; porque antes de Él, la aparición de cualquier símbolo inscrito en el paisaje virtual era eso, una señal poderosa en el camino. El fulgor circular de un faro en la oscuridad de las marismas, o entre la niebla. Pero después sólo empezaron a contar las infalsificables, por ejemplo como la del otro día…

.

Me paso la vida extraviando pendientes de plumas. Hasta he perdido la cuenta de cuántos pares sin pareja conservo. ¿Por qué motivo? Yo que sé, una manía mía: no me gusta desprenderme de nada, ni siquiera de lo irreparable. Pero el viernes mi madre abrió la puerta de su casa y me dijo:

– Mira hija (sosteniendo el objeto entre sus dedos), lo encontré en la calle, delante de la puerta. Se te ha caído.

Pero no era mío. Sólo era idéntico al del penúltimo par que perdí (que por cierto fue el primero que me compré). ¿Por qué sé que no era mío? Porque el mío estaba roto y aquello sin duda era una ’señal’, ¿pero de qué? Por supuesto no supe interpretarla. Nadie dijo que esa parte del asunto fuera una tarea sencilla. Sólo que allí estaba la casualidad presentándose, de nuevo, sin que nadie la invocase.

.

La idea me rondó durante toda la tarde por la cabeza… sí, era cierto, en algún momento las cosas tienen que cambiar y mudarse de sentido… así que la reflexión me sirvió y detuve la cadena de acontecimientos que yo misma estaba precipitando y el dolor se extinguió de inmediato.

.

Lemprier ya ha conseguido que la chica, la que ha sido elegida para la más reciente edición de este juego suyo, la chica de la masacre de las mariposas en Benin, la que antes decía que cantaba en un grupo y luego dejó de mencionarlo *(…)

.

.

.

Como Lemprier

© Daniel Muñoz Haro

.

.

Entonces algún mes más tarde… Nos pusimos en contacto, ella rompió su mutismo para conmigo… Creo que su interés radicaba en Lemprier y cruzamos una sarta pero una sarta de correos, que no mentiras, sobre todo con él como protagonista, y en el último (después yo me despedí e interrumpí la comunicación, siempre tan insatisfactoria, por este medio…) ella me contó lo siguiente:

.

Lo de las mariposas de Benin, lo vi en un documental, por lo visto en ese pais es una técnica habitual ir envenenando a la gente, hacer prácticas de vudú y cosas por el estilo… Era algo así como que tú le quitas por ejemplo un pelo a la persona que deseas ‘eliminar’ se lo das (no sé de que manera) a la mariposa, y cuando nacen los hijos, todas las mariposas buscan a esa persona, aunque tengan que atravesar países, cuando encuentran a la víctima, le inyectan su veneno y… Me pareció una buena manera de cargarte a alguien, casi el crimen perfecto…y vaya manera más ridícula de morir…

.

Mi curiosidad se dio por satisfecha. Ella, imagino que continuó pensando que yo tenía algún interés emocional en aquel hombre… Pero no, Lemprier jamás estuvo cerca del paraíso de mis sentimientos. O no que yo llegara a saber…

.

Vía: – Conversaciones con Asoligas –

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s