Del Sol sin piedad, de las fuerzas que fallan y de la percepción del Sonido…

..

‘El Sol se formó hace 4.650 millones de años y tiene combustible para 5.000 millones más. Después, comenzará a hacerse más y más grande, hasta convertirse en una gigante roja. Finalmente, se hundirá por su propio peso y se convertirá en una enana blanca, que puede tardar un trillón de años en enfriarse (…)

.

.

.

.

El Sol

.

.

.

.

¡Qué oportuno! Nos encontramos descrito y calificado al Sol, estimado, a la mitad de su vida, como quien dice en su madurez, si tenemos que aproximarnos a él de una forma equivalente a nuestra experiencia.

.

Al Sol le cogí miedo en el Camino, precisamente…

El Sol te extenúa. Si es mucho Sol y no encuentras sombra y no llevas agua… Me pasó eso. Con alguien. Todo empezó en una subida… No sé dónde. Hasta que no regrese allí no sabré el nombre. Pero en Galicia y al día siguiente llegamos al Monte del Gozo.

.

Yo me quedé por completo asombrada cuando vi llorar a aquella mujer de aquella manera. Porque se tenía que subir a la furgoneta sanitaria… A la furgoneta, que conste, que yo no me quería subir ni muerta. De ninguna de las maneras. Pero claro, viendo a aquella ”idiota”, porque era una ”idiota”… con sus… ponte 90 kilos, y su metro cincuenta… llorando de aquel modo; porque tenía Fe en la peregrinación… Sobrecogía. Y ahí fue donde acerté a comprender lo que era pundonor o a qué llamar así, porque menuda autenticidad… No importaba que ella entendiera o no el concepto de Dios, o no tanto como el que sintiera que formaba parte de algo más grande que ella misma, que éramos todos andando y aquello en lo que nos habíamos embarcado… Llegar a Santiago de Compostela en una peregrinación conjunta donde el peregrino era el discapacitado intelectual. Discapacitado con todas sus mermas, que no siempre incumben sólo a las luces.

El Sol es una estrella, la más cercana a la tierra. Y en ese instante, aquella mujer, la pobre ”idiota” que lloraba destrozada por el hecho de tener que rendirse, fue mi Sol… una forma como otra cualquiera de querer expresar: Lección, Vida, Luz.

.
.

El simbolismo solar es tan multivalente -leo- como rica es la realidad solar en contradicciones. Y si no es el propio dios, el Sol es para muchos pueblos una manifestación de la divinidad (epifanía uránica). Y para los pigmeos semong, los fueguinos y los bosquimanos el Sol es el ojo del dios supremo… Fecundador… puede igualmente quemar y matar… El Sol engendra y devora a sus hijos, dicen los Upanishad.

.
.

Después de aquello seguí caminando al lado de Golden. Y tú no te imaginas lo qué es Golden… un ser humano maravilloso, deportista olímpico, que se sentía muy frustrado en aquel momento, porque el ritmo imperante no era su ritmo… Y llevaba ya muchos días siendo frenado una y otra vez… Golden era algo bastante distinto a la mujer que lloraba. No lo sé expresar mejor pero es que a veces el síndrome de down es la bondad en estado puro. A mí así me lo ha parecido. No siempre. Pero en este caso nurture, las circunstancias de su ambiente nutricional… no habían podido dominar o domesticar lo más hermoso que destilaba de él… Quiero decirte que su esencia era la bondad. Bondad y tenacidad a partes iguales, algo grande, ya te digo… y cuando lo enfadaba una injusticia… su furia también era grande pero no invasora, era autoafirmativa y era, sin duda, una afirmación en defensa del más débil… Puede que una de las definiciones de como ser un humano hermoso me la diera él, un día, no explico ahora el por qué pero fue con un solo abrazo… A todo esto: yo ignorante de lo que en lo físico significaba la patología de haber nacido con una anormalidad cromosómica (trisomia del par 21). Entonces yo soy su monitora y veo que se me va y yo me voy con él. Pero el Sol…

.
.

En la República (508bc), Platón lo describe como la imagen del bien tal como se manifiesta en la esfera de las cosas visibles.

.
.

Pero aquello era un robledal, y Golden el único de mis chicos que yo consideraba preparado para afrontar el Camino… o el más preparado. Yo misma le había entrenado. A todos. Mi compañero en aquellas fechas se evadía como podía de la actividad y los dejaba a mi cargo, una voluntaria sin conocimientos específicos; por aquel entonces no los tenía pero llevaba bastante tiempo trabajando con ellos en el tema deportivo. Así que en vistas de que el Camino era un hecho… y a pesar de que nos habían concedido una cancha interior… me salté las normas y les llevé al exterior, a las pistas de atletismo… caminar y correr al aire libre, bajo la actividad solar, y yo entrenaba con ellos y lo mismo que ellos… Tan duramente como me fue posible, porque no me era difícil imaginarme lo duro que podría llegar a hacérsenos el Camino… Pero Golden, él que se veía, por fin, liberado… enfiló la subida de aquel monte y a volar por él… Y yo, que no me sentía menos presionada que él y que llevaba días soportando lo insoportable… a volar con él. Alas en los pies. Y llegamos a la altura del delegado, es decir: mi jefe o yo una subordinada a él. Y le digo: ‘Mira como va. No se le puede frenar el ritmo. ¿Qué hacemos?’ Y él dijo: ¡Que tire! Y yo feliz porque si a él no se le frenaba a mí, por fin, tampoco y lo necesitaba… Necesitaba probarme. Es que caminar a tu ritmo, al que te marquen tus pies, tu cuerpo, tu alma… supone una liberación. Lo recuerdo así. Además, ir con alguien como Golden… es difícil de explicar, te motiva tanto que no puedes permitirte el lujo de decaer. No puedes fallarle, porque tú te has convertido sin querer en su límite. Es decir, a donde él vaya y cómo vaya… tienes que seguirle. No quieres que siga experimentando esa frustración que tú misma has llegado a sentir. No le puedes hacer eso, precisamente eso, en ese momento. Pero era una subida imponente y todavía andábamos por el robledal y tú vas con la lengua fuera, ahogada, ahogada… y de repente salimos a aquel Sol.

.
.

El Sol está en el centro del cielo, como el corazón en el centro del ser. El Sol inmortal <<sale cada mañana y desciende cada noche al reino de los muertos; por consiguiente, puede llevar consigo a hombres y, al ponerse, matarlos; pero, por otra parte, puede al mismo tiempo guiar a las almas a través de las regiones infernales y volverlas a llevar al día siguiente, con la mañana, a la luz. Función ambivalente de psicopompo asesino y de hierofante iniciático… Una simple mirada a la puesta de sol puede acarrear la muerte, según algunas creencias>> (ELIT, 124)

.
.

Él ya había consumido su botella de agua. Y yo con mi botella de agua a medio consumir, malísima, sintiendo por segundos que me voy a desvanecer. Pero aguantando y le veo que se me pone rojo, rojo, rojo, de repente, rojo. Y que empiezo a llevarle despacio, dándole el agua, a sorbos, con el pañuelo empapado en la nuca y aquel Sol… totalmente deseosa de beber y con unas ganas de llorar como las que he conocido pocas veces, como las que había olvidado; las ganas del impotente… Porque no le podía pasar nada a él, y yo no veía dónde, y me decía: ‘Por detrás vienen los demás pero es que les tenemos que haber sacado una ventaja tremenda’. Y me quería morir porque se me iba, le veía que se me iba… se me iba al suelo él. Y entonces desesperada, porque de verdad que no había nada, ni una sola sombra, ni árbol ni arbusto, y de pronto aquella casa allí, que se materializa; una casa abandonaba… La casa estaría pero yo no la había visto en todo lo que llevábamos andado, y se miraba de largo. Bajábamos y fue al doblar un recodo. Sólo la vi cuando la tuve delante y ya era el extremo. Porque mi preocupación era sacarlo del Sol. Yo me sentía tan mal al Sol…

.
.

Para los órficos es la inteligencia del mundo (cf. El Sol y los cultos solares en ELIT, 115-138)

.
.

Llevaba gorra y tenía cara de ángel, bondad de ángel, silencio de despedida de ángel… y tú y tu pena, que era mucho más que la pena, que era verdadero horror: la conciencia de ir a perder a alguien que sabías que confiaba en ti… El sentimiento de impotencia fue devastador.

.

.

<<La criatura en la cual aparece ya realizada la transformación de lo visible en invisible que nosotros cumplimos>>

RILKE

.

A la sombra ya, sobre la hierba, y a pesar de su malestar, me sonreía y yo lloraba y sonreía, para seguir transmitiéndole confianza, porque además de no poder evitarlo… las lágrimas eran lo único que tenía para tratar de refrescarle. Y me di cuenta de que yo, una no creyente, estaba rezando: ¡Ay dios mío, que no le pase nada, que no le pase nada! Y de repente llega Ella. A gritos, furiosa conmigo y asustándome. Me culpa, me habla de la malformación congénita de su válvula cardíaca, de la madre del chico, de lo que sucedería si Golden llega a morírse(me), de las consecuencias… En vez de ayudar, en vez de mantener la calma. Pero llegan con agua, y ya veo que no ha sido nada, una lipotimia, algo normal. Y yo a todo esto sin atreverme a beber. Y también la furgoneta, con la atención sanitaria, para recogerlo y llevarlo hasta el próximo albergue, para el cual quedan aún algunos, bastantes, kilómetros, y yo veo a aquella otra mujer, y mis pies… Y la que me quiere asustar me recuerda que estoy obligada a subirme a la misma furgoneta para no dejar solo a Golden pero yo no considero que eso sea así… Porque él ya se ha recuperado, como yo misma o casi, y hay otros chicos en el Camino, porque entonces esa mujer, que es madre, que por eso está allí, como compañera mía, que no es mi jefa ni nadie, sólo madre de una afectada pero que se ha comportado conmigo como lo peor, durante todo el Camino, y desde el principio… que no quiere que considere a los que no forman parte de mi grupo como cosa mía, y en el momento en que yo estoy en el Camino, yo estoy para ayudar a cualquiera, sea de mi asociación o no. Se me llame la atención por tal cosa o no. Pero veo a aquella señora, que era la tía de alguien, de mi jefa, no importa… y se iba sola, y que mis pies, todo, me pide seguir y que no puedo quedarme allí de ninguna manera. Y bebo un poco de agua, lo que me atrevo, y me enfrento sin enfrentarme y me voy con ella. Solas las dos. Y en ese trecho hablamos de lo que motivó su peregrinación. Voy normal, todavía muy emocional pero normal y además encontramos una casa con una expendedora de bebidas y ella me compró una isotónica; una para ella y una para mí. Y me va hablando de su idea de iniciar la peregrinación pero desde Roncesvalles. Era una buena mujer. Y entonces empecé a escuchar… algo parecido a lo que escucho ahora… Pero tú ten en cuenta por la experiencia por la que acabo de pasar; aquel momento, aunque yo no sepa explicártelo mejor… se acercó a lo místico. Quiero decir que si en algún momento de mi vida necesité que existiera un dios y que obrara un milagro… fue ahí. Y de alguna manera sentí que así había sido, que se me había escuchado, que mi ruego no había sido desoído. Aunque luego la realidad no fuera esa, porque la realidad era sólo la de una lipotimia, y que no sucedió algo mucho más grave. Pero que fácilmente podría haber sucedido porque el riesgo era alto. Y empiezo a escuchar ese sonido. Y otra vez el Sol, el torturante Sol… El Sol y el sonido…

.
.

El sonido es, según Littré, <<lo que golpea el oído por efecto de movimientos vibratorios rítmicos>>. En este sentido la India lo considera un símbolo fundamental. El sonido está en el origen del cosmos.

.
.

El sonido y yo ya le pregunto a ella: Oye, ¿tú no escuchas nada? Y la mujer me dice que no, y se esfuerza. ¿Pero qué tendría que escuchar? -me pregunta. Sí, como si estuviera lloviendo mucho, cerca de aquí -le digo. Pero todo era Sol y no había ni una sola nube. Era el cielo más azul. Y yo lo que oía era un aguacero pero piensa en un diluvio, en algo de esas proporciones. Pero ella no escuchaba nada y entonces, la diferencia de percepción, a mí me hacía pensar en la posibilidad de estar enloqueciendo. Pero me di cuenta de que cuanto más me acercaba, nos acercábamos, a las torres eléctricas más fuerte se hacía. Es decir, yo no podía ver la electricidad pero podía captarla. Sentir la energía eléctrica, ser sensible a eso, y me dije y se lo dije: ‘Como pasemos esas torretas de la electricidad y esto no se me quite… ‘

.
.

Si la palabra, el verbo (Vãk), produce el universo, es por efecto de las vibraciones rítmicas del sonido primordial (nãda). Nãda es la manifestación del sonido (shabda), de la cualidad sonora, que corresponde al elemento Éter (ãkãsha; cf. la prosopopeya de la palabra, en el Rig-Veda, 10,125, VEDV, 339). Todo lo que se percibe como sonido, dicen los textos, es → Shakti, es decir potencia divina. Lo que está desprovisto de sonido es el principio mismo. El sonido puede ser, en sí, no manifestado (parã), sutil (pashyanti), o articulado (vaikahari). El sonido se percibe antes que la forma, el oído es anterior a la vista. De Shabda nace el bindu, o germen de la manifestación.

.
.

Pero no, pasé aquellas torretas y fue disminuyendo, disminuyendo, hasta que… ya no lo captaba. Y más Sol… y ya extenuada pero los pies… Los pies que no querían dejar de caminar, esos pies. Pero la sed y entonces una fuente. Y esto no acaba aquí, todavía tuve que vivir algo más aquella tarde, y con muchas más lágrimas… pero yo sí acabo aquí hoy. Y a ti te dejo todavía con lo que leo. Algo que me explique que pueda ser este sonido-vibración con el que ya convivo desde hace más de seis meses…

.
.

El conocimiento no aparece como una visión, sino como una percepción auditiva (luz auricular dice el Tratado de la Flor de Oro, en donde está patente la influencia tántrica). Es la percepción de los ecos de la vibración primordial manifestada por los mantra, entre los cuales el monosílabo → Om es el más prestigioso (→ Aum), pues él mismo reproduce el proceso de la manifestación.

Los mantra o fórmulas mentales, cuyo origen es atribuido a Manu, el Legislador primordial, están cargados de todo el poder de la → Shakti, poder que se ejerce incluso en el plano físico. Pero permiten sobre todo obtener la audición en el corazón (anãhata) de los sonidos inaudibles, lo que corresponde en otros términos a la visión de Brahmã por el ojo del corazón. Existen numerosas técnicas hindúes de percepción del sonido interior, comparado al son de la campana, de la caracola, etc., e incluso el yoga del sonido (Shabda-yoga). Tales audiciones a veces también están ligadas a la práctica musulmana del dhikr (AVAS, DANA, ELIY, GRIF, GUEI, VACG).

‘Diccionario de los Símbolos’

Jean Chevalier & Alain Gheerbrant

.

.

enlazado en: Diario del Camino de Santiago/ 04

Anuncios

3 Respuestas a “Del Sol sin piedad, de las fuerzas que fallan y de la percepción del Sonido…

  1. Pingback: Acerca del Camino… El año Santo Compostelano o año jubilar… « LE MAT CHEMIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s