LA JUSTICIA (Tarot erótico) ARCANO – VIII –

Ψ

ARCANOOCTAVOJUSTICIAEROTICA

.

.

Esa mujer se parecía a la palabra nunca,
desde la nuca le subía un encanto particular,
una especie de olvido donde guardar los ojos,
esa mujer se me instalaba en el costado izquierdo.

Atención atención yo gritaba atención
pero ella invadía como el amor, como la noche,
las últimas señales que hice para el otoño
se acostaron tranquilas bajo el oleaje de sus manos.

Dentro de mí estallaron ruidos secos,
caían a pedazos la furia, la tristeza,
la señora llovía dulcemente
sobre mis huesos parados en la soledad.

Cuando se fue yo tiritaba como un condenado,

con un cuchillo brusco me maté

voy a pasar toda la muerte tendido con su nombre,

él moverá mi boca por la última vez.

– JUAN GELMAN – (Gotán)

.

.

(entrar en CARTOMANCIA & TAROT)

.

Anuncios

Una respuesta a “LA JUSTICIA (Tarot erótico) ARCANO – VIII –

  1. Esta baraja, realizada por el diseñador italiano Luca Raimondo, está inspirada en las gestas de Giacomo Casanova (Venecia 1725 – Dux 1798), uno de los aventureros más famosos del S XVIII. Este hombre sin prejuicios, ávido de dinero y de placeres mundanos, fullero y rufián, pero también espadachín valiente y presunto alquimista, escribió relatos y realizó coreografías, ideó utópicas reformas económicas y empresas industriales. Se afilió a la masonería, no tanto por los ideales humanitarios que ésta representa, sino por las ventajas que podía obtener de la relación con nobles adinerados. Fue gracias a esas amistades que en Francia obtuvo el título de caballero de Seingalt, consiguió frecuentar el salón de Madame Pompadour y de allí unirse a la corte imperial de Catalina de Rusia, quien le confió misiones diplomáticas en Francia y Prusia. Los detractores sostienen que la fortuna de Casanova se debía más a la credulidad de sus contemporáneos que a sus méritos reales, pero este es, tal vez, un juicio demasiado severo. En una época en que los títulos nobiliarios, la elegancia de los modos y en el lenguaje y la capacidad de seducir estaban consideradas las mejores dotes de un individuo, Casanova se adaptó al juego y consiguió alcanzar en poco tiempo las cumbres más altas de la sociedad. Probablemente era un libertino, pero en el sentido filosófico que los iluministas atribuían a este término, de modo que, según dicen, poco antes de morir Casanova pronunció estas palabras:

    ‘He vivido como un filósofo y ahora muero como un cristiano’

    Las Memorias de Casanova, a pesar de las numerosas mentiras que contienen, son un importante documento sobre la alta sociedad del siglo XVIII, de la cual el aventurero veneciano fue testigo desencantado.

    Sobre estas Memorias se basa esta seductora baraja de Tarot, abundante en escenas eróticas, a veces escabrosas, pero también románticas, así como en espléndidos paisajes y situaciones misteriosas que tienen como tema principal Venecia, una ciudad todavía impregnada por el gusto que distingue la época de Giacomo Casanova.

    GIORDANO BERTI