Tranco: SOMPORT – VILLANÚA (Camino iniciático)

.

.

Cuando se emprende una determinada ruta, hay que hacer abstracción de cómo hemos llegado al punto de partida. La que nos abre el Camino de Santiago desde las alturas del Pirineo aragonés exige que alcancemos sus inicios después de haber pasado por lugares que volveremos a atravesar cuando la sigamos como peregrinos. Cerremos, pues, los ojos en ese camino de ida e imaginémonos que nuestro itinerario da comienzo en el punto preciso en el que los antiguos romeros atravesaban los límites territoriales del reino de Aragón.

.

Estamos a 1631 metros de altura. Al otro lado de la aduana que marca la línea fronteriza que abre el valle del Aspe, por el que ascendían los peregrinos que llegaban desde Tolouse y Oloron. Nos encontramos en el Summus Portus, hoy Somport. Aymeric Picaud indica en su itinerario que la jornada comenzaba en la localidad de Borce, en el lado francés, para terminar en Jaca.

.

.

.

.

Somport era apenas un alto en la jornada, que había sido seguida teniendo como referencia el pico de Aspe, un monte de roca pura y aspecto cónico que se distingue con toda su grandiosidad a la derecha del puesto fronterizo. A pocos metros de la aduana, junto a la carreterilla que conduce a Astún, hay un bar colgado sobre el valle. Por ese lugar preciso pasaban los peregrinos; el camino aún se distingue al otro lado, monte abajo, en dirección a la estación de esquí que ellos nunca conocieron. Lo que sí conocieron fue, en cambio, algo que se ha perdido.

El hospital de Santa Cristina *(…)

Nadie podría compararlo ya; las escasas ruinas que quedan se confunden con las rocas que encauzan el río, a la altura del puente que lo cruza, pasado el complejo turístico de Candanchú. Sin embargo, hasta que lo cerraron para siempre a mediados del siglo XVI, cuando la pugna de Felipe II con la Francia hugonota hizo añicos la buena tradición peregrina, este hospital gozó de la protección de reyes y papas y llegó a juntar rentas mayores que las de muchos monasterios. Curiosamente, su leyenda fundacional, otorgando carácter sagrado a sus orígenes, justifica la importancia que tuvo.

Cuenta esta leyenda que dos peregrinos franceses, caballeros de alta alcurnia, se vieron en peligro de muerte al pasar el puerto en medio de la ventisca. Una cabaña misteriosamente iluminada les salvó de la muerte y les hizo prometer la construcción de un refugio que librase a otros peregrinos del peligro que ellos habían corrido. Al parecer, apenas formulada la promesa, apareció como de la nada un pajarillo portador de una cruz de oro en el pico; el ave, a la que los caballeros trataron inútilmente de atrapar, fue posándose en distintos puntos del valle, junto al río, demarcando con milagrosa exactitud el lugar donde los dos peregrinos se percataron de que la Providencia les marcaba la ubicación exacta del hospital que había prometido reconstruir.

La leyenda, con toda su simplicidad, contiene las claves tradicionales que revelan el significado de la narración. Ni es gratuita la presencia de los peregrinos que se proponen construir un espacio sagrado -la Qabalah proclama la necesidad de dos buscadores para llegar al descubrimiento de la Verdad-, ni casual el símbolo del ave maestra que indicará, dándose a conocer mediante la Cruz de Oro, el lugar preciso donde habrá de construirse el reciento sagrado.

.

Pasado el puente de Santa Cristina, el Camino y la carretera discurren unidos por un trecho, separándose apenas cuando las necesidades del trazado obligan a una pendiente más suave en la carretera que en el Camino.

.

.

Link: Fortaleza del Coll de Ladrones

.

.

Así se avista, a la izquierda y sobre una colina, una de las obras levantadas por Felipe II ante el peligro del hugonote, la fortaleza el Col de Ladrones, así como la torre defensiva que se yergue a la entrada de Canfranc.

.

Canfranc contiene en su estructura el recuerdo de la peregrinación. Su calle principal, paralela a la carretera por la izquierda, fue vía peregrina y, en su extremo, había una iglesia de la que apenas quedan las ruinas de una nave y de la torre gótica. Poco más allá está el cementerio, bordeado por el Camino, que cruza inmediatamente el río por un puente medieval. De aquí hasta la cercana Villanúa, Camino y carretera marchan paralelos o ambos lados del río.

.

‘LA RUTA SAGRADA’

JUAN G. ATIENZA

.

.

Añadiendo esto a:

♦ (1) Etapa primera: SOMPORT JACA (Camino aragonés)

Anuncios

Una respuesta a “Tranco: SOMPORT – VILLANÚA (Camino iniciático)

  1. Pienso en la leyenda… pienso que existe un ave, el pájaro de la miel, que se comunica con los hombres y los guía..

    Y pienso en otro pájaro, la pega, yo la conozco por ese nombre, que acostumbra a ”robar” objetos brillantes y oropeles y volar con ellos en su pico para llevárselos a su nido… Y entonces tampoco me parece tan extraño que ocurriera así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s