– LAS SIBILAS –

.

.

.

‘… Al terminar esa memorable sesión, el público callaba. ¿Qué se hubiera podido decir? Se acababa de ver a un hombre miserable, atrozmente sacudido por un dios, como en el umbral de una gruta profunda, antro secreto de la sibila donde no se tolera nada profano, o bien, como sobre un Carmelo poético, aun vate expuesto, ofrecido a las tormentas, a los murciélagos devorantes, sacerdote y víctima a la vez… Una se sentía avergonzada de retomar el lugar en un mundo en donde la comodidad está hecha de compromisos…’

ALEJANDRA PIZARNIK

.

.

.

Cirlot le dedica dos líneas a la pitia:

<<Personaje de la Antigüedad, que reaparece en la literatura y la iconografía medieval y que simboliza la intuición de las verdades superiores, los poderes proféticos>>.

.

La otra fuente, ya habitual aquí, se muestra enigmática en el último párrafo y dice así:

<<Nombre dado a profetisas legendarias, entre las cuales la más célebre es la troyana Casandra, de la que Apolo se enamora. Él le concede el don de la profecía, pero como ella lo rechaza (amorosamente), hace que se consideren falsas todas las profecías que formula. Las Sibilas de Delfos, de Eritrea y de Cumas, son las más reputadas de la antigüedad.

Se daba el nombre de pitia, en relación con la serpiente Pitón, a la sibila que sentada sobre el trípode vaticinaba en Delfos inspirada por Apolo. Ella debía ser virgen, o al menos vivir en la continencia absoluta y en la soledad como esposa del dios.

La sibila simboliza el ser humano elevado a una condición transnatural que le permite comunicar con lo divino y enviar sus mensajes: es el poseso, el profeta, el eco de los oráculos, el instrumento de la revelación.

Las sibilas fueron consideradas incluso como emanaciones de la sabiduría divina, tan viejas como el mundo, y depositarias de la revelación primitiva: serían a este título un símbolo de la revelación. Tampoco se ha dejado de comparar el número de las doce sibilas con el de los apóstoles>>.

.

Pero no las nombra, pero aquí están algunas, aunque sin las inscripciones de las profecías que les son atribuidas:

.

.

.

Sibila Délfica

SIBILA DELPHICA – 1509 – MIGUEL ÁNGEL

.

.

.

.

Sibila Libica

SIBILA LÍBICA – 1511 – MIGUEL ÁNGEL

.

.

.

.

Sibila de Cumas

SIBILA DE CUMAS – (Capilla Sixtina) – MIGUEL ÁNGEL BUONARROTI

.

.

.

.

.

.

Sibila Cumana de Domeniquino

SIBILA CUMANA – (1610) – DOMENIQUINO

.

.

.

.

.

.

Sibila Helespóntica. Anónimo. Siglo XVIII

Sibila Helespóntica. Anónimo. Siglo XVIII

.

.

Pérsica, Tiburtina, Frigia, Rodia, Eritrea, Sanbethea y Samia

Desposeídas de nombre… se las conoce por aquel de donde procedían…

.

”Los primeros escritores griegos sólo hablan de una sibila. Se cree que se refieren a la sibila llamada Herófila, quien profetizó la guerra de Troya. Más tarde fueron surgiendo otras, siempre con su nombre de procedencia. La lista llega hasta diez…” Inform: WIKIPEDIA

.

.

CANTO DE LA SIBILA

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s