– LAS 7 PUERTAS EN EL CAMINO INICIÁTICO DE SANTIAGO –

.

.

El camino iniciático sigue su <<eje de estrellas>>, que es un paralelo terrestre. Transcurre, no de etapa en etapa, sino de región en región. El camino de peregrinación, por el contrario, es una ruta trazada por hombres y jalonada a todo lo largo del viaje por albergues de etapa juiciosamente distribuidos: hospitales, monasterios o encomiendas. El objetivo de la peregrinación es Santiago, el objetivo del camino supera la idolatría tumular.

.

.

En el camino iniciático de Santiago hay siete puertas, siete desfiladeros de montaña, más o menos ásperos, más o menos difíciles de cruzar.

.

.

.

.

El primero se encuentra cerca de Jaca. Se dirige a lo que es actualmente San Juan de la Peña no por la ruta actual, sino, o bien por Atares, o por Santa Cruz de Serós. Atares era la primera puerta para gentes que se internaban en la ruta por el primer misterio, el primer rito en la gruta donde se halla hoy el monasterio de San Juan.

.

.

.

.

El segundo es el Alto de Loiti, precedido por el pueblo de Aldunate, nombre que contiene también, en vasco, una idea de puerta: ate. Falicilita la entrada de la Sierra de Alaiz, de la Piedra o de la Gruta divina, de la Alaisia.

.

El tercero el largo desfiladero de Estella, que sigue durante largo trecho el río Oja y desemboca en La Rioja (Desde Estella, otro camino de estrellas se remonta hacia la costa no lejana de San Sebastián, como si otro camino hubiera sido trazado aquí para uso de gentes que hubieran seguido la costa y hubiesen encontrado la ruta…) Pasando, sin duda, por el puerto de Echegárate que (pido perdón a los vascos si me equivoco) me parece que significa ‘paso del albañil’.

.

El cuarto es el desfiladero de Pancorbo, entre Miranda y Briviesca.

.

El quinto se encuentra, tras un largo camino sin dificultades de consideración por las estribaciones de la cadena cantábrica, en la entrada de los montes de León, no por la carretera actual del puerto del Manzanal, sino por el largo desfiladero que sigue el ferrocarril, por Porquero. Desemboca en la fértil llanura del Bierzo, donde los templarios habían levantado en Ponferrada una enorme fortaleza, hoy día destruida, la segunda en importancia de sus edificaciones españolas, fortaleza no marcada con la cruz, sino con la Tau.

.

La sexta puerta es la del Puerto de Piedrafita que desemboca en el Cebrero, donde se encuentra una de las casas hospitalarias más antiguas del Camino, en un pequeño poblado céltico que posee todavía <<paillosas>> (con techo de paja) circulares y medio enterradas. Éste fue un lugar sagrado; es el punto por donde se penetra en Galicia, que tenía por capital Lugo, el opidum de Lug.

.

La toponimia de estos lugares es de origen céltico apenas con algo de españolismo, sobre todo en la ortografía. El número de pueblos de Belén y piedra de Belén es impresionante…

.

La séptima puerta es el Paso de la Oca, que conduce hacia Santiago de Compostela pero también, y sobre todo, hacia el Pico Sacro, la Montaña Sagrada, donde, según la leyenda, habría estado la primera tumba del apóstol, trasladado posteriormente a Amoea que se convertiría en Santiago…

.

… Y que también conduce, por las orillas del río Ulla, hasta Padrón, lugar de recalada del santo, lugar del <<Pardón>> en el sentido céltico de reunión…

.

… Que conduce asimismo, a través de un camino de herradura, a Noya a la que Froissart llamaba: <<Clave de Galicia…>>.

.

El Misterio de Compostela

Louis Charpentier

.

.

* leer otros artículos relacionados con el Camino de Santiago
Anuncios

2 Respuestas a “– LAS 7 PUERTAS EN EL CAMINO INICIÁTICO DE SANTIAGO –

  1. ¿Es único el Camino de Santiago? Lo es en el espacio (al menos hasta el siglo XII) y lo es en el tiempo…

    Aunque la ruta de las estrellas tiene su origen cerca del Mediterráneo, en Cataluña, el camino de Santiago, en los tiempos cristianos, parte de Jaca.

    … Cuando el cristianismo pretendió anexionarse -y utilizar- el Camino de Santiago, tuvo cuidado de instalarse en lugares que poseían alguna importancia iniciática.

    Desde el comienzo del Camino de Compostela, el juego está ‘declarado’. Se trata de un camino iniciático de gentes que van a buscar, dentro de su oficio y gracias a su oficio, un conocimiento superior, al mismo tiempo que una transformación profunda de si mismos… y que se inician en esta búsqueda mediante ceremonias desconocidas, primitivamente celebradas en el seno de la Tierra Madre de donde viene todo saber y transformación.

    … Cerca de aquí, el ‘camino iniciático’ se encuentra con el ‘camino del peregrino’.

    Desde las épocas de gran afluencia de peregrinos, es decir desde el siglo XII, los dos caminos son distintos, incluso aunque a veces se unan o transcurran juntos durante cortos trayectos.

    ¿Hubo acaso, cuando se fijó la ruta de peregrinación, un deseo deliberado de apartarse del camino primitivo de las estrellas? Así parece, ya que, mirándolo bien, las dificultades geográficas de uno y otro vienen a ser las mismas y el camino primitivo es más corto; además, es evidente que se ‘arrastró’ a los peregrinos del lado español de los Pirineos no hacia Jaca, sino hacia Roncesvalles, donde desembocan tres caminos de Francia, como si los peregrinos ‘penitentes’ hubieran sido apartados lo más posible de Jaca y de sus grutas iniciátiCas.

    Hacia el primer cuarto del siglo XI se produjo un acontecimiento particularmente importante: una especie de toma de posesión del camino de Compostela por parte de Cluny…

    En Puente la Reina, el camino de peregrinación que procede de Roncesvalles por Pamplona, y que fue trazado por los cluniacenses, se encuentra con la ruta primitiva.

    El camino de peregrinación se confunde con el de las estrellas hasta llegar a Estella, ex Lizarra. Para los peregrinos, ésta será la última estrella hasta Compostela…. en dirección a León, donde se unirá con la ruta iniciática.

    ¿Qué pueden saber de la viaja Tierra las gentes de nuestra época inmersas en sus raciocinios intelectuales o trepidando en los asientos de sus vehículos a motor? ¡Civilizaciones de nalgas arrellanadas confortablemente!

    ¿Qué saben ellos de los ritmos y de las corrientes de la Tierra? ¿Qué saben siquiera de su propio ritmo ellos que ya no tienen más ritmo que el de sus máquinas? ¿Y quién podría enseñárselo, sino el movimiento, su movimiento, su cuerpo en marcha, un paso tras otro, después de su fatiga que armoniza con los de la Tierra y los del cosmos, con los de la aurora, del día, de la tarde y de la noche?

    Y tanto más completa será esta ‘impregnación’ despertadora de sentidos adormecidos si, siguiendo la vieja ley de las migraciones, el hombre marcha en sentido contrario a la rotación de la Tierra, de Este a Oeste hacia el sol poniente.


    LOUIS CHARPENTIER

  2. Pingback: A Santiago fui… « Los cuadernos de Yladah o el Zodiaco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s