LOS PIES DEL PEREGRINO: la importancia en la elección del calzado

EN PREPARACIÓN

.

.

Botas

.

Algunos consejos para evitarse estos pies, en el espacio de JOAN FABREGAT y sus 4 cuñados:

.

El estado de los pies de un cuñado

.
.

Aunque IGNACIO TOMÁS, asegura lo siguiente:

Sandalias.
Si son calzado de trekking un numero o dos mas grandes; siempre sujetando pero con holgura para los pies y
compeed. Sandalias, siempre.

.

– Supongo que quieres decir que eso es con lo que se anda cuando se descansa el pie..

.

Quiero decir que yo camino siempre con sandalias, de trekking pero sandalias, además las mismas; me haré una foto despues y la pondré por alguna parte. Camina con sandalias. Las botas sólo cuando haya barro, y no siempre sólo si hay barro profundo , realmente, y sandalias, a pie libre. Asi camino yo.

.

Las sandalias de Ignacio

*Las sandalias de Ignacio

.

.

Anuncios

8 Respuestas a “LOS PIES DEL PEREGRINO: la importancia en la elección del calzado

  1. Sandalias.
    Si son calzado de trekking un numero o dos mas grandes; siempre sujeando pero con holgura pra los pies y compeed.
    Sandalias, siempre.

    ______________________
    _________________

    Supongo que quieres decir que eso es con lo que se anda cuando se descansa el pie..
    Vale ;)
    Voy a ver si encuentro algo que no me mate…
    De momento lo mío con las botas de trekking va… ya las voy domesticando :))

    Pero qué es eso de compeed, que no controlo…

  2. Quiero decir que yo camino siempre con sandalis, de trekking peo sandalias, además las mismas; me ahre una foto despues y la pondré por algunaparte.
    Camina con sandalias.
    Ls botas sólo cuando haya barro, y no siempre sólo si hay barro profundo , realmente, y sandalias, a pié libre.Asi camino yo.

    ___________________
    _____________________

    Estaré pendiente, gracias.

    El otro día estuve en tu álbum buscando fotos del Camino… pero no di con elllas… ¿Están por alguna parte?

  3. Compeeds como tiritas pero de silicona: ls heridas las cubre y es milagroso para cualquier herida de los pies.
    Lo de las fotos del camino ¿es a mi?

    _________________________________
    ___________________________

    Gracias por contárnoslo :))
    Es que una parece que no vive en la tierra…
    Y lo de las fotos sí, porque me gustaría que si tienes… ir añadiéndolas a cada etapa…

  4. A ver
    ve haciendo tus fotos y tu camino, eso será lo que mejor cuadre

    ___________________________

    Yo voy a caminar, no voy de fotógrafa. La Red me la dejo en casa cuando salgo de casa. Qué descanse en paz, como tú hermano ;)

  5. LOS AVATARES DE MIRADA DE AGUA, GUADALUPE, CON SUS PIES:
    .
    .

    1. EN LA TERCERA ETAPA DICE:

    Nos hemos instalado en un albergue privado que está bastante bien, su hospitalera se llama Maribel. Ella me enseñó a curar las ampollas correctamente. Sí, debido a que me dolían las piernas al descender, apoyaba incorrectamente el pie y se han formado unas vegijas en la parte interna del talón.
    Dice ella que retirando el líquido con un jeringuilla y desinfectando correctamente, a la mañana siguiente podré seguir caminando.

    .
    .

    2. EN LA QUINTA ETAPA CUENTA:

    “LLenos de ampollas”- le dije. Me di cuenta que utilizaba la psicología, que quería no sólo curarme los pies, sino analizar por qué llegue yo así a ese lugar. No lo hizo con nadie, ¿por qué analizarme a mí? Cristina no salía de su asombro y en lugar de cubrirme, le daba más información.

    .
    “¿Confías en mi?” “¿Si o no?” – me pregunta.
    Estaba cabreadísima, resulta que me habían dado mil y un consejo, parecía que me las había curado y nada…seguían allí, incordiándome… Terminé tirando mi coraza y él lo supo, sin palabras, en ese momento me abrazó -“llevabas esperando un abrazo desde que saliste esta mañana”.

    .
    Era verdad, necesitaba tanto de un abrazo que lo recibí. Un abrazo cálido y reconfortante. “Ahora dúchate, luego ven y te curaremos las ampollas”. Llegué de la ducha y me puso media hora los pies en agua fría con sal y vinagre. Luego tendría que secarlos al sol, sin pasarles la toalla. Después de ese proceso, me picó con unas tijeras para que saliera todo el líquido de las ampollas y desinfectó.
    Aconsejó que no caminase al día siguiente, que no pasaba nada por parar, recuperarme uno o dos días y comenzase cuando mis ampollas estuviesen secas.

    No lo hice, no quería dejar de caminar.
    Ese día aprendí que la paciencia es un valor importante. Saber esperar.
    Saber esperar y llegará alguien que te dará amor, bordón, agua, compañía….Saber esperar.

    .
    .
    EN SU SÉPTIMA ETAPA (LOGROÑO – NAJERA) EXPLICA:

    Cometí un error, me pesaban demasiado las botas, demasiado el calor para mis pies. Pensaba en eliminar sobrecargas y decidí enviarlas por correo, caminaría con las deportivas, muy cómodas y ligeras.

    .
    Las curas de mis ampollas eran lo que más me preocupaba. No quería que se me infectasen.
    Pienso en que no podré continuar. Pero no hay gloria sin dolor -menuda expresión-.

    .
    A los demás compañeros y compañeras, que me veían llegar todos los días a los distintos albergues, les resultaba penoso mi sacrificio, pero yo no lo veía de esa manera, para mí no era para tanto.
    Sientes una sensación de alegría, de “prueba superada”, de esfuerzo que ha merecido la pena, que tu cuerpo rapidamente te lo agradece, te sientes liberada al recibir el descanso. Feliz porque logras sentirte parte de un todo, logras que tu espíritu sea el que te alimente. Difícil de explicar. Vivirlo, sentirlo… es lo reconfortante.

    .
    .

    NUEVE DÍAS CAMINANDO, CUMPLE RELIGIOSAMENTE CON LA ETAPA QUE VA DE SANTO DOMINGO DE LA CALZADA A BELORADO. EL DÍA ANTERIOR SE SENTÍA MEJOR, CON FUERZAS, HOY ESCRIBE:

    Mientras me fui al centro de salud, me dolían mucho los pies, tengo una infección severa en las ampollas, el médico del centro me indica que no debo seguir, me receta antibióticos y me realiza las curas adecuadas.
    Es la mejor opción de todas, realizar las curas de las ampollas en un centro de salud. Es lo más conveniente, te ahorras muchos problemas.

    Mis compañeros y compañeras están muy pendientes de mi caminar, no hacen más que decirme que ellas o ellos no seguirían. Las sopas de ajo que cocinó Alberto a la manera de Miranda de Ebro están riquísimas. Me sentaron muy bien. Son las diez de la noche -hora de queda en el albergue- estoy en mi litera sufriendo horrores, mis pies duelen cómo si les hubiera pasado por encima una apisonadora, es horrible. Lloro de dolor en silencio. La codeína, el paracetamol y el antiinflamatorio todavía no me hacen efecto. No paro de pensar, estoy completa de pensamientos. Pienso en mis hermanos, en José, en su alegría natural, en su generosidad, en su mirada de amor; en Nicolás, mi pequeño Nicolás, tan lleno de serenidad, de confianza; en Marcos, una persona muy especial, valiente, lleno de fuerza, constancia, sensibilidad, fantasía y amor por la vida de una manera, que a mi ver, es admirable. Pensaba en ellos, buscaba conseguir de algún modo todo lo que veía en ellos que en esos momentos yo necesitaba. De repente, me llega un mensaje de texto al móvil.
    “¿cómo vai irmá?”- mensaje de Marquiños. Le contesté “doenme os pés moitísimo”.
    “Auga. Sal. Amodiño, vaise facendo o camiño”- me contesta. Este era Marcos. Me quedé dormida feliz. Decidí no abandonar, iría más despacio.

    Y EN LA ETAPA 16… LO ÚLTIMO QUE ESCRIBE GUADALUPE… AL MENOS DE LO QUE YO TENGO NOTICIAS. PERO LLEGÓ A SANTIAGO, PORQUE AMANECIÓ EN EL ALBERGUE Y FUE MÁGICO.

    Hoy ha sido un camino horrible, horrible para los pies. Es muy llano pero el sendero está lleno de cantos rodados muy grandes y destrozan mis pies, ahora que tenía casi curadas las ampollas, renovada la piel, he decidido parar en Calzadilla de la Cueza.
    Nada más llego al albergue empieza a llover muy fuerte, una lluvia de tormenta, es un buen lugar para refugiarme, un pelín caro, no hay casi nada que ver, no conozco a nadie, me quedo en la litera leyendo, es horrible lo que me duelen de nuevo los pies, espero que no me vuelvan a salir nuevas ampollas.

  6. Pingback: A Santiago fui… « Los cuadernos de Yladah o el Zodiaco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s